Jairo Villegas S.. 9 abril
El tico Dayán Armando Rodríguez Barrantes vive en Etiopía desde hace tres años. Es fanático de la fotografía.
El tico Dayán Armando Rodríguez Barrantes vive en Etiopía desde hace tres años. Es fanático de la fotografía.

Cualquier día libre es perfecto para disfrutar la incomparable sensación de caminar descalzo por la playa, sentir el golpe de las olas, bajar el calor con la fresca brisa marina y maravillarse con los impresionantes atardeceres.

Así somos los ticos; las playas son parte de nuestro ADN, quizás porque están cerca del Valle Central, incluso con fácil acceso en transporte público y con la posibilidad de ir, darse un chapuzón y regresar el mismo día.

(Video) Etiopía, ¿tierra prometida para los rastafaris?

Como tenemos el mar a nuestro alcance, con unas 600 playas con diversas características, recargamos fuerzas y nos inyectamos de alegría con el agua del mar en cualquier momento.

“Adís Abeba es sede permanente de la Unión Africana, es la capital con mayor concentración de embajadas en todo África (113) y a nivel mundial, solo superada por Washington (186) y París (158). Hasta el Vaticano tiene embajada en esta ciudad”, Dayán Armando Rodríguez Barrantes.

Pero hay una pareja tica que debe hacer planes extra para disfrutar del mar, debido al lugar donde vive.

Dayán Armando Rodríguez Barrantes y su esposa Stephany Rojas Chávez. Él es oriundo de San Ramón y ella tica-mexicana.
Dayán Armando Rodríguez Barrantes y su esposa Stephany Rojas Chávez. Él es oriundo de San Ramón y ella tica-mexicana.

En la capital de Etiopía, Adís Abeba, que significa nueva flor, se instalaron hace tres años Dayán Armando Rodríguez Barrantes, de 33 años, y su esposa Stephany Rojas Chávez, de 31. Él es de San Ramón; ella, tica-mexicana, pues su papá es de Palmares y su mamá de México.

Ese país africano cuenta con una curiosidad, es uno de los 44 del mundo que no tiene costas.

Sus vecinos: Somalia, Kenia, Eritrea y Djibuti, sí tienen playas.

“De Costa Rica me hacen falta mi familia, los sobrinos, pues cuando hay niños pequeños, uno se pierde de muchas cosas y eso duele bastante. Extrañamos mucho el mar, pero tratamos de vivir al máximo con lo que tenemos aquí y hemos aprendido a disfrutar de Costa Rica cuando vamos y amar África cuando estamos aquí”, afirmó Dayán Armando.

“En nuestro tiempo libre lo que normalmente hacemos es senderismo de fondo, porque hay hermosos lugares alrededor de la ciudad. Hay mucho que hacer en Etiopía, pues es un país enorme con climas, culturas y lugares muy diferentes de una región a otra”, Dayán Armando Rodríguez Barrantes.

En Etiopía se dedican a las inversiones de impacto, que consiste en trabajar desde el sector privado para dinamizar la economía y lograr desarrollo humano a largo plazo. Incluso, lograron que empresas ticas destinen parte de sus ganancias para nuevas inversiones en África.

Según este compatriota, los gobiernos africanos prefieren esta modalidad a las ayudas económicas, pues así sus pobladores tendrán fuentes de empleo.

Atardecer en Adís Abeba, la capital de Etiopía. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes
Atardecer en Adís Abeba, la capital de Etiopía. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes

Adaptarse a esa nación africana no ha sido una tarea fácil, empezando con el idioma, llamado amhárico.

“Tenemos muchos amigos y casi siempre hay algo que hacer en Adís Abeba; alguna reunión con amigos, música en vivo o eventos culturales son nuestros preferidos”, Dayán Armando Rodríguez Barrantes.

De hecho, ellos recibieron clases durante tres meses en una escuela de idiomas y luego optaron por tutores privados, pero esta lengua es muy complicada, y eso que ambos habían estudiado árabe, ella en Irak y él en Marruecos.

“No aprendimos como quisiéramos, pero nuestro nivel del idioma local es suficiente para movernos, comprar algo o mantener una conversación, pero no a nivel profundo”, admite Dayán Armando.

Etiopía posee muchos lugares para hacer senderismo. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes
Etiopía posee muchos lugares para hacer senderismo. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes

El inglés se volvió su tabla de salvación, pues muchos etíopes lo hablan, ya que dicho país tiene 83 lenguas y cerca de 200 dialectos.

“A ellos mismos se les complica comunicarse entre sí, por lo que usan el inglés. También hay que saber los nombres de las cosas básicas para saber cómo pedir”.

“Al principio fue muy complicado, por las regulaciones, normas y la burocracia, sumado a una cultura de más de 150 etnias y más de 90 millones de habitantes. Ser los primeros ticos en abrir un negocio formal en Etiopía no fue nada fácil, las cosas más sencillas, como obtener una licencia de conducir, eran muy difíciles pues no hay embajada de Costa Rica”, relató Dayán Armando.

“Etiopía recibió el premio al mejor destino turístico del mundo en el 2015 (por European Council on Tourism and Trade -ECTT-) y más que un país, a veces parece un museo cultural. Ethiopian Airlines es la aerolínea más grande de África y sus vuelos a destinos nacionales son muy variados”, Dayán Armando Rodríguez Barrantes.

“Vivir en Etiopía es una aventura diferente cada día. Trae sus propios retos, es complicado, pero no imposible. La gente es muy buena y en general es bastante amable, pero la capital es una ciudad de nueve millones de personas que crece rápidamente, por lo que el tráfico es difícil. El idioma es complicado, pero uno aprende a querer y a amar el lugar donde uno está. Al final la gente es muy parecida en todos lados y tenemos más cosas que nos unen que lo que nos separa”, agregó Dayán Armando.

Stephany Rojas Chávez con niños etíopes. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes
Stephany Rojas Chávez con niños etíopes. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes

Etiopía es aquel país que a inicios de 1980 tuvo una severa sequía que se tradujo en una hambruna que provocó la muerte de un millón de personas y el exilio de miles que huyeron a otras naciones en busca de alimentos.

Aún incrédulo por contactar a un tico en ese lugar, le pregunté a este compatriota por qué escogieron esa nación.

Me explicó que después de trabajar en diferentes organizaciones no gubernamentales de África y Medio Oriente, cayeron en la cuenta de que no lograban el cambio deseado en la población.

Por eso, primero fueron a la zona norte de la empobrecida Somalia con la idea de desarrollar un proyecto, pero se toparon con que la necesidad era mucho más abrumadora de lo imaginable.

Esta imagen corresponde a una pintura de un monasterio etíope en una montaña, y fue hecha en el siglo XII. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes
Esta imagen corresponde a una pintura de un monasterio etíope en una montaña, y fue hecha en el siglo XII. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes

“Nuestra manera de trabajar solo iba a traer satisfacción personal, pero no un cambio real en una sociedad acostumbrada a solo recibir. La mejor manera de contribuir en África es ayudarlos a ponerse sobre sus propios pies, así que dimos un giro total a nuestra manera de trabajar”, comentó.

Luego de algunos viajes de exploración, optaron por abrirse un espacio en Etiopía, pues es la capital política de ese continente y tiene mucho potencial debido a su crecimiento económico.

“El clima en la ciudad capital es muy agradable, porque es una de las capitales más elevadas de África, a 2.355 metros sobre el nivel del mar, así que más bien es frío para un tico, pero también tiene uno de los lugares más calientes del mundo, como el desierto del Danakil”, Dayán Armando Rodríguez Barrantes.

(Video) Etiopía utiliza su café para proteger los bosques

En Etiopía no tienen más familiares, y no cree que haya más compatriotas.

Sobre Adís Abeba, Dayán Armando dice que es una ciudad muy grande, con una mezcla de culturas, idiomas y nacionalidades, sobre todo porque es epicentro de muchas representaciones diplomáticas (hay 113 embajadas). “Cada quien trae un poco de su país y su cultura, por lo que la ciudad es muy diversa e interesante.

Cuenta que es muy seguro caminar por esa urbe y los etíopes son muy amables, aunque no es de extrañar que un extranjero llame la atención de los pobladores.

“La cultura etíope es muy particular y no es fácil de leer el hecho de ser el único país de África que nunca pudo ser colonizado; eso los llena de orgullo. Además, es un pueblo muy relevante para las religiones más importantes del mundo, como cristianismo, islamismo y judaísmo, al punto de que es mencionado varias veces en sus libros sagrados”.

“Es una cultura que se mantuvo hermética al mundo exterior por muchos años y hasta hace poco, y con recelo, se abrió. El hecho de que el 80% de los habitantes son jóvenes, tiene mucho que ver con eso, pero en general el etíope es amable y extremadamente pacífico a pesar de una historia de guerra por tantos años”, declara Dayán Armando.

La iglesia cristiana de Abuna Yemata Guth, en Tigray, al norte de Etiopía, está cavada en una roca. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes
La iglesia cristiana de Abuna Yemata Guth, en Tigray, al norte de Etiopía, está cavada en una roca. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes

Este costarricense agrega que los habitantes de esa nación, casi 22 veces más grande que nuestro país, no desean pasar por otro conflicto armado, a pesar de tener uno de los ejércitos más grandes de África.

“Una vez que ganas la confianza de un etíope, tendrás un amigo de por vida”.

Dayán Armando y su esposa Stephany han recibido a algunos de sus amigos ticos, así como a los padres de ella. Según dice este compatriota, ir a Etiopía no es tan caro o imposible como muchos podrían creer, pues hay vuelos directos todos los días a los principales destinos de Europa y Oriente Medio.

Para motivarlo a visitar Etiopía, Dayán Armando dice que la comida es tan diversa y antigua como su cultura.

“Los platillos son muy elaborados y muy distintos según las etnias, son sabores muy diferentes porque muchos de sus ingredientes son endémicos, como el tef (se asemeja a los cereales), que es el grano principal con el que se preparan la injera, que es como una crepa gigante. Hacen muchos tipos de wot, que son guisos variados con especies variadas. En general, es una comida muy saludable y muy buena. Los sabores de los platillos etíopes son famosos en los mejores destinos culinarios del mundo, son únicos y nos encantan”.

Imagen de Adís Abeba, capital de Etiopía. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes
Imagen de Adís Abeba, capital de Etiopía. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes
“Uno se llena de orgullo al enseñarles a los etíopes algún video de Costa Rica, que nunca faltan en mi celular, sobre medio ambiente y paz. De inmediato preguntan qué hacemos en Etiopía si nuestro país es tan bonito. Siempre tratamos de explicar por qué estamos aquí y la reacción es la misma, de gratitud al saber que nuestro deseo más profundo es ver este continente caminar sobre sus propios pies”, Dayán Armando Rodríguez Barrantes.

Hay una inquietud adicional que me surgió, por eso, le pregunté a este compatriota si la situación de hambruna ha cambiado, pues es imposible no recordar las atroces imágenes de niños y adultos sufriendo por falta de alimentos en la zona rural de Etiopía.

“Sí, sí ha cambiado. Etiopía sufrió mucho por la guerra en el pasado reciente y la pobreza es algo que sigue en África en general, pero el país y el continente está tratando de dejar eso en el pasado; ya no quieren ser vistos de esa manera”, me respondió.

(Video) Hambruna en Etiopía por sequía

“Si uno se enfoca en la pobreza, nada va a cambiar. Es muy fácil venir a Etiopía y ver pobres, pero nuestra decisión fue no enfocarnos en eso, sino en las oportunidades y en las personas. Estos países están llenos de oportunidades para invertir y desarrollar una sociedad más justa”.

“No sé si la pobreza va a desaparecer en el mundo, pero lo que sí podemos hacer es trabajar en crear una sociedad con más oportunidades en los lugares donde hay menos. Etiopía supo sacarle provecho a toda esa ayuda mundial que por años recibió y es una de las economías con mayor crecimiento de África”, concluyó.

Etiopía, donde se descubrió el café
El café etíope es de muy alta calidad. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes
El café etíope es de muy alta calidad. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes

A este país africano le debemos la deliciosa bebida que solemos tomar por las mañanas y por las tardes: el café.

Los ticos nos sentimos orgullosos del que llamamos nuestro grano de oro.

Según un reportaje del diario La Nación de Argentina, las cabras fueron las primeras en saborear el café. Fue en el año de 1440 en los montes de Kaffa, Etiopía. Un pastor observó que las cabras brincaban de un lado a otro durante la noche, en vez de dormir.

El pastor buscó ayuda de monjes, pues creyó que esa enorme energía de los animales se debía a algún demonio. Fueron donde comían las cabras y recogieron unos frutos rojos.

El religioso coció las semillas y hojas en agua hirviendo y la bebió. Al poco tiempo vio que no tenía sueño.

Dayán Armando visitó ese sitio en Etiopía; por cierto, como curiosidad, dice que en ese país sirven esa bebida acompañada de palomitas de maíz y ponen incienso fresco. De paso, asegura que el café es de muy alta calidad..

Este fue el lugar donde se descubrió el café. El sitio se llama Yigarchafe y se pronuncia yigarcafé. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes
Este fue el lugar donde se descubrió el café. El sitio se llama Yigarchafe y se pronuncia yigarcafé. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes
En Etiopía, el café es tostado en frente del cliente, es acompañado por palomitas de maíz y ponen incienso fresco del árbol a quemar. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes
En Etiopía, el café es tostado en frente del cliente, es acompañado por palomitas de maíz y ponen incienso fresco del árbol a quemar. Fotografía: Dayán Armando Rodríguez Barrantes
Mapa de Etiopía.
Mapa de Etiopía.

Datos de Etiopía:

Capital: Adís Abeba

Población: 102 millones (Hay 20 etíopes por cada tico)

Extensión territorial: 1,1 millones de kilómetros cuadrados (22 veces más grande que Costa Rica)

Idioma: Amhárico

Moneda: Birr etíope (1 birr etíope equivale a ¢20,5)

Distribución de países en que están costarricenses.
Distribución de países en que están costarricenses.

Los datos anteriores corresponden a los costarricenses que reportaron a la Cancillería vivir en otra nación. No necesariamente todos los que migraron están incluidos, porque el proceso es voluntario y en algunas naciones no existen consulados de Costa Rica. Los datos de Puerto Rico corresponden a antes del paso de los huracanes Irma y María, por lo que ahora la cifra puede ser menor.

¿Le gusta viajar? Sígame en Facebook

Otros artículos de la serie Ticos lejos del hogar:

Esta es la vigésima sétima historia sobre costarricenses que dejaron su país por diferentes circunstancias, se adaptaron a otra tierra, pero guardan el cariño por sus raíces.