Cinco países europeos piden a Roma que cierre sus puertas a migrantes

 22 julio, 2017
El flujo de inmigrantes a Italia, desde África y Oriente Medio, sigue siendo constante. Decenas de ellos arribaron a inicios de junio del 2017 a los puertos de Catania y Salerno. Hubo quienes no sobrevivieron a las aguas del Mediterráneo.
El flujo de inmigrantes a Italia, desde África y Oriente Medio, sigue siendo constante. Decenas de ellos arribaron a inicios de junio del 2017 a los puertos de Catania y Salerno. Hubo quienes no sobrevivieron a las aguas del Mediterráneo.

Roma

Italia respondió con fuerza a varios de sus vecinos del este que le reclaman detenga la llegada de migrantes a su territorio, y sigue presionando a Europa para que asuma su parte en la gestión de la crisis de refugiados.

El viernes, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, dijo que no acepta "las lecciones y menos aún las palabras improbables y amenazantes" de algunos vecinos en materia de política migratoria.

"Cumplimos con nuestro deber y queremos que el conjunto de Europa haga lo mismo, junto a Italia", afirmó, en una alusión a las demandas de Austria y de cuatro países vecinos (Polonia, República Checa, Eslovaquia y Hungría) para que Italia cierre sus puertas a los migrantes.

La última petición procedía del primer ministro húngaro, Viktor Orban, quien el viernes, en su intervención radiofónica semanal, evocó una carta conjunta dirigida recientemente a Gentiloni.

En ella, los dirigentes de las cuatro naciones ofrecen su ayuda –principalmente financiera– a la Unión Europea (UE), y proponen crear mejores condiciones en centros de acogida situados fuera de Europa y abandonar la repartición forzada de migrantes entre los países del continente.

En su intervención, Viktor Orban fue aún más lejos, y consideró que Italia tiene dos opciones, o "cerrar sus puertas" o aceptar la ayuda que le ofrecen.

Hablando en nombre del cuarteto, Orban dijo que respalda la reciente propuesta de los ministros de Interior alemán e italiano, quienes "dijeron que la inmigración debería ser detenida en Libia", sin excluir la opción militar para lograrlo.

El jueves fue el ministro austríaco de Relaciones Exteriores, Sebastian Kurz, el que pidió a Italia no seguir enviando al resto del continente a los migrantes que desembarcan en sus islas.

Viena ya había lanzado a principios de julio la amenaza de un despliegue de militares en su frontera con la península Itálica si el flujo de migrantes no se reducía.

Aunque sigue asegurando que continuará haciendo "sus deberes" en materia de acogida con los migrantes, Italia presiona desde hace varios meses a sus socios europeos para que demuestren más solidaridad.

El país se queja a menudo de no recibir suficiente apoyo de la UE frente a un flujo sin precedentes de migrantes, un frente en el que está en primera línea.

Según las últimas cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), 111.514 migrantes y refugiados llegaron a Europa por mar desde enero de este año, y 85% de ellos lo hicieron en Italia. Unos 2.360 murieron en la travesía.

Frente a una situación que cada vez le cuesta más soportar, el Ejecutivo italiano multiplica las iniciativas, pero también las muestras de firmeza.

Asimismo, a principios de julio, amenazó con bloquear la entrada a sus puertos a los barcos extranjeros que transportaban a migrantes rescatados en el mar, abogando por desplazar a Libia el proceso de demanda de asilo para poder llevar a Europa con seguridad a los migrantes a los que se les concediera.

Etiquetado como: