AFP. 25 mayo
Panamanian President Ricardo Martinelli speaks during a press conference at the presidential house in San Jose, on December 8, 2009. Martinelli is in Costa Rica for a meeting with his counterpart Oscar Arias. AFP PHOTO/ Yuri CORTEZ
Panamanian President Ricardo Martinelli speaks during a press conference at the presidential house in San Jose, on December 8, 2009. Martinelli is in Costa Rica for a meeting with his counterpart Oscar Arias. AFP PHOTO/ Yuri CORTEZ

Miami, Florida. El expresidente panameño Ricardo Martinelli escribió una carta este viernes desde su prisión en Miami en la que recuerda al gobierno estadounidense que “no pestañeó” cuando la CIA le pidió interceptar un barco norcoreano en 2013, entre otros favores que enumera para intentar evitar su extradición.

“Cuando la CIA me pidió que interceptara un barco norcoreano que estaba dejando Cuba y cruzaba el canal de Panamá, yo no pestañeé”, escribió Martinelli, en una carta en inglés “al gobierno y pueblo de Estados Unidos” firmada en el centro de detención en Miami, Florida, donde está preso desde hace casi un año.

El expresidente panameño, quien es requerido por la justicia de su país para enfrentar acusaciones de corrupción y espionaje, notificó formalmente a un tribunal de Estados Unidos que ya no seguirá adelante con sus apelaciones y aceptará ser repatriado si así lo decide el Departamento de Estado.

“Personalmente revisé el barco y encontré armas, misiles, aviones y radares que violaban el embargo de la ONU”, añadió el expresidente (2009-2014), refiriéndose al barco Chong Chon Gang interceptado en el canal de Panamá en 2013.

Martinelli, de 66 años, hizo pública la carta con la intención de convencer al Departamento de Estado estadounidense de que no lo extradite, o que, en caso de hacerlo, que lo haga asegurándose de que sea bajo una cláusula que obliga a Panamá a procesarlo solamente por el delito por el cual lo requiere.

Malversación y espionaje

El expresidente fue pedido por la justicia panameña porque está acusado de malversar fondos para crear una red de espionaje que alcanzó a 150 personas durante su mandato.

Pero en Panamá la justicia lo investiga en más de una veintena de otros casos de corrupción, cinco de los cuales llegaron a la Corte Suprema. Ninguno de ellos está vinculado al pedido de extradición, razón por la cual Martinelli pide acogerse a la “cláusula de especialidad” del tratado de extradición de 1905.

En la carta divulgada este viernes por el abogado Sidney Sittón, el expresidente asegura que el entonces líder cubano Raúl Castro lo amenazó de que sufriría “graves consecuencias” si interceptaba el barco.

Agregó que el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, le aseguró a través de sus funcionarios que se tomaba estas amenazas seriamente y que, en el caso de que Martinelli necesitara ir a Estados Unidos, “podía hacerlo sin temor”.

“Creía que podía confiar en las promesas hechas por estos funcionarios de gobierno. Estaba equivocado”.

BOG500. BOGOTÁ (COLOMBIA), 22/12/2015.- Fotografía de archivo del 29 de enero de 2015 del expresidente de Panamá Ricardo Martinelli (2009-2014) a su llegada al Parlamento Centroamericano (Parlacen) en la Ciudad de Guatemala (Guatemala). El fallo del Tribunal Supremo de Panamá que ordena la detención provisional de Ricardo Martinelli dio inicio hoy, martes 22 de diciembre de 2015 al proceso para la búsqueda y captura del expresidente por un caso de escuchas ilegales a más de 150 personas durante su Gobierno. EFE/ARCHIVO/Saúl Martínez.
BOG500. BOGOTÁ (COLOMBIA), 22/12/2015.- Fotografía de archivo del 29 de enero de 2015 del expresidente de Panamá Ricardo Martinelli (2009-2014) a su llegada al Parlamento Centroamericano (Parlacen) en la Ciudad de Guatemala (Guatemala). El fallo del Tribunal Supremo de Panamá que ordena la detención provisional de Ricardo Martinelli dio inicio hoy, martes 22 de diciembre de 2015 al proceso para la búsqueda y captura del expresidente por un caso de escuchas ilegales a más de 150 personas durante su Gobierno. EFE/ARCHIVO/Saúl Martínez.

A continuación, enumera otras ocho ocasiones en las que tomó decisiones respondiendo a los deseos de Washington.

Una de ellas: “Cuando las negociaciones con las FARC comenzaron en Cuba, nosotros apoyamos los intereses estadounidenses”. Otra: “Durante mi mandato, instalamos el ‘sistema de reconocimiento facial’ de criminales y personas de interés, vinculado a la base de datos del FBI”.

Además, “en la ONU, Panamá votó con Israel el 100% de las veces, por lo cual fui declarado persona non grata por varias organizaciones árabes”.

El exmandatario, quien se exilió en Miami en 2015, fue detenido el 12 de junio del año pasado. Dos meses después, el juez federal Edwin Torres lo había considerado extraditable, una decisión que ratificó en enero de este año la jueza federal Marcia Cooke. La defensa apeló entonces este último fallo ante una corte superior en Atlanta (Georgia, sureste).

Hasta que este jueves Martinelli renunció a continuar su proceso de defensa ante la justicia estadounidense y aceptó así que el Departamento de Estado decida si procederá con la extradición o no.

“Que él desista voluntariamente del recurso (de habeas corpus) no quiere decir que acepta la extradición ni que está aceptando volver voluntariamente a Panamá”, explicó en Miami su vocero, Luis Eduardo Camacho.

“Sencillamente está limpiando el camino para que, quien tiene que tomar la decisión, la tome”.

”Él tiene que venir extraditado, para venir amparado en el tratado de extradición”, continuó Camacho. Este amparo le asegura que “sólo puede ser procesado por la causa por la que se le pidió”.

Al volver a su país, prosiguió el portavoz, Martinelli tiene la intención de presentar su candidatura como alcalde o diputado, ya que no han pasado los diez años requeridos para volver a postular a la presidencia.