BRANDVOICE

Confesiones de amor al Teatro Nacional

Este mes llega a las tablas el monólogo No me preguntes a qué he venido, una invitación a valorar espacios arquitectónicos que son parte fundamental de nuestro patrimonio nacional . La obra está inspirada en la restauradora Carmen Marín, quien amó y cuidó con esmero y meticulosidad esta gran joya arquitectónica.

Durante este mes de noviembre y los primeros días de diciembre tendrá la posibilidad de emprender un viaje fantástico por el Teatro Nacional, mediante el monólogo No me preguntes a qué he venido.

Esta puesta en escena, la cual conducirá al espectador por los rincones más íntimos del teatro, es una clara invitación para hacer conciencia de la importancia de cuidar esta joya arquitectónica que tenemos en nuestras manos. También, pone de manifiesto la importancia de valorar oficios que hasta hoy son poco conocidos y muchas veces invisibilizados, como lo es la restauración de los espacios que se ven deteriorados con el paso del tiempo.

Este monólogo está inspirado en Carmen Marín, quien fue la restauradora principal del Teatro Nacional por más 30 años, hasta el 2021, cuando falleció. Durante toda su vida, amó y cuidó al teatro incansablemente y dejó su legado para que otros restauradores continuaran con su labor.

No me preguntes a qué he venido estará en cartelera a partir del 25 de noviembre, y forma parte de las actividades de cierre del 124 aniversario del Teatro Nacional.

“Gracias a esos 31 años de entrega de Carmen por nuestro querido teatro, tenemos hoy inventarios maravillosos que registran objetos, decorados, restauraciones y joyas en muchos espacios y rincones. Con su muerte, el país resintió la falta de una figura con una labor cardinal, pero también se puso en valor esta profesión tan noble. La lección que nos queda es nunca invisibilizar trabajos y oficios extraordinarios”.

—   Karina Salguero Moya, Directora General del Teatro Nacional.

En honor a Carmen, a su oficio y sobre todo al legado que es el Teatro Nacional, llega este monólogo, el cual es una invitación a contagiarse del amor por uno de los más grandes espacios arquitectónicos de la Costa Rica actual.

La obra es dirigida por Claudia Barrionuevo, y cuenta con la actuación de Marta Monge, quien da vida a una restauradora.

“Tuve que hacer varias entrevistas e investigaciones sobre Carmen, para montar la obra, para entender su oficio. En un mes escribí el monólogo; siempre me preocupé porque este tuviera suficientes emociones, desde la ternura hasta el enojo, pasando por la tristeza, la risa, que fuera muy matizado y que tuviera una duración justa”, explica Barrionuevo, para quien este es el primer monólogo que escribe y dirige.

“Es la primera vez que tenemos a Claudia con un monólogo en el teatro, y eso tiene un peso muy grande, así como el hecho de que hay muchas mujeres en la producción. Esperamos que muchas personas puedan viajar con esta obra”, explica por su parte Salguero.

“Fue un proceso muy intenso. Es un gran reto ser la única actriz en escena y el ser fiel al texto, ya que para mí es un gran irrespeto cambiar la letra a una obra tan hermosa”.

—  Marta Monge, actriz de No me preguntes a qué he venido.

Monge, quien curiosamente guarda un parecido físico con la mujer en quien se inspira la obra, también explica que si bien, es cierto, uno de los principales retos radica en mantener la atención del espectador sobre el escenario por espacio de poco más de una hora, también está el compromiso de manejar con ética y respecto la imagen de quien en vida fuera la restauradora principal del inmueble.

¡No deje de visitar el Teatro!

No me preguntes a qué he venido es un monólogo de poco más de una hora, que lo mantendrá con los ojos puestos en el escenario minuto a minuto. Es una propuesta entretenida, clara y auténtica, ya que tiene matices cómicos, pero, a la vez, formula una denuncia hacia quienes no cuidan ni le dan al Teatro Nacional la importancia que se merece.

Según explica Salguero, Directora del Teatro Nacional, la obra es parte de la promoción de la cultura y el arte y un espectáculo necesario, ya que toca una temática inusual en la dramaturgia, como lo es la conservación del patrimonio.

“Nosotros, en el teatro, éramos muy afortunados porque teníamos a una gran restauradora que era Carmen Marín. La vida era muy sencilla, porque a Carmen le preguntabas cualquier cosa sobre un material y ella te podía decir la fecha de fabricación, el origen y todos los detalles sobre este. El teatro se acostumbró a tener una persona así de maravillosa, y su ausencia nos hace responsables de dignificar la labor de tantas personas que hacen cosas maravillosas en nuestro teatro y que son tan únicas que sus oficios no existen en otros espacios”, cuenta Salguero.

Justo antes de que la restauradora muriera, en el 2019, el Teatro Nacional decidió emprender, junto con esta profesional, la construcción de una estructura metálica que es la continuación de un proyecto que se había comenzado hace 10 años y que era urgente por diversas razones. Se decidió aprovechar el que no se estaban realizando espectáculos durante la pandemia para poner manos a la obra. Tras la muerte de Carmen, en medio de esta importante obra, el Teatro se da cuenta de la labor de la restauradora; esta es la razón que impulsó la realización de la puesta en escena que usted puede ver a partir de hoy.

Entre lo fantasioso y lo real

No me preguntes a qué he venido tiene mucho de Carmen”, según indica la Directora del Teatro Nacional, quien tuvo la oportunidad de conocer de cerca a la restauradora.

Monge, actriz de la obra, indica que la caracterización del personaje de la obra tiene claramente rasgos de la persona en quien está inspirada, pero también cuenta con aspectos muy suyos como actriz.

Barrionuevo, la directora, indica por su parte que muchas de las anécdotas del monólogo sucedieron; otros, incorporan elementos fantásticos que lo salpican de un aire refrescante y de un poco de picardía. Lo que no se puede negar, es que cuenta con la esencia y con el amor con el que Carmen cuidó el Teatro Nacional por más de tres décadas y cuyo legado traspasó a quienes hoy trabajan y visitan este lugar.

Visite el Teatro Nacional

Obra: No me preguntes a qué he venido

¿Cuándo? 25,26, 27 de noviembre y 2,3 y 4 de diciembre, a las 7 p.m. El domingo 28 de noviembre y el domingo 5 de diciembre las funciones serán a las 5 p. m.

Lugar: Sala principal, Teatro Nacional.

Entradas: ₡8.000 general y ₡5.200 estudiantes y adultos mayores.

Para comprar las entradas, haga clic aquí

Equipo artístico

Claudia Barrionuevo, directora escénica y dramaturga

Marta Monge, actriz

Natalia Regidor, asistente de dirección

Diana Zuleta, conceptualización y diseño espacial y visual

Carlos Escalante, compositor musical

Micaela Canales, diseño de vestuario y utilería

Priscilla McGuinness, diseño de maquillaje

David Rojas, diseño de luces