AFP y AP. 31 octubre, 2018

Washington. Donald Trump llevó este miércoles su discurso electoral contra la inmigración a nuevas cotas, con la amenaza de movilizar hasta 15.000 efectivos a la frontera, en un momento en que se acercan varias caravanas migratorias.

A menos de una semana para las elecciones de medio mandato que se anuncian reñidas y en las cuales el oficialista Partido Republicano podría perder el control del Congreso, Trump ha buscado colocar la inmigración como eje del debate político.

Mientras más de 5.000 efectivos fueron movilizados por el Pentágono a la frontera sur y el presidente estadounidense presiona a México para que frene el paso de los centroamericanos, Trump anunció que el contingente podría subir hasta 15.000 agentes.

Migrantes salvadoreños emprenden un viaje en caravana a los Estados Unidos, en San Salvador. Foto: AFP
Migrantes salvadoreños emprenden un viaje en caravana a los Estados Unidos, en San Salvador. Foto: AFP

"Con respecto a la caravana de migrantes, nuestros militares están desplegados. Tenemos 5.000 y vamos a ir hasta 10.000 o 15.000", declaró desde los jardines de la Casa Blanca antes de viajar a Florida para un mitin político.

El lunes, el Pentágono ordenó el despliegue de 5.239 elementos en activo del Ejército a la frontera para brindar apoyo a los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza en Texas, Arizona y California.

Ese contingente es adicional a las 2.092 tropas de la Guardia Nacional que han estado en la frontera durante varios meses en una misión relacionada.

La gestión de la seguridad en la frontera sur del país no involucra a tropas en servicio activo y un contingente de 15.000 personas equivaldría a la movilización de Estados Unidos en Afganistán.

Trump rechaza la noción de que “siembra el pánico” o de que utiliza el tema con fines políticos, pero su retórica cada vez más estricta en los últimos días de campaña pone en duda esa negativa.

El gobernante ha arengado en contra de la inmigración ilegal, incluyendo varias caravanas de migrantes centroamericanos que lentamente se abren paso hacia la frontera con Estados Unidos. La caravana se encuentra a casi 1.600 kilómetros (1.000 millas) de la frontera.

(Video) Unos 2.000 salvadoreños salen en caravanas hacia EE. UU.

Durante el día, Trump reiteró su voluntad de abolir el derecho constitucional a la ciudadanía para los hijos de migrantes nacidos en territorio estadounidense.

Este derecho está consagrado en la 14° Enmienda de la Constitución y una reforma constitucional requiere una mayoría de dos tercios del Congreso.

"El llamado derecho de ciudadanía por nacimiento, que le cuesta a nuestro país miles de millones de dólares es muy injusto para nuestros ciudadanos, va a terminar de una forma o de otra", dijo Trump en Twitter.

"¡Este caso va a ser resuelto por la Corte Suprema!", prometió.

La argumentación de Trump es que la enmienda habla de las personas sujetas a la jurisdicción y que esto tiene excepciones, por ejemplo el caso de los hijos de diplomáticos.

El debate remeció también al Partido Republicano y el martes Paul Ryan, jefe de la Cámara de Representantes, dijo que este derecho no se puede abolir con una orden ejecutiva.

Trump le respondió este miércoles a su correligionario diciéndole que mejor se centrara en retener la mayoría republicana en el Congreso.

"Paul Ryan debería concentrarse en retener la mayoría en lugar de dar su opinión sobre el derecho a la nacionalidad por nacimiento, un tema del cual no sabe nada", afirmó el presidente estadounidense.

La Liga de Ciudadanos Latinos Estadounidenses (LULAC) prometió que demandaría ante la justicia cualquier intento de socavar el derecho de suelo.

‘Sin precedentes’

El Departamento de Seguridad Interior (DHS) describió la situación actual en la frontera como una "crisis sin precedentes".

Sin embargo, según sus propios datos, el número de inmigrantes ilegales interceptados en 2018 fue de 400.000, frente a una cifra de 1,6 millones de personas en el año 2000.

La pobreza y la violencia en el llamado Triángulo del Norte centroamericano (El Salvador, Honduras y Guatemala), ha empujado a huir a familias enteras, y en muchos casos a niños solos que emprendieron un peligroso viaje hacia Estados Unidos.

Para la encargada de asuntos migratorios del Instituto de Derechos Humanos de Universidad Centroamericana (IDHUCA) de San Salvador, Karen Sánchez, el país está ante una inédita “migración forzada”.

“Las personas no tienen más oportunidades de vivir con derecho a la seguridad, al trabajo, es decir con el derecho a una vida digna”, afirmó.

Las cinco caravanas que van hacia el Norte

El 13 de octubre una caravana de migrantes que salió de San Pedro Sula, en Honduras, tuvo una gran repercusión mediática y captó la atención de Trump, que desde entonces se ha referido al tema casi a diario.

Según la ONU la caravana llegó a tener 7.000 migrantes, pero el lunes las autoridades estadounidenses estimaron que estaba compuesta por unas 3.500 personas que actualmente avanzan por el estado de Oaxaca, en el sur de México.

Un segundo grupo de migrantes, conformado por cerca de 2.000 personas, avanza actualmente por Chiapas, el estado mexicano que limita con Guatemala.

Por otro lado, unos 2.000 salvadoreños llegaron este miércoles a Guatemala en dos caravanas de migrantes, en su larga travesía a pie hacia Estados Unidos, huyendo de la violencia pandillera y la falta de empleo.

Antes del amanecer, con abrigos, agua y mochilas en la espalda, la primera caravana de 1.000 personas salió de la Plaza El Salvador del Mundo, en el oeste capitalino, donde muchos habían pernoctado.

Una segunda caravana con otras 1.000 personas partió en el transcurso de la mañana hacia la frontera entre El Salvador y Guatemala.

La primera caravana avanzó hasta la frontera en San Cristóbal y la segunda lo hizo en La Hachadura. Algunos salvadoreños sin documentos en regla no lograron pasar, pero el resto lo hizo sin dificultades.

Otro grupo, de 534 salvadoreños según registros de las autoridades, salió el domingo buscando emular los pasos de los hondureños. Ellos pasaron pasaron la tarde del lunes sin inconvenientes por la frontera de Guatemala con México.

En sus tuits matinales, Trump también se refirió al rol de México a la hora de frenar a los migrantes que salen de Centroamérica.

“Las caravanas están formadas por algunos guerreros muy curtidos y otras personas (...) Los soldados mexicanos heridos, no pudieron o no quisieron detener la caravana”, dijo. “Deberían detenerlos antes de que lleguen a nuestra frontera pero, ¡no lo harán!”, advirtió.