Por: David Vargas.   7 mayo

Como todos los años, Facebook organiza el evento F8 para comunicar todas las innovaciones que incorporará en el futuro cercano para mantener interesados a los 1,86 mil millones de usuarios activos en la red social.

Este año, ensombrecido por las dudas generadas por el escándalo de uso inadecuado de millones de datos de usuarios para influenciar su voto en las elecciones estadounidenses del 2016, Facebook atestó un golpe de timón para cambiar de rumbo y enfocar la atención en otro lado.

La red social más grande del mundo ofrecerá una plataforma para quienes buscan ser flechados por Cupido y consumirse en las relaciones amorosas.

Es una movida atrevida, pues otras apps como Tinder, Bumble y Hinge ya han construido nombre en el mercado de las apps para encontrar pareja. Muchos de los usuarios de estas redes amorosas agradecen la conveniencia y la agilidad con que pueden encontrar el amor, no solo cerca de donde viven, sino que pueden buscar relaciones alrededor del mundo.

Tras el anuncio en la conferencia F8, las conversaciones girarán más en torno a las posibilidades de éxito en un mercado que los expertos en tecnología consideran muy competitivo. Sin embargo, en Innova echamos unos cuantos pasos atrás y nos preguntamos más bien qué significa el amor en tiempos de Facebook, las apps y un mundo interconectado.

Dirigimos nuestra interrogante a un grupo de profesionales de psicología del Tecnológico de Costa Rica (TEC) que labora en la Vicerrectoría de Vida Estudiantil y Servicios Académicos.

Foto: Shutterstock.
Foto: Shutterstock.

Allí consultamos al equipo del departamento de Orientación y Psicología.

Adriana Mata, psicóloga del TEC, no duda en que la tecnología ha modificado las relaciones humanas de forma sustancial, incluyendo la sexualidad y las relaciones de pareja. "Se han configurado nuevas dinámicas a partir de las redes sociales y las aplicaciones móviles que rompen barreras como el tiempo y la distancia", indica Mata.

Al mismo tiempo que se crean nuevas avenidas por explorar en el amor y las relaciones, también surgen desafíos importantes.

Una preocupación que emerge es que las nuevas generaciones vean limitados los espacios de contacto humano verdadero al zambullirse en el mundo del amor mediado por la tecnología. "Ese contacto es indispensable para el desarrollo de habilidades sociales y el crecimiento socioemocional", opina la psicóloga del TEC.

Mata apunta que un posible efecto negativo de utilizar plataformas digitales para encontrar el amor es que estas lleven a algunas personas a trivializar el contacto afectivo y sexual y llevarlos a experimentar un vacío emocional por la falta de vínculos más profundos.

Para la profesional, aquellos que se aventuren en este mundo no pueden olvidar que las personas construyen un avatar donde se resalta solo lo mejor de cada usuario, y se crea una realidad idealizada con la ayuda de filtros y herramientas disponibles en estas plataformas.

"Esto podría generar la sensación de que las vidas de otros son perfectas e impactar la autopercepción y autoestima de algunos usuarios", apunta Mata. "Es común que en aplicaciones para citas se describa el 'perfil' de la pareja buscada en términos de altas exigencias que la mayoría de los usuarios no cumplen. Esto puede desembocar en la creencia errada de que no se es suficientemente bueno o buena para ser elegido por otros", añade.