Infraestructura

Circunvalación norte cerca de completar primeras dos secciones

Viaducto e intersección podrían comenzar a funcionar a inicios del próximo año; MOPT aún debe realizar estudios de tráfico para evitar cuellos de botella

Tres años después de haber recibido la orden de inicio, finalmente las dos primeras secciones de la carretera de Circunvalación norte están cerca de completarse.

Se trata del viaducto de 2,25 km que une Colima de Tibás con la ruta 32 y la intersección a tres niveles que se construye sobre esa última vía. Ambas tienen, a la fecha, casi 90% de avance.

Así lo confirmó el ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata, quien aseguró que estas etapas estarían listas en diciembre o a más tardar en los primeros meses del próximo año.

Sin embargo, el MOPT aún debe decidir si habilitará el tránsito en ese trayecto que comprendería desde la ruta 32 hasta Colima de Tibás, pues no están concluidas las etapas siguientes para llegar a La Uruca.

“Lo lógico sería habilitar de La Uruca a la 32, pero eso no quedaría listo este año, habilitar de la 32 hacia Colima podría funcionar, pero eso me lo dirán los técnicos”, explicó Méndez Mata.

El temor de las autoridades es que sin tener listas las obras que conectarían ese tramo con el sector oeste de la Circunvalación, la habilitación del viaducto genere un cuello de botella en las cercanías del sector conocido como Ladrillera o las vías de León XIII que salen a la plaza de La Uruca.

En detalle

En el caso del viaducto, que se convertirá en el más largo del país, la unidad ejecutora cuantificó la semana anterior el avance en un 89%, al tiempo que se anunciaba el inicio de la colocación de las primeras capas de asfalto a lo largo de 1,2 km en los dos carriles del sentido Calle Blancos-La Uruca y de poco más de un km en el sentido contrario.

Además, en la parte inferior, por donde pasarán las vías marginales que conectarán con los barrios aledaños también se comenzaron a colocar las primeras capas de asfalto y se avanza en las obras de instalación de tuberías.

Esas calles servirán para que los vecinos que circulan desde localidades como Tibás o Calle Blancos puedan integrarse al viaducto en las intersecciones.

Dicha vía, que pasa por debajo del paso superior, tendrá un carril por sentido.

En esta etapa que comprende la unidad funcional III también se construyen tres puentes menores de 40 metros.

En tanto, en la intersección a tres niveles sobre la ruta 32, se trabaja en el mejoramiento de los cuatro carriles en la vía que va de San José a Limón; en el nivel intermedio se construye una rotonda que conectará las vías marginales del viaducto y que servirá de intercambio entre la 32, la Circunvalación y dichas calles secundarias.

Finalmente, el nivel superior da continuidad al viaducto, que en un futuro cercano conectaría con el tramo de la unidad funcional V, que es la que llegará hasta Calle Blancos.

“Todo lo que está bajo contrato está caminando muy bien, estamos esperanzados en que se puedan ir concluyendo en los plazos estipulados y esperanzados de disponer de los recursos del Banco Centroamericano de Integración Económica para asegurar que esa parte de ingresos no va a ser afectada y que terminaremos la Circunvalación en su totalidad”, dijo el ministro.

Avance simultáneo

Además de las dos etapas mencionadas, los frentes de trabajo del consorcio La Estrella-H. Solís, avanzan en otras dos secciones del proyecto.

La primera de las secciones se levanta en La Uruca y comprende la intersección de tres niveles que unirá el nuevo tramo con el sector de la Circunvalación que lleva hacia los Hatillos.

Esa obra contempla un túnel a cuatro carriles por donde circularán los vehículos desde la plaza de La Uruca hacia el sector de la fábrica Pozuelo y viceversa.

En el nivel intermedio, se construye una rotonda a nivel de la vía actual, para permitir a los vehículos salir o integrarse hacia cualquiera de los cuatro puntos cardinales.

Mientras que en el piso superior se levanta un paso elevado a cuatro carriles que dará continuidad a la Circunvalación, para que los carros transiten sin detenerse desde norte a sur y en sentido contrario.

Dicha sección tiene un avance superior al 46% luego de seis meses de la orden de inicio y se espera que esté lista en mayo del próximo año.

Actualmente, se realizan movimientos de tierra y pavimentación de las vías marginales, así como las rampas para acceso a niveles superiores, al tiempo que la maquinaria avanza en las labores subterráneas para la construcción del túnel, así como las pantallas de pilotes en ese nivel.

La otra sección en la que se avanza es la llamada unidad funcional II-A, que comprende la construcción del puente sobre la quebrada Rivera, en León XIII, donde se comenzó recientemente la colocación de vigas que conformarán esta estructura de 154 metros y que tendrá seis carriles. El avance en esa etapa es de 16%.

El proyecto lo completa un tramo a nivel de 1,3 km a cuatro carriles desde León XIII hasta Colima. Dicho trayecto está listo desde hace casi dos años, sin embargo aún está pendiente una obra para dejar prevista una conexión con la futura radial a Heredia, por lo que se cita su avance en un 95%.

Sobre la unidad funcional V, el jerarca del MOPT dijo que aún esperan la resolución de trámites ante la Contraloría General de la República y la formalización del crédito para firmar la adenda con el consorcio a cargo, a fin de que se complete la vía desde la intersección en la ruta 32, hasta el cruce de Calle Blancos.

El diseño contempla un tramo de 250 metros de viaducto (que da continuidad al paso que va desde Colima hasta la intersección) y, posteriormente, se deprimirá en un túnel de 1 kilómetro a cuatro carriles, el cual conectaría la ruta con el paso a desnivel que se construye en la rotonda de Guadalupe.

FUENTE: MOPT    || INFOGRAFÍA/ LA NACIÓN.

Para dicho trayecto ya se cuenta con casi todas las expropiaciones.

Todo el proyecto de Circunvalación tiene un costo de $233 millones. Las cuatro secciones que se ejecutan actualmente fueron adjudicadas por $163 millones al consorcio La Estrella-H. Solís.

Los trabajos recibieron la orden de inicio desde setiembre del 2017 y tenían un plazo original de 24 a 28 meses.

Debido a los múltiples atrasos, principalmente por procesos expropiatorios, se optó por dividirlo en las cuatro secciones mencionadas.

La nueva intención del gobierno es que la totalidad de la obra, incluyendo el trayecto de Calle Blancos (que había quedado fuera de contrato por falta de recursos) estén listos antes de mayo del 2022.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.