Arturo Pardo V.. 21 noviembre, 2018
En Costa Rica hay 763 usuarios diarios de Google Maps, mientras que Waze tiene 81 usuarios activos al día. Ruth Garita, TEC
En Costa Rica hay 763 usuarios diarios de Google Maps, mientras que Waze tiene 81 usuarios activos al día. Ruth Garita, TEC

Cada vez se escucha menos la frase “me voy a ir por un atajo que me conozco”. En la época moderna, al movilizarnos en vehículo particular, o inclusive cuando queremos darle instrucciones a un chofer, optamos más por inclinarnos antes por la guía que nos puede dar una app que por nuestro propio instinto.

¿Son dignas de confianza?

Vamos a ver, primero hablemos de cuáles apps estamos tomando en cuenta. Las más populares, al menos en Costa Rica, son Waze y Google Maps, ambas pertenecientes a la gigante Google. Se parecen mucho en su utilidad, aunque cada una tiene algunas variables.

Quizá Google Maps es más útil para utilizarla al momento de buscar rutas para ir caminando o para el servicio de buses y trenes (pensando en otras ciudades). Waze está más limitada al tránsito en vehículo particular, tomando en cuenta que se pueden hacer alertas de choques, desvíos o carros detenidos sobre la vía.

Según un estudio publicado este año por la empresa Porter Novelli, en Costa Rica hay 763 usuarios diarios de Google Maps, mientras que Waze tiene 81 usuarios activos al día.

¿Cómo funcionan? Para que su uso sea el más apropiado, y podamos sacarle provecho como usuarios, es ideal contar con una conexión a red de datos. Esto permite recibir información de tráfico en tiempo real y, además, comunicar la ubicación para reflejarla en el mapa, a través del GPS del dispositivo.

Jeff Schmidt, Coordinador del Centro de Investigaciones en Computación del TEC, explica que los servidores de Waze usan algoritmos de ruteo para determinar el mejor camino que uno como usuario puede tomar en cierto momento. Los detalles de la información que establece estos algoritmos no son públicos, pero se basan, especialmente en observaciones, especulaciones y aspectos revelados por empleados de Google.

Tanto Waze como Google Maps ofrecen un tiempo estimado de llegada al destino final, algo que inclusive puede calcularse con anticipación cuando se intenta programar un viaje a cierta hora. En el caso de Waze esto es el ETA (Estimated Time of Arrival o Tiempo Estimado de Arribo), una de las utilidades más apreciadas por los usuarios (también llamados wazers).

¿Y Waze puede saber a qué velocidad estoy conduciendo o cómo hace los cálculos de tiempo de desplazamiento entre un punto y otro?

Aquí se toman en cuenta diferentes variables, empezando por la distancia y luego por la velocidad promedio de los otros usuarios de la aplicación que están viajando por esa misma ruta.

“Cuantos más usuarios estén en el segmento, más cercano a la realidad es el cálculo del ETA. Por ejemplo, si hay un accidente, la app conoce la velocidad promedio en ese segmento y la incorpora en sus cálculos. Waze se basa en el “poder de la gente”, definido por una comunidad que comparte sus datos como posición, velocidad, incidentes de la ruta para que los demás integrantes puedan utilizar esos datos”, explica Schmidt.

Tomando en cuenta los cambios de velocidad o de avance de los usuarios, es como el ETA se va actualizando y así se lo hace saber al usuario, a veces quizá generándole un poco de preocupación por un inevitable atraso.

Actualmente, se sabe que la precisión del ETA es de 80%. Schmidt adelanta que, si bien hay un algoritmo ideado para que las aplicaciones puedan darle una idea del tiempo que puede implicar un viaje, el hecho de depender de la transmisión de información por satélites, crea cierta incertidumbre con esos tiempos estimados. Algunos de los factores que podrían restarle credibilidad son la calidad de conexión de datos, los satélites disponibles y un eventual bloqueo de antenas de los dispositivos. Además, hay elementos no tomados en cuenta, como la duración real de los semáforos.

De una u otra forma, ante las posibilidades de atrasos provocados por imprecisiones tecnológicas, o por eventualidades en carretera, la recomendación es programar los viajes con algo de holgura y prevención. No hay de otra.