Salud

No terminar el antibiótico atenta contra salud de ticos

Hasta un 70% de los costarricenses abandona estos medicamentos

Es una situación más común de lo que muchos creen. Una persona tiene alguna infección con una bacteria y el médico le receta un antibiótico por seis días.

Sin embargo, al tercer día la persona ya se siente bien y decide dejar el tratamiento porque ya logró su cometido. Error.

Esta práctica más bien puede costarle muy caro a su salud y a la de las personas a su alrededor.

¿Por qué? La bacteria genera resistencia. Dicho en otras palabras, el microorganismo que se ataca requiere un tratamiento completo para aniquilarlo del todo.

Si el tratamiento no se completa, la bacteria se fortalece y, si la persona se enferma nuevamente, el medicamento ya no le sirve y requerirá una droga mucho más fuerte –e incluso con más efectos secundarios– para sanar esa infección.

Por ello, médicos, farmacéuticos, investigadores y hasta las compañías farmacéuticas instan a las personas a cumplir sus terapias con antibióticos al pie de la letra.

“Las bacterias necesitan una ‘bomba atómica’ para morir. Normalmente son altas dosis en pocos días, pero si usted no las termina, el poder de esa bomba no va a ser tan grande y las bacterias van a ganarle la batalla. La ciencia lleva rato sin crear nuevos antibióticos”, explicó el médico Genaro Cuesta.

Práctica común. Pese a los daños, el abandonar un tratamiento con antibióticos es muy común en el país.

Un estudio de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) indicó que el 70% de los usuarios abandona su tratamiento con antibióticos y una cifra similar de ellos no se fija ni en la fecha de vencimiento.

Esto hace que por año, el país registre un promedio de 300 bacterias resistentes a medicamentos.

Lo malo es que esto no solo afecta al paciente, sino a las personas a su alrededor:

“Al abandonar una terapia, sobreviven los microorganismos más fuertes y estos pasan material genético a otras bacterias para que desarrollen resistencia”, afirmó la microbióloga Antonieta Jiménez.

“La persona puede contagiar a otras personas cercanas con bacterias resistentes o que solo pueden ser tratadas con fármacos más agresivos”, agregó.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.