Juan Diego Córdoba González. 30 abril
Un video que circuló en redes sociales, tomado por el hijo del adulto mayor, mostró el momento de la falsa vacunación. Foto: capturas de pantalla
Un video que circuló en redes sociales, tomado por el hijo del adulto mayor, mostró el momento de la falsa vacunación. Foto: capturas de pantalla

La Fiscalía investiga si el engaño en la vacunación a un adulto mayor, en el Ebáis de Tres Ríos, en La Unión de Cartago, constituyó un delito de incumplimiento de deberes.

El hecho se registró este miércoles, cuando Elías Rodríguez, de 82 años, llegó a recibir la dosis contra la covid-19, pero nunca se le aplicó el fármaco, aunque le introdujeron la jeringa.

En un video que trascendió pocas horas después en redes sociales se observa el momento en el que el funcionario de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) inyectó al hombre, pero sin ponerle la dosis contra el coronavirus.

A pesar de que el trabajador está identificado, el Ministerio Público abrió la causa contra ignorado, es decir, sin que haya imputados individualizados por el momento.

El caso se tramita bajo el expediente 21-010183-0043-PE. Este se inició a raíz de denuncias interpuestas tanto por el adulto mayor como por la entidad de seguro social.

La Caja, por su parte, también sigue una investigación administrativa. Desde este jueves el funcionario involucrado fue separado del cargo con goce de salario.

Esta institución no dará datos sobre el perfil profesional del trabajador en cuestión.

“La CCSS no brindará datos del funcionario involucrado en la supuesta vacunación anómala toda vez que hay investigación y denuncias en curso y en aras de no obstaculizar el procedimiento administrativo disciplinario ni el proceso penal”, manifestó la Caja por medio de su oficina de prensa.

La Unión Nacional de Empleados de la Caja (Undeca), emitió un comunicado en el cual critica lo que considera “una campaña de desprestigio contra el personal de salud”. Exigió a las autoridades de la CCSS garantizar las condiciones laborales y los equipos de protección personal.

De acuerdo con el comunicado, en 14 meses los trabajadores de la salud pasaron “de héroes a villanos”.

Sin identificar al funcionario cuestionado con la anomalía en la colocación de la vacuna, en Tres Ríos de La Unión, el sindicato confirma que es un asistente técnico en atención primaria en salud, o Atap.

Este personal, se explica en el boletín, labora en las áreas de salud en tareas entre las cuales están la promoción, educación y saneamiento ambiental. Están bajo supervisión de Enfermería.

“Debemos reconocer que toda actividad humana está ligada al error, del cual no está exento el ejercicio de la salud, lo cual no puede considerarse, a priori, como producto de la perversidad humana.

“Sin embargo, el punto negro en la sábana blanca no cambia la realidad que vive la gran mayoría de los trabajadores de salud, enfrentados a las interminables jornadas, a la escasez de los equipos de protección, luchando por la vida, en medio del sufrimiento pacientes y familiares”, manifiesta el sindicato.

Así se enteraron del engaño

Jorge Rodríguez, hijo del adulto mayor afectado, relató a La Nación cómo se dieron cuenta del engaño a su padre. Él fue quien grabó el video de lo sucedido.

“En el momento que estoy terminando de recoger la cédula de mi padre yo saco el celular para hacer la grabación. El señor vacunador le levanta la manga, yo hago la grabación, le pongo zoom y en ese momento el enfermero metió y sacó la aguja súperrápido.

“Después me dice que por favor pusiera el dedo en el algodón. Después de eso, le dice a mi papá que por favor se siente en la sillita durante cinco minutos y que de no tener ninguna reacción se podía retirar.

“Yo envío al chat de la familia y mi hermano gemelo (Fernando) me pone: ‘Jorge, no lo vacunaron. Fíjate, mira el video, no lo vacunaron’. Entonces empieza a ver el video 15 o 20 veces y veo que el enfermero no presiona el émbolo de la jeringa y no introduce el líquido en el brazo de mi papá”, aseguró el hijo.

Jorge reclamó inmediatamente al enfermero y posteriormente a la encargada de la campaña de vacunación en el Ebáis de Tres Ríos, quien según él, le confirmó que en efecto el funcionario no le suministró correctamente la dosis.

Después de salir del lugar, el hijo acompañó a su padre, Elías Rodríguez, para interponer la queja respectiva en el Ministerio de Salud, así como una denuncia en el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Fernando Rodríguez, otro de los hijos del adulto mayor afectado, confirmó que su padre acudiría a vacunarse contra la covid-19 este mismo viernes, luego de que la Caja se comprometiera a suministrarle la dosis después del engaño sufrido.

“Queremos cerrar este capítulo de una buena forma. El jefe de vacunación del Ebáis se ha portado bien. Él sabe que se cometió un error muy grave, está consciente de eso y ha sido muy amable con nosotros”, manifestó Rodríguez.

Al mediodía, se confirmó que Elías Rodríguez recibió la dosis.

Colaboró la periodista Ángela Ávalos