Columnistas

Aplauso olímpico

Aunque no ganaron medallas, los atletas costarricenses están en el podio del reconocimiento nacional

Aunque no obtuvieron una medalla en las Olimpíadas de Tokio, con su esfuerzo, pundonor y humildad, pusieron en alto el nombre del país y ganaron el derecho a subirse al podio del reconocimiento público.

Estar a la par de los mejores atletas del planeta ya era una distinción para la pequeña delegación costarricense; sin embargo, colocar a varias figuras en posiciones distinguidas nos hace soñar con las hazañas que nuestros deportistas podrían alcanzar si tuvieran más apoyo.

A falta de que la marchista Noelia Vargas compita mañana en la madrugada, Kenneth Tencio (BMX freestyle), Andrea Vargas (400 metros vallas), Brisa Hennessy (surf) e Ignacio Sancho (yudo) se lucieron como nuestras principales cartas en estas justas.

Estos cuatro atletas mantuvieron al país con el corazón en la mano y con una velita encendida, mientras intentaban conseguir una hazaña como ningún costarricense ha podido desde los gloriosos tiempos de las hermanas Sylvia (plata en 1988) y Claudia Poll (oro en 1996).

Con cada pedaleada, cada zancada, cada maniobra sobre las olas y cada llave, estos jóvenes nos demostraron que las adversidades y las limitaciones no son una barrera cuando la pasión impulsa al cuerpo y la mente en busca de una meta.

Sin embargo, también merece reconocimiento el coraje mostrado por Gerald Drummond (400 metros vallas) al salir a correr con una fractura en el pie, así como también el prometedor talento derrochado por la gimnasta Luciana Alvarado y la surfista Leilani Mcgonagle.

En ciclismo, Andrey Amador cerró su ciclo olímpico luchando en solitario para mantenerse a la rueda de los monstruos del pelotón, mientras María José Vargas trató de dar la pelea a pesar de la falta de fogueos internacionales.

En la natación, Beatriz Padrón (200 metros libres) impuso la mejor marca de su vida y Arnoldo Herrera (200 metros pecho) estuvo cerca de su récord personal, al mismo tiempo que un llamado de última hora permitió a la taekwondista Neshy Lee Lindo enfrentar, en su única pelea, a la subcampeona del mundo.

Todos ellos merecen un aplauso, porque fueron dignos representantes del país. También se ganaron el derecho a clamar mayor apoyo para ellos y tantos otros atletas que sueñan con escuchar las notas del himno nacional en otras olimpíadas.

Ronald Matute

Ronald Matute

Tiene amplia experiencia en la cobertura de temas políticos y sociales. Hasta el 2009 se desempeñó como editor de la sección de Sociedad y Servicios. Es licenciado en Periodismo por la UCR. Recibió el premio de La Nación como "Redactor del año" en 1999.