María Esther Abissi. 9 marzo

El Centro Cultural Costarricense Norteamericano anunció este año la instalación de 108 paneles solares en su sede de La Sabana; el Grupo Nación colocó 806 en sus edificios en Tibás y Purdy Motor se encuentra en el proceso de activar 3.196 más en Ciudad Toyota, en La Uruca.

La adopción de energías renovables por parte de empresas y organizaciones, en Costa Rica, fue una de las razones que ayudaron a que las importaciones al país de este tipo de dispositivos se dinamizaran en los últimos meses.

El año pasado, el valor de las compras al extranjero de paneles solares casi se duplicó, en comparación con el 2016.

Mientras que en el 2016 se importaron $5,6 millones en paneles solares, en el 2017 se importaron $9,6 millones, y eso con cifras al cierre de octubre.

Las compras de este tipo de productos empezaron a dinamizarse en el 2015, cuando crecieron 39% respecto al año anterior.

Los principales países de donde provienen estas estructuras son Malasia, China y Estados Unidos.

Desde Malasia se compraron $4,2 millones en el 2017 y desde China y Estados Unidos, $2,5 millones y $1,3 millones, respectivamente, en dispositivos semiconductores, detalló la Promotora de Comercio Exterior (Procomer).

En menor medida se compraron dispositivos semiconductores de Tailandia, Alemania y Hong Kong.

Más ahorro, menos emisiones

Las empresas han elegido incluir la energía solar en su matriz energética por varias razones, pero sin duda la más relevante es que este tipo de instalaciones, además de compensar las emisiones de dióxido de carbono (CO2) al ambiente, pueden reducir la factura eléctrica anual entre un 40% y un 65%.

Purdy Motors, una de las compañías que adoptó el sistema a partir de este año en su sede de Ciudad Toyota, en la Uruca, logrará reducir 65% de la facturación hacia el cierre del 2018.

Jorge Ramírez, gerente general de Purdy Motors Costa Rica, explicó que antes de realizar la instalación en la Uruca, hicieron un plan piloto en la sede de Curridabat y notaron la eficiencia energética que generaba, de allí que se decidiera pasar a Ciudad Toyota, donde se produce la mayor carga eléctrica para la empresa.

La instalación ahorraría el 65% de la factura eléctrica de Ciudad Toyota
La instalación ahorraría el 65% de la factura eléctrica de Ciudad Toyota

Purdy instaló 3.196 paneles solares, cuya generación estimada es similar al consumo de 387 hogares promedio en Costa Rica. La inversión rondó los $1,2 millones y el plan es abastecer el 65% de la energía total que requiere Ciudad Toyota.

Avenida Escazú fue otra de las empresas que decidieron implementar esta opción para suplir parte de sus necesidades eléctricas, aunque en menor medida.

El sistema está diseñado para generar alrededor de 227.496 kilovatios hora (kWh) al año, lo que representa el 69% del consumo total del edificio.

Se espera que la instalación represente un ahorro del 40% de la factura eléctrica y evite unas 30 toneladas de emisiones de CO2.

Grupo Nación también realizó un montaje de paneles en sus edificios de GN Medios y Sabores La Escuela, para un total de 806 módulos de energía que le permitirán proyectar un ahorro aproximado de $2,4 millones, en un lapso de 20 años.

El proyecto generará el 50% de la energía total que se consume en ambos edificios.

Pero el ahorro en la factura no es el único beneficio de este tipo de proyectos.

Estas instalaciones generalmente tienen un retorno de inversión de cinco años (el tiempo en el que se pagan los equipos que se están utilizando) y luego, tiene una capacidad de producción de 20 años.

Con la instalación de 108 paneles, el Centro Cultural tendrá un ahorro del 90% de la energía consumida en su sede de La Sabana y reducirá 36 toneladas anuales de dióxido de carbono.

Según datos de la Dirección de Energía del Ministerio de Ambiente y Energía, desde que en abril del 2016 entró en vigencia el decreto que regula la Generación Distribuida, que incluye la energía solar, se han establecido 692 nuevos contratos de empresas y familias interesadas en estas energías, y muchos otros aún se encuentran en trámite.

Desde entonces, en el país han surgido al menos 90 empresas que ofrecen la tecnología de proyectos fotovoltaicos o térmico solares, según datos de la Asociación Costarricense de Energía Solar (Acesolar).

Ramírez explicó que, una vez que la empresas desarrollan el modelo económico de la inversión y ven cómo se comporta el costo de electricidad e instalación, el proyecto se vuelve viable, ya que además de que el retorno de la inversión es relativamente rápido, los equipos cuentan con exoneración de impuestos, que es trasladada de las compañías instaladoras, a los clientes.

La instalación representó una inversión de $1,2 millones
La instalación representó una inversión de $1,2 millones

Sin embargo, es recomendable que se tomen algunas consideraciones antes de implementar proyectos fotovoltaicos o térmico solares.

Lo primero, es la valoración de las necesidades de la empresa y el estudio del perfil de consumo, un paso que se solicita a la empresa distribuidora eléctrica.

Además, Acesolar recomienda solicitar al menos tres cotizaciones y propuestas de proveedores de tecnología para determinar la mejor opción disponible.

Se aconseja hacer una valoración financiera detallada del proyecto y, por último, consultar sobre el proceso de interconexión y los costos con la empresa distribuidora correspondiente.

Colaboró: Esteban Ramírez C.