Política

Figueres pone en riesgo acuerdo con FMI; afirma que lo renegociaría

El candidato presidencial José María Figueres, del Partido Liberación Nacional (PLN), declaró este martes que, de ganar las elecciones, negociaría con el Fondo Monetario Internacional (FMI) el acuerdo de ajuste fiscal alcanzado por el gobierno de Carlos Alvarado.

De antemano, el liberacionista, quien lidera la fracción de diputados más grande el Congreso (17 legisladores), afirmó que no apoya “más impuestos”. Además, confirmó que ha sostenido reuniones con personeros del FMI. Este programa fue necesario para equilibrar las finanzas públicas luego de que la deuda pública se disparó a un 67,5% del producto interno bruto (PIB) en el 2020.

En el acuerdo con el FMI, a cambio de un crédito de $1.778 millones con condiciones blandas, Costa Rica se comprometió a aprobar reformas estructurales tanto en gastos como en ingresos. Además del plan de empleo público, el programa incluye ajustes en impuestos como la introducción del esquema de renta global, eliminación de exoneraciones y una reforma al tributo a casas de lujo.

En el Congreso, la fracción de Figueres rechazó el plan de exoneraciones porque elimina el beneficio fiscal del salario escolar de los funcionarios públicos, pero sí puso sus votos para el avance del plan de casas de lujo, el cual duplicaría el impuesto a la mayoría de sus contribuyentes.

“Hemos tenido, a solicitud nuestra, varias reuniones con el FMI porque, por supuesto, como gobierno que vamos a ser, pero más allá como costarricenses, nos preocupa cuidar los balances macroeconómicos. En ese sentido, es que hemos estado apoyando este programa con el Fondo, en donde estoy seguro que las cosas podrán ir a mejor en la medida en que el país entienda la necesidad de un acuerdo como este y, en el caso de ser gobierno, lleguemos nosotros a negociar con el Fondo, pero no vamos a estar en este momento, en que la economía está deprimida, poniéndole más impuestos a las personas en este país; ese no es el camino.

“Esas conversaciones han sido para decirle al FMI que, como gobierno que vamos a ser, estamos completamente a favor, como siempre lo hemos estado, de los grandes balances macroeconómicos de este país, que apoyaremos todo lo que nos parezca que va en esa dirección sin maltratar a las y los costarricenses”, agregó.

Luego de que rechazó reformas de ingresos por la vía de impuestos, se le consultó a Figueres cuál es su compromiso, entonces, con el lado del gasto público. El candidato no precisó proyectos, sino que respondió: “Ahorrar todo lo que se pueda”. Añadió que esperan una mejoría fiscal por un crecimiento económico cercano al 6% anual, según dijo en conferencia de prensa este martes.

Figueres descartó reducir la planilla del Estado, en un eventual gobierno suyo.

También dejó en el aire la posición del PLN sobre el impuesto a casas de lujo, cuando la prensa le señaló que Liberación dictaminó a favor del plan en la Comisión de Asuntos Jurídicos y que este podría golpear a familias de clase media.

El candidato respondió: “La única manera de modificar ese texto es sacarlo de comisión para que, en plenario, se pueda modificar de manera que no grave casas de clase media, que vuelva a ser impuesto a las casas de lujo, como fue originalmente configurado; en la medida que sea posible, lo apoyaremos. Si eso no es posible y el Gobierno insiste en el texto que tiene, no lo apoyaremos”.

Tanto el presidente Carlos Alvarado como cinco exmandatarios han advertido que de no aprobarse el acuerdo con el FMI se pondría en riesgo la estabilidad económica, sobre todo la de la administración que entrará a gobernar el 8 de mayo, pues organismos financieros internacionales le cerrarían puertas al país y los bonos de la deuda pública se verían afectados.

El 7 de octubre, la jefa de misión del FMI, Manuela Goretti, y el personal técnico determinaron que “las medidas adicionales sobre ingresos que se están debatiendo en la Asamblea Legislativa son esenciales para que el programa de las autoridades siga encaminado hacia el logro de un superávit primario de 1% del PIB fijado como meta para 2023, y para garantizar que la relación deuda pública/PIB entre en una firme trayectoria descendente. La aprobación de la ambiciosa Ley de Empleo Público por parte de la Asamblea Legislativa será crucial para reforzar la equidad y la eficiencia del gasto público”.

En enero, Gorreti había expresado su esperanza en que toda la legislación que se envió para aprobación en el Congreso estuviera lista “en el transcurso de la primera mitad del año, no después de junio”. El 29 de setiembre, consultó a los diputados cuál era el futuro de los proyectos pues el acuerdo de financiamiento fue aprobado por el Directorio del FMI el 1.° de marzo.

En tanto, Figueres ha mantenido posiciones diversas. El 6 de junio afirmó que el acuerdo con el FMI es necesario, pero que él estudiaría opciones. El 20 de julio prometió estudiarlo en “próximas semanas”, el 27 de octubre se supo que su programa de gobierno apenas menciona los proyectos pactados y el 25 de noviembre justificó la decisión de sus diputados de rechazar la eliminación de la exoneración al salario escolar. Ese día más bien culpó a Alvarado de “ser laxo en ponerle atención a la agenda que el Gobierno negoció con el FMI”.

Regla fiscal

José María Figueres también se refirió a la regla fiscal, un mecanismo de control del gasto público que pone un tope al crecimiento del gasto corriente de la administración pública. Entre más endeudado esté el Gobierno y la economía no tenga un empuje importante, más estricto es este tope.

Aunque el candidato reconoció que muchas instituciones buscan evadir la regla fiscal “por razones importantes”, enfatizó que debilitar el mecanismo debilitaría también el marco macroeconómico del país.

“Yo pienso que la regla fiscal está ahí por razones necesarias que todos conocemos. Por supuesto que hay muchas instituciones que tienen también sus razones para querer salirse de la regla fiscal, pero en la medida que se debilita, se debilita el marco macroeconómico que queremos en nuestro país. A nosotros nos parece que la mejor forma de salir de la regla fiscal, todo el país, es poniendo a la economía a crecer para que la deuda sea de un porcentaje más bajo de la producción nacional”, dijo.

El año pasado, el PLN logró sacar a las municipalidades de la regla fiscal y, la semana pasada, impulsó un texto para eximir también a Japdeva en cuanto al uso del canon que recibe de parte de APM Terminals.

Rebeca Madrigal Q.

Rebeca Madrigal Q.

Periodista de asuntos políticos y de gobierno. Graduada en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica.