Ángela Ávalos. 14 octubre

Después de meses de resistencia, finalmente, la CCSS aplicó los ajustes por la reforma fiscal a los salarios de sus más de 57.000 empleados.

Todos los trabajadores de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) percibieron los cambios en el pago de pluses en la colilla del pasado 10 de octubre.

“Las anualidades históricas quedaron con su respectivo valor nominal y están diferenciadas de la anualidad que se obtiene a partir de la entrada en vigor de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, el 4 de diciembre de 2018.

"Esto es importante porque abarca a todos los trabajadores de la institución y a los profesionales en Ciencias Médicas”, confirmó a La Nación el secretario general del Sindicato Nacional de Enfermería y Afines (Sinae), Lenín Hernández Navas.

El acuerdo del 12 de agosto puso fin a una huelga de ocho días que paralizó servicios de salud en todo el país. En el documento, autoridades de la CCSS y del Gobierno se comprometieron a llevar a la vía contenciosa la validación de los compromisos. Finalmente, un criterio de la Contraloría, del 5 de setiembre, aclaró el escenario y ordenó a la CCSS aplicar la reforma fiscal. Foto: Rafael Pacheco
El acuerdo del 12 de agosto puso fin a una huelga de ocho días que paralizó servicios de salud en todo el país. En el documento, autoridades de la CCSS y del Gobierno se comprometieron a llevar a la vía contenciosa la validación de los compromisos. Finalmente, un criterio de la Contraloría, del 5 de setiembre, aclaró el escenario y ordenó a la CCSS aplicar la reforma fiscal. Foto: Rafael Pacheco

De acuerdo con un estudio actuarial contratado por ese sindicato, en promedio, un médico asistente general con 11 años de anualidades, percibirá mensualmente un ajuste hacia abajo de ¢50.000 en su salario por concepto de ese beneficio.

Para un trabajador con puesto técnico, como un asistente de pacientes, el ajuste promedio será de ¢1.942 mensuales por anualidad.

Hernández se abstuvo de facilitar el estudio completo pues, según explicó, será aportado como parte de las pruebas que este sindicato pretende llevar a los diferentes procesos legales que entablaría en defensa de lo que consideran derechos laborales adquiridos.

La ley 9635 o Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas –también conocida como reforma fiscal– obliga a calcular anualidades y otros incentivos laborales como montos fijos o nominales y no de manera porcentual que produce un crecimiento exponencial en ese gasto, lo cual presiona las finanzas públicas.

Bajo la nueva legislación, las anualidades representan un 1,94% para los profesionales y 2,54% para los no profesionales, calculadas con base en el salario de enero de 2018.

Un reportaje publicado La Nación revela que el cumplimiento de la reforma fiscal en la Caja causará un ahorro de ¢28.720 millones el próximo año, según el Proyecto Plan de Presupuesto de la CCSS del 2020 remitido el 30 de setiembre, a la Contraloría.

Sergio Gómez, director de Presupuesto de la CCSS, confirmó que ese ahorro se redirigió a los proyectos de inversión en infraestructura, incluida la construcción de una torre con 21 quirófanos para el Hospital México.

Este medio envió consultas a la entidad sobre los ajustes en el último pago, cuyas respuestas están pendienten.

Polémica

Un acuerdo firmado por las autoridades de la Caja con sus sindicatos, en febrero, contenía compromisos para mantener el cálculo de anualidades como porcentaje del salario.

Seis meses después, una huelga defensa de ese pacto motivó una huelga que paralizó todos los servicios de salud entre el 5 y el 12 de agosto

Durante la protesta, se dejaron de hacer más de 1.600 operaciones, 120.000 exámenes y procedimientos diagnósticos y se cancelaron unas 80.000 citas con médicos generales y especialistas.

(Video) Ahorro millonario

Para poner fin al movimiento, se firmó otro acuerdo que reiteraba los compromisos de febrero. Sin embargo, un criterio de la Contraloría General de la República (CGR), de inicios de setiembre, ordenó a la institución cumplir con los ajustes de la ley 9635 e ignorar los acuerdos, por considerar que no son generadores de derecho.

Por la vía legal, no la calle

Desde que salió el criterio del órgano contralor, los diferentes sindicatos de la Caja han manifestado su interés de agotar la vía legal y el diálogo, y alejarse temporalmente de las huelgas.

Eso es, al menos, lo que sostiene Hernández y,, días atrás, también el dirigente del Sindicato de Profesionales en Ciencias Médicas (Siprocimeca), Marvin Atencio.

Esta última organización está a la espera de un análisis actuarial sobre el impacto de estos ajustes en los salarios de sus agremiados.

“Los salarios más altos, que se componen de anualidades más altas y complementos más altos, son los que van a tener más impacto por mes”, reconoció Hernández.

¿Qué sigue ahora?

Según Hernández, los procesos laborales están muy avanzados y se presentarán acciones en diferentes tribunales.

También, se pelearán otros puntos de los acuerdos firmados con la Caja, como el reconocimiento de la carrera profesional y el método de pago bisemanal.

“La Contraloría desvinculó el punto 1 y 2 del acta de negociación, relacionados con anualidades y complementos históricos, pero sobre lo demás no se pronunció. La Junta Directiva (de la CCSS), sin embargo, está desconociendo la totalidad de los acuerdos”, comentó Hernández.

El bloque completo de 17 sindicatos recibió una invitación del gerente general de la Caja, Roberto Cervantes, para reunirse a conversar sobre los puntos pendientes. Esta reunión se programará para los próximos días.