Salud

Tasa de contagio de covid-19 registra uno de sus máximos: 100 personas infectarían 150

Luego de 14 semanas a la baja, indicador señala que 100 personas con el virus habrían infectado a 150 en últimos siete días. Semana Santa tuvo gran impacto

Durante 14 semanas, la tasa de contagio de covid-19 se mantuvo a la baja, incluso llegó a alcanzar mínimos históricos, como los reportados hace siete días, pero el rumbo cambió en los últimos siete días. Luego de la Semana Santa, los niveles de este indicador de velocidad de transmisión del virus o tasa R subió a uno de sus máximos y se ubica en 1,5, de acuerdo con el más reciente análisis de la Universidad Hispanoamericana (UH).

Esto quiere decir que, en la semana del 17 al 22 de abril, un grupo de 100 personas con el virus SARS-CoV-2, causante de la covid-19, lo habría transmitido a 150 personas. Solo una semana antes 100 personas habrían infectado a 64.

“Varios acontecimientos importantes anteriores que convocaron grandes aglomeraciones de gente, como los dos conciertos del grupo musical Coldplay, un partido vital de la Selección Nacional de fútbol, no incidieron en la elevación de casos ni de R y más bien continuó el proceso de disminución de los indicadores epidemiológicos”, cita el informe.

“Pero en cambio, terminada la Semana Santa, que provocó mayor cantidad de conglomerados de gente en las playas y durante las procesiones, aunado a una conducta personal más descuidada y despreocupada en cuanto a protección individual (uso de la mascarilla, distanciamiento físico, lavado de manos) provocó un cambio radical en la tendencia que venía produciendo esta cuarta ola por ómicron en el país”, añade el documento.

Los investigadores, guiados por el médico y epidemiólogo Ronald Evans, recordaron que la variante ómicron manifiesta síntomas más rápidos que sus predecesoras, por lo que las personas pueden manifestarlos pasados dos o tres días desde su exposición al virus.

Las hospitalizaciones sí continúan su tendencia a la baja. El 26 de abril, fecha en la que se divulgaron los últimos datos, había 334 pacientes internados, 45 de ellos en cuidados intensivos, números menores a los vistos en los meses anteriores. Esto puede deberse a dos aspectos: por un lado, a que la variante ómicron es menos agresiva y envía a menos gente a los centros de salud; por otro, al hecho de que la enfermedad toma su tiempo en complicarse y las personas pasan varios días con síntomas leves antes de requerir un hospital.

Este aumento tan drástico en el número de casos y en la tasa de contagio lleva a considerar la posibilidad de que estemos ante una nueva ola de covid-19. Para Evans, todavía es temprano para decirlo y debemos esperar, especialmente porque no se tienen los datos diarios del avance de las infecciones y estos se difunden una vez por semana.

“La errónea decisión del Ministerio de Salud de no soltar los datos de casos diariamente, no permite saber lo que está ocurriendo en estos momentos y tendremos que esperar hasta el próximo martes 3 de mayo para poseer la Información que nos garantice asegurar que estamos en presencia de la aparición de una nueva ola”, dijo Evans.

Aunque advirtió de que quiere adelantar criterio, Evans es contundente en que es necesario redoblar medidas para cuidarnos. Estas no implican volver a las restricciones, pero sí ser más rigurosos con la higiene personal, el buen uso de la mascarilla y evitar salir de casa si tenemos síntomas.

“Nos informaron que, por allí en las redes, fuimos tachados por algunos como alarmistas, fatalistas, aguafiestas y quizás hasta de algo más grave, precisamente por esa actitud de cautelosa reserva ante los avances innegables en la lucha contra el covid-19. Pues bien, los datos nos vienen a dar la razón”, señala el informe.

Aunque cada provincia tiene su propia dinámica de contagios, en esta ocasión todas están por encima de 1 (lo que indica que el ritmo de transmisión está al alza). Además, todas tienen cifras más altas que las vistas en el reporte anterior.

La tasa más alta está en Cartago, con 1,87, allí 100 personas contagiarían a 187. Curiosamente, Cartago fue la provincia con el indicador más bajo en el reporte de la semana anterior, lo que habla de lo volátil que puede ser la tasa R.

Le siguen San José, con 1,6; Guanacaste, con 1,56; Alajuela con 1,54 y Heredia con 1,52. Puntarenas tiene 1,44.

El número más bajo está en Limón, con 1,26. Allí 100 personas infectarían a 126.

El análisis por cantones se enfoca en revisar el riesgo de la cantidad de casos de covid-19 según la población de cada territorio. Se hace de esa forma porque el cálculo de la tasa de contagio no es factible en lugares con menos de 25.000 habitantes.

Se considera categoría de alto riesgo cuando hay más de 250 casos por millón de pobladores. Por segunda semana consecutiva, no hay cantones en este grupo.

Los más altos están en la categoría de mediano riesgo, donde se sitúan los que tienen entre 150 y 249 casos por millón. Allí se pasó de dos cantones a 16. Las cifras más altas están en tres cantones del oeste josefino: Santa Ana con 245,3 casos por millón de habitantes, Mora, con 229,2 y Escazú, con 226,5.

Además, en la lista de muy bajo riesgo, donde hay menos de 100 casos por millón de habitantes, se pasó de 79 a 33 cantones. Sin embargo, hay siete cantones con tan pocos casos, que sus índices son muy cercanos a cero: Turrubares y León Cortés en San José, San Mateo y Río Cuarto en Alajuela, Jiménez y Alvarado en Cartago y Hojancha en Guanacaste.

La tasa de contagio indica la velocidad de transmisión y no necesariamente la cantidad de enfermos que se presentan en una semana. En la última semana los casos sí aumentaron.

El promedio diario semanal llegó a 570 casos los que representan 270 contagiados más que hace una semana; en términos porcentuales significa un aumento del 90%.

Si se observa en tasas por millón de habitantes, se pasó de 58,1 a 110,4. Esta cifra ya deja de ser de muy bajo riesgo para pasar a ser de bajo riesgo.

La provincia con tasa más alta es Heredia, con 142,6 casos por millón de habitantes. Hace una semana también era la provincia con mayor incidencia, pero esta era solo de 69,4 casos por millón.

Le siguen Alajuela con 119,9; Guanacaste, con 117,7; Cartago, con 117,5; San José, con 115,3 y Puntarenas, con 114,9.

La más baja de todas, y la única por debajo de 100, es Limón, con 71.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.