Por: Mercedes Agüero 29 marzo, 2016

Los alcaldes electos urgen de los recursos adicionales que les concede la Ley Especial de Transferencia de Competencias, vigente desde noviembre anterior, para hacer frente a su principal desafío: mejorar el estado de la red vial cantonal.

Vea aquí detalle de las promesas - Especial de Data La Nación.

La nueva legislación aumenta en 15 puntos porcentuales los fondos provenientes del impuesto a los combustibles (Ley 8.114), que deben destinarse al mantenimiento de los 35.451 kilómetros de calles vecinales. Así, los gobiernos locales, en vez de recibir 7,5% de lo recaudado por ese impuesto, obtendrán un 22,5%. El monto adicional por girar será prorrateado en razón de una tercera parte por año, hasta completar el total.

De acuerdo con el viceministro de Reformas y Proyectos del MOPT, Mauricio González, antes del cambio se estimó que los ayuntamientos recibirían este año ¢29.300 millones, pero con el ajuste de la nueva ley, ese monto subirá casi al doble.

El Ministerio de Hacienda informó de que aún no tienen el dato de cuánto le corresponde de más a cada gobierno local.

De acuerdo con el viceministro González, las transferencias podrían hacerse en tractos. Añadió que el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) en conjunto con el Ministerio de Planificación y el Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM) están redactando los reglamentos –cuatro o cinco– de la nueva ley, pero que esto no debería retrasar el giro del dinero.

Los nuevos recursos ya tienen nombre y apellido en cada municipio. Por ejemplo, en Hojancha, el alcalde electo, Eduardo Pineda, pretende poner una capa de pavimento en el casco urbano y mejorar las calles en las cabeceras de distrito. “Eso depende de que nos giren los nuevos recursos”, dijo .

Entre tanto, en León Cortés, la actual Alcaldía invirtió más de ¢750 millones en maquinaria para arreglo de vías. El alcalde, Leonardo Quesada, dijo que los ¢200 millones de más que recibirán este año les permitieron pedir un préstamo bancario.

Uno de los cambios que introduce la ley es que el MOPT no participará más en la realización de obras cantonales.

Lo que sí se mantiene es el suministro de asfalto y otros materiales, a pedido de los municipios, pero el costo de esos productos se rebajará del monto a transferir.

A su vez la iniciativa modifica la forma en la que se asignan los recursos, un 50% se distribuirá según la extensión de la red vial del cantón (antes era el 60%), un 35% de acuerdo al índice de desarrollo docial cantonal (era un 40%) y el 15% restante se repartirá de forma equitativa entre los 81 gobiernos locales