Ángela Ávalos. 8 diciembre, 2019
Daniel Salas Peraza acaba de cumplir un año como ministro de Salud. Asumió el 29 de noviembre del 2018 y, entre muchas otras emergencias, ha tenido que ponerse a la cabeza de la crisis de trasplantes de órganos. Foto: Jonathan Jiménez para GN
Daniel Salas Peraza acaba de cumplir un año como ministro de Salud. Asumió el 29 de noviembre del 2018 y, entre muchas otras emergencias, ha tenido que ponerse a la cabeza de la crisis de trasplantes de órganos. Foto: Jonathan Jiménez para GN

“No recuerdo una orden a ese nivel, del ministro de Salud al nivel central de la Caja”.

Con esa frase, el jerarca de Salud, Daniel Salas Peraza defendió las medidas que ordenó para frenar la crisis de trasplantes de órganos.

En algo tiene razón. La orden emitida, de su puño y letra, el 31 de octubre contra la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), probablemente sea la primera en su tipo.

Con ella instruyó a las autoridades de esa institución poner a los pacientes en el centro de la atención y frenar el desperdicio y la distribución desigual de órganos.

Ahora, el ministro también se compromete a subir el nivel de la orden sanitaria si las medidas no arrojan resultados en los siguientes tres meses.

“(...) porque este es un problema real de salud pública; son pacientes que se están quedando sin opciones”, manifestó el ministro una semana después de haber recibido un plan de las autoridades de la Caja para paliar la crisis en trasplantes.

Con todo y los problemas, Salas defiende el sistema de trasplantes en Costa Rica, y asegura, una vez y otra también, que este no ha fracasado.

El ministro espera que a pesar de todo lo que ha salido a la luz pública, las personas no retrocedan en mostrar su voluntad de donar órganos. Garantiza que se hacen todos los esfuerzos para frenar el desperdicio de órganos de donantes cadavéricos, y en disminuir los tiempos de espera de trasplante.

El siguiente es un resumen de la entrevista con La Nación el 5 de diciembre.

– ¿Por qué el Ministerio de Salud intervino tarde en el tema de trasplantes? Al menos desde agosto de 2018 se le habían pedido cuentas a la CCSS sobre la caída en trasplante renal.

– Cuando asumí como ministro, el 29 de noviembre (2018), empiezo a enterarme más de la situación de trasplantes. Cuando Mario Ruiz (nuevo gerente médico de la CCSS) ingresa, lo convoqué. Le dije que teníamos que mejorar el modelo de funcionamiento de la Caja. Y, soy testigo, el doctor Ruiz comenzó a reunirse con los equipos de trasplante de diferentes hospitales.

– ¿Por qué se gira la orden sanitaria hasta octubre?

– Desde la Gerencia General se venía trabajando en un plan. La orden sanitaria lo que hace es ponerle más presión a la Caja: tiene que actuar más rápido. No solamente en el modelo de pago que, es cierto, es uno de los puntos más importantes. Yo también les solicito otros para que el sistema alcance más fluidez en su funcionamiento integral.

– ¿Reconoce el Ministerio de Salud que el sistema fracasó?

– El sistema no ha fracasado.

– ¿Por qué, si están falleciendo pacientes en espera...?

– Sí, pero fracasado sería que no haya trasplantes del todo. Que no haya equipos de trasplante, que no haya procuración de órganos, que no haya coordinadores de trasplantes... ¡Sí existe eso!

– Pero, ¿cómo se están dando?

– No está funcionando como tiene que funcionar, pero que haya fracasado como tal, no lo catalogaría de esa forma. No es lo que queremos como país. No es lo que quiero como ministro.

“La orden sanitaria viene a decirle a la Caja que actúe más rápido y que vamos a darles un seguimiento muy cercano. Vamos a activar el Consejo (Nacional de Trasplantes) con reuniones mensuales (antes eran trimestrales), vamos a tener reunión técnica con el doctor Garbanzo (José Pablo Garbanzo Corrales, nuevo coordinador de trasplantes) una vez al mes, para garantizar que todo lo que está contemplado en la orden sanitaria se vaya cumpliendo de forma oportuna”.

– Ustedes lo mencionan en la orden sanitaria: los órganos no se están asignando a quienes más los necesitan. Hay números que dan cuenta del desperdicio de riñones y la muerte de personas. ¿Qué más quiere si los dos lineamientos que definen el éxito o fracaso de un sistema de trasplantes no funcionan?

– Un fracaso del sistema de trasplantes como tal, es que no haya del todo voluntad, equipos, procura de órganos o legislación. Eso sería un fracaso de todo el sistema. Sí hay que ordenarlo y hay que hacerlo desde muchos puntos, por eso emito la orden sanitaria para terminar de acelerar lo que la Caja viene tratando de enmendar.

“Los resultados van a hablar. Si esto no ha funcionado en los últimos años es por decisiones y nos falta seguimiento de la misma Caja y del Ministerio de Salud. Ha hecho falta que el mismo ministro se meta en el tema y lleguemos a este punto, lamentablemente, de la orden sanitaria”.

– Muéstrenos los resultados del último mes. ¿Cuáles son los resultados en cantidad de trasplantes, en morbilidad, en mortalidad? ¿Los tiene?

– Enderezar un sistema en cuestión de un mes que viene con muchas deficiencias y oportunidades de mejora en otros, no es tan fácil. Estimo en unos tres meses el tiempo que se requerirá para que el nuevo sistema de pago funcione.

– ¿Fue un espejismo?

– Yo no tendría todos los criterios para emitir un juicio.

– Pero su orden sanitaria es tajante.

– Lo que le puedo decir es que el asunto no está del todo bien.

(Video) 'Hay mucho qué arreglar en trasplantes'

– En el plan de fortalecimiento aprobado por la Junta Directiva de la CCSS ni siquiera mencionan los resultados de auditoría sobre mortalidad en trasplante hepático, o el descenso en trasplante renal...

– Hay que replantear muchas cosas, ¡muchas cosas! No le digo que vamos a quitar la figura del coordinador, o concentrar todo en un hospital, porque eso tampoco es factible, pero sí se están haciendo cambios. El seguimiento que le estoy pidiendo a la CCSS con Garbanzo es no solo para ver lo general, sino por coordinador de trasplantes, por equipo de trasplantes...

– Y si no se cumple, ¿qué pasa?

– Tendrá que haber una orden sanitaria más fuerte.

– ¿Qué significa eso? ¿Hasta dónde puede llegar?

– Obviamente, yo tampoco voy a cerrar los servicios de la Caja para que no se hagan trasplantes. Sería contraproducente. Pero la orden sanitaria, si esto no se cumple, será más exigente. Yo no quiero llegar a medios judiciales. Esperamos que sirva este acompañamiento. Yo no encuentro falta de voluntad para que esto no funcione.

– ¿Qué se espera en esos tres meses que pone de plazo?

– Que haya un modelo funcional que permita un aprovechamiento mucho mayor, que veamos operativos oportunos, que los órganos no se estén quedando sin usar, y que este modelo de pago sirva, que parece que va a funcionar.

– ¿Y los pacientes? ¿En dónde quedan?

– Los pacientes son el centro. Nosotros no podemos poner primero a la institución. Tiene que ser primero el paciente. Si el sistema no está funcionando como tiene que funcionar, hay que cambiarlo. Si la institución está poniendo barreras, hay que hacer cambios en la institución.