Servicios

Usuarios reclaman a Nature Air atraso para devolverles dinero por vuelos cancelados

Línea aérea comunicó a clientes que no puede hacer los reembolsos con celeridad

Natalia Salas compró en diciembre cuatro tiquetes a Nature Air para viajar a Bocas del Toro, Panamá, el 14 de enero de este año. En total invirtió $1.200.

Días antes de su viaje, la vecina de Rohrmoser, San José, consultó a la empresa si el traslado seguía en pie, a lo que recibió una respuesta afirmativa.

Ella preguntó luego de enterarse de que una aeronave de esa firma se precipitó en Nandayure, Guanacaste, con un saldo de 12 fallecidos, entre ellos dos pilotos. El hecho se registró al mediodía del 31 de diciembre.

"Luego cuando salió la noticia de que Aviación Civil los había suspendido (cuatro días antes del viaje), volví a contactar al señor Francisco Pereira que era mi contacto para el viaje y me aseguró que el vuelo seguía programado a pesar de la suspensión y que, si por casualidad se cancelaba, él me devolvía mi dinero, así que me confié y a menos de 12 horas del vuelo me llegó la cancelación”, relató.

A la fecha, Salas continúa a la espera del reembolso por los cuatro boletos de avión y asegura que el reclamo se complica cada vez más, pues ya no le contestan los mensajes.

Como ella, muchos otros clientes han intentado recuperar el dinero sin éxito. La situación se presenta desde enero, cuando la firma fue suspendida.

La única explicación que hasta ahora da la compañía está en su página de Facebook desde la semana pasada: "la situación en la que nos encontramos por motivos externos, ha provocado la cancelación de vuelos ya programados y nos ha llevado también a hacer una reestructuración operativa, que afecta nuestra política de reembolsos, pues no podemos realizarlos con la celeridad que nuestros clientes esperan”.

Ante el comunicado, decenas de compradores reaccionaron para exigir su dinero. Algunos, incluso denunciaron que a pesar de que no se tiene certeza sobre cuándo se retomarán las operaciones, la empresa continuaba con la venta de tiquetes.

La Nación también consultó a la aerolínea sobre los plazos para devolver las sumas a los a clientes. Por medio de la oficina de comunicación respondió de manera escueta: "Estamos buscando una solución con la colaboración de nuestros banqueros e inversionistas interesados para superar las dificultades a las que nos enfrentamos debido a la cancelación forzada de vuelos en enero y febrero por parte de las autoridades” .

Turistas extranjeros sin opción

Según el comunicado en Facebook, la empresa también ha buscado “nuevas alternativas”, como el ofrecimientode tiquetes o crédito para usar a futuro, sin embargo, esa no es opciónviable para turistas extranjeros que visitaban el país.

Ese es el caso de Constanza Maute, quien reside en Francia y visitó el país entre el 3 y 18 de marzo.

“Nosotros compramos los tiquetes el 12 de enero para ida y vuelta 3 y 18 de marzo, San José- Nosara con un valor de $636. Nos han dicho que por alguna razón se demoró el proceso del reembolso y si queremos nos darían un crédito, pero eso para mí no tiene valor porque no tengo previsto volver en el próximo futuro”, aseguró.

Además del inconveniente con el reintegro de su dinero, Maute describe su estadía como una experiencia poco agradable.

“La cancelación del vuelo del 3 de marzo sucedió 30 minutos antes de yo irme en la madrugada al aeropuerto para embarcar uno de tres vuelos para llegar a mi destino. ¡No tuve tiempo para hacer nada! Me tocó pedirles en Nosara a nuestro hotel que organizara un taxi, que son cinco horas de viaje y yo tengo un disco herniado, demoré tres días en recuperarme de todo eso”, recordó la turista.

Para la europea, lo mismo que para Natalia Salas, las respuestas y las esperanzas de la devolución son escasas.

“Nadie me ha contactado, nadie me pone más que el mensaje automático de: “escríbenos al inbox para más información”, dijo Salas.

Kristhel Salazar, otra de las afectadas aseguró que en su caso le indicaron que era mejor reprogramar pues la devolución tomaría más tiempo.

Ella tenía boletos para ir de San José a Tambor en Puntarenas el 13 de enero.

"Yo viajaba a las 3 p.m. y el día antes me lo cancelaron a las 8 p.m. (..) pues yo llamo y hasta la fecha me dicen que todo está listo, solo que la contadora no lo ha aplicado", contó la vecina de Cóbano, Puntarenas, quien ya había tenido problemas con la compañía.

"La primera vez pasó que me cambiaron el horario de vuelo y no me dijeron nada, yo llegué al aeropuerto y me dijeron que el vuelo ya había salido, que mejor me reprogramaban porque devolver dinero era muy tedioso", comentó.

De acuerdo con la directora de la oficina de Apoyo al Consumidor, Cinthya Zapata, los afectados podrían tramitar las denuncias ante esa oficina, sin embargo, ese ente no tiene la posibilidad de hacerse con los bienes de la empresa para responder a los consumidores.

Según Zapata, existen otros mecanismos para los consumidores, pero tienen que tramitarse como denuncia por fraude ante la vía penal.

“La oficina lo que iniciaría es una causa administrativa pendiente a que les cumplan”, añadió Zapata.

En el caso de las aerolíneas, añadió, estas deben realizar un depósito de garantía ante la Dirección de Aviación Civil, para poder operar, sin embargo es esa entidad la que debe determinar cómo se utiliza dicho fondo.

Se intentó consultar al respecto al director de Aviación, Ennio Cubillo, pero no respondió las llamadas a su celular.

Nature Air dejó de operar el pasado 10 de enero, luego de que Aviación Civil, le suspendiera sus permisos como parte de una medida cautelar, tras el accidente del 31 de diciembre, al considerar que no contaban con la estructura y la flota necesaria para continuar con el servicio.

Aunque la medida se levantó el 1.° de febrero y la aerolínea anunció que volvería a volar con ajustes en sus destinos y frecuencias para cumplir las disposiciones de Aviación Civil, eso no sucedió.

El 9 de marzo, la empresa confirmó la salida de 31 personas. En esa ocasión, la firma también reconoció que es el segundo grupo de despidos que se ejecuta en el mes y habló de 80 familias afectadas.

Según dijeron, tanto los despidos como la imposibilidad de retomar funciones se debía al atraso de varias entidades bancarias que han demorado el proceso de aprobación de préstamos necesarios para darle continuidad a la operación.

La compañía había confirmado a La Nación, en enero, que la suspensión les había provocado pérdidas por más de $1 millón.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.