Judiciales

Caso Azteca: Líder habría asesorado a otro sujeto sobre cómo guardar droga de las FARC en Costa Rica

Informe del OIJ revela conversaciones entre Camelo Méndez, de 79 años, y un joven de 32 que supuestamente negociaba un cargamento proveniente de Colombia

Héctor Emilio Camelo Méndez, presunto líder de la banda desarticulada en el denominado Caso Azteca, habría asesorado a otro sujeto sobre cómo guardar un cargamento de droga de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Así consta en el informe CI–005–EI–21 de la Policía Judicial, el cual fue incorporado al legajo de investigación.

Según el documento, entre el 4 de mayo y el 23 de agosto de este año, Camelo mantuvo una estrecha comunicación con un joven de 32 años, apellidado Rodríguez, quien lo contactó y mantuvo con él conversaciones fluidas después de la intervención de un tercero de apellidos Rodríguez A., de 23 años. Precisamente, fue este último el que mencionó a la guerrilla colombiana.

“Ambos (Camelo y Rodríguez A.) hablan de que la mercancía viene de Colombia, así como los dólares, y que pertenecen a las FARC, siendo que Héctor menciona que él sabe cómo es y confirma nuestra hipótesis de que están hablando de paquetes de droga, ya que Héctor manifiesta toda la logística para resguardar dicha mercancía, diciendo frases como que se debe alquilar una finca, poner a alguien de confianza y hacer una piscina en la cual guardarían los supuestos ‘zapatos’ (drogas)”, revela el comentario que pusieron los agentes judiciales en el análisis de las primeras dos intervenciones telefónicas.

En ese apartado agregan que Rodríguez A. también le pidió al supuesto cabecilla, de 79 años, que negociara “la presunta droga” por los conocimientos que, al parecer, tenía sobre el tema, a lo que el experimentado hombre asintió y luego acordó un encuentro con el hombre de 32 años en un restaurante de Esparza, Puntarenas.

A partir de ese momento hubo dos contactos telefónicos más en mayo, uno el 5, cuando también se reunieron, y otro el 6, donde mencionaron la conversación que sostuvieron personalmente. Rodríguez le habría hablado acerca de la negociación para obtener un cargamento. En ese momento es que surge el tema de la aparente inexperiencia del muchacho, quien consultó a Camelo por su opinión “por las vueltas” que lo hicieron dar entre diversos lugares del país para buscar un posible acuerdo.

Rodríguez (R): – ¿Y qué pensás con estas vueltas que me dieron de un lugar a otro?

Héctor Camelo (HC): – Pues hombre, estaban viendo a ver si de golpe usted cedía. Ellos saben que no hay experiencia en los trabajos (de narcotráfico), ¿qué piensan? Si el hombre acepta es porque está desesperado, me entiende, fue algo como de ensayo porque ellos todo lo manejan muy bien y como te dije anoche (el 5 de mayo), ellos tienen todo ordenado.

R: – Sí, más bien me dio unos consejos (un tercero con él que habla sobre la droga y cuya identidad no trascendió) por si se da todo y tengo que negociar el tiempo, la forma y toda esa carajada.

HC: – Eso sí es muy indispensable, de que no te vayás a apretar, a comprometerte en algo que no se vaya a cumplir (...). Es mejor más tiempo con menos monto (de droga a adquirir), o sea, si te toca pagar ochocientos que te den un tiempito más pero pagar solo quinientos, ¿me entiende? Para no quedar mal (...). No te vas a poner a pagar un millón doscientos porque te va a quedar furris más ahora como está la situación.

R: – Está bien, igual estoy a la espera de que me confirme la reunión de mañana, pero yo pienso que esa historia que me cuenta es de lo mismo, pero ellos la adornan así.

La conversación siguió bajo la misma línea y, según los investigadores, con esto puede comprobarse que hubo varios consejos que Camelo le habría dado al sujeto sobre la negociación que debía hacer para comprar droga y, además, que intentara involucrarlo en el negocio. Luego, no se supo si la negociación se concretó.

Tres meses sin contacto

Después, en el informe se retoman los contactos entre los dos hombres hasta el 20 de agosto del 2021, casi tres meses después de la primera conversación que tuvieron. De acuerdo con las intervenciones, en esa ocasión hablaron de la pureza de una droga y su valor económico y, aunque Camelo aparentemente tuvo interés, la consideró cara porque tenía otro contacto que se la daba a $7.300 (por kilo), $200 más barato que el monto que ofreció Rodríguez.

Asimismo, en dos conversaciones posteriores hablaron de reunirse para intercambiar datos de manera personal.

“Continuamente Héctor Camelo manifiesta que el precio está muy alto, ya que el amigo dijo que la estaba negociando en ‘siete tres’. (Rodríguez) pregunta que si la comprarían toda a lo que Héctor asiente, dejando claro en esta conversación como Héctor está realizando negociaciones previas para la compra de lo que muy posiblemente sea un cargamento de drogas. En lo demás, continúan negociando el precio (...) notándose en estas comunicaciones la continuidad del delito que se investiga por parte de Héctor Emilio Camelo Méndez (tráfico internacional de drogas)”, concluye ese apartado del documento.

En el denominado Caso Azteca no solo se investiga a una organización dedicada al tráfico internacional de drogas, sino que se estima que este grupo reclutó al menos a 15 funcionarios del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) de la sede del Pacífico Central para que les ayudaran a lavar dinero a través de contratos de obra pública. También se asesoraron con un empleado del Banco Nacional para que los ayudara a introducir el dinero en el sistema financiero sin levantar sospechas.

Además de narcotráfico, en la causa se investigan otros delitos como legitimación de capitales, cohecho propio, cohecho impropio, peculado y penalidad del corruptor. La audiencia de medidas cautelares contra 25 de los 26 detenidos en este asunto arrancó este jueves en el Juzgado Penal del Primer Circuito Judicial de San José y este sábado continuaba en desarrollo.

MÁS NOTICIAS SOBRE EL CASO AZTECA

Eillyn Jiménez B.

Eillyn Jiménez B.

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de Las Américas. Estudiante de la Licenciatura en Comunicación de Mercadeo. Escribe sobre sucesos.