Servicios

Nature Air vuelve a operar con solo un avión propio y menos vuelos

Aeronaves ya no saldrán desde el Juan Santamaría, en Alajuela, sino desde el Tobías Bolaños, en Pavas

La aerolínea Nature Air volverá a volar este viernes en todas sus rutas pero disminuirá la frecuencia de los vuelos.

Según el gerente Nelson Vega, no se eliminaron destinos sino que se redujo en un 40% la regularidad con la que ofrecía servicios a estos sitios.

Así por ejemplo, si antes de la suspensión se viajaba a diario a Nosara, Guanacaste, ahora los vuelos serán cuatro días a la semana; a Tortuguero, en Pococí, pasarían de volar siete días a solo tres.

“Lo que hicimos fue reducir la frecuencia con la que vamos a todos los destinos para poder cumplirlos con nuestra flotilla”, dijo Vega.

La empresa se encontraba bajo una medida cautelar impuesta por la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) luego de que, tras el accidente fatal en el que murieron 12 personas en Nandayure, Guanacaste el 31 de diciembre, la aerolínea sufriera la pérdida de personal y aviones que le impedían cumplir con la estructura necesaria para cubrir las 12 rutas en las que operan.

La aerolínea recibió el permiso para retomar las operaciones con solo un avión propio y la promesa de incorporar una segunda nave alquilada a la compañía Aerobell en los próximos días.

Según el gerente, sumarán otros seis aviones mediante el sistema wet lease (contratos de fletamento que incluyen la renta de aviones y sus tripulaciones para viajes programados).

Además, aseguró que para mediados de febrero contarán con los dos aviones restantes, cuya adquisición habían anunciado en noviembre.

“Esos son aviones Twin Otter de dos motores, ya deberían de estar aquí, como se dio el tema del atraso con DAGC, eso se congeló y ahora que tenemos el levantamiento se reactiva el proceso y volvemos a retomar la traída de esos aviones que habíamos anunciado, todo se alarga un mes”, afirmó.

El director de Aviación Civil, Ennio Cubillo afirmó que, precisamente, el levantamiento de la medida se dio porque se les aprobó esa disminución de frecuencias.

De momento, dijo, tienen solo un contrato de wet lease autorizado.

De acuerdo con Cubillo, la empresa también ofreció unificar rutas. Así por ejemplo, en un destino como Golfito, en la zona sur, se podrían hacer el recorrido Golfito-Puerto Jiménez y Drake, lo que permitirá optimizar la cantidad de horas de las tripulaciones y la utilización de los aviones.

El director de Aviación recordó que la empresas deben presentar un plan con plazos determinados para recibir la autorización de los wet lease, sin embargo, dijo no tener a mano la fecha para la cual la aerolínea ofreció traer los dos aviones propios restantes.

Sobre el número de pilotos poseen, el gerente de Nature Air, garantizó que son incluso más de los que necesitan; hay 14.

“El tema de la cantidad de tripulaciones depende de la cantidad de horas, si un avión se vuela ocho horas con una tripulación. es suficiente; si se volasen 160 horas en un mes, ocupa dos tripulaciones, y si se vuela más, se ocupan mínimo tres”, explicó Vega.

Devolución de dinero puede tardar tres semanas

De acuerdo con el gerente de la aerolínea, Nelson Vega, la devolución de dinero a las personas que compraron tiquetes y no pudieron viajar debido a la suspensión de las operaciones, se está ejecutando de manera ágil.

No obstante, reconoció que debido a los procesos de revisión y autorización de los bancos, este puede tardar entre una y tres semanas.

Los clientes que hubiesen adquirido tiquetes antes del accidente del 31 de diciembre en Guanacaste y que soliciten la cancelación de sus viajes, pueden optar por cuatro opciones.

Estas pueden ser colocarlos en otra aerolínea, ofrecer un desplazamiento por tierra, hacer un crédito para volar a futuro o la devolución del dinero, que daría en su totalidad.

“A los clientes se les ha dado cuatro opciones porque el 80% viene de afuera, si son de Europa compran con seis meses de anticipación, de Estados Unidos unos tres meses, los nacionales compran un mes antes” .

De acuerdo con Vega, la suspensión que enfrentaron les generó pérdidas por $1,2 millones. Esto según dijo atrasa los planes de crecimiento, entre los que se encontraba una nueva ruta a David, Panamá.

El funcionario afirmó que luego de la auditoría realizada por aviación civil, no se encontraron anomalías a lo interno de la compañía.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.