Juan Diego Córdoba González. 18 marzo
Empresas que justifiquen paro de operaciones por emergencia nacional pueden solicitar la suspensión temporal de contratos laborales ante la Inspección del Trabajo, del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (CCSS). Fotografía: Albert Marín.
Empresas que justifiquen paro de operaciones por emergencia nacional pueden solicitar la suspensión temporal de contratos laborales ante la Inspección del Trabajo, del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (CCSS). Fotografía: Albert Marín.

La suspensión de los contratos laborales no se puede aplicar de forma arbitraria, sino que debe seguir un proceso ante la Dirección de Inspección del Trabajo, del Ministerio de Trabajo, para conseguir la autorización.

Así lo advirtió este miércoles la ministra del ramo, Geannina Dinarte, mediante un comunicado.

Esa medida es una de las que tienen bajo consideración algunas empresas en Costa Rica ante el golpe económico provocado por la pandemia del nuevo coronavirus, que ha afecta principalmente al turismo, transporte y actividades recreativas.

“Hacemos un recordatorio a los patronos en el sentido de que la ley no permite que envíen a sus trabajadores a la casa sin reconocimiento salarial, y que frente a una eventual necesidad de aplicar la suspensión temporal de contratos de trabajo, el procedimiento debido establece que se debe hacer una solicitud ante Inspección del Trabajo”, señaló Dinarte.

La suspensión de contratos de trabajo solo aplica bajo tres escenarios: si se agotan las materias primas necesarias para la operación de la empresa y el patrono no tiene responsabilidad; por muerte o incapacidad del patrono, o bien cuando se presentan emergencias, como en este caso.

De recibir la aprobación para aplicar esta figura, las empresas afectadas podrían detener total o parcialmente su actividad regular y no pagar el salario a sus empleados, quienes tampoco trabajarían.

Esa posibilidad está regulada por el artículo 74 del Código de Trabajo.

Artículo 74. Son causas de suspensión temporal de los contratos de trabajo, sin responsabilidad para el patrono ni para los trabajadores: a) La falta de materia prima para llevar adelante los trabajos, siempre que no sea imputable al patrono; b) La fuerza mayor o el caso fortuito, cuando traiga como consecuencia necesaria, inmediata y directa la suspensión del trabajo, y c) La muerte o la incapacidad del patrono, cuando tenga como consecuencia necesaria, inmediata y directa la suspensión del trabajo. En los dos primeros casos, el Poder Ejecutivo podrá dictar medidas de emergencia que, sin lesionar los intereses patronales, den por resultado el alivio de la situación económica de los trabajadores.

De acuerdo con el último corte del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (CCSS), 43 empresas de los sectores comercio, turismo y servicios iniciaron sus procesos para suspender temporalmente 400 contratos laborales, ante la emergencia nacional por el nuevo coronavirus.

“Estamos en un momento excepcional y por eso estamos formulando iniciativas que serán anunciadas en las próximas horas”, afirmó Dinarte.

(Video) 43 empresas han solicitado suspensión de 400 contratos de trabajo por covid-19

La noche de este martes, los diputados aprobaron de forma unánime en primer debate, el proyecto de Ley de Alivio Fiscal ante el covid-19.

Con la aprobación del plan presentado por el Gobierno se beneficia a empresas, comerciantes y trabajadores independientes pues el Ministerio de Hacienda pospondrá el pago de cuatro tipos de impuestos correspondientes a los meses de abirl, mayo y junio.

Se trata de una moratoria para pagar el impuesto al valora agregado (IVA), así como los tributos sobre las utilidades, el selectivo de consumo y los aranceles por introducción de mercancías al país.

Por su parte, la ministra de Turismo, María Amalia Revelo, presagió desde inicios de la semana que esta actividad económica va a ser una de las más afectadas, producto del impedimento de entrada de extranjeros durante 26 días, a partir de la medianoche de este miércoles. Además del llamado a los costarricenses a no salir de casa, lo que implica no vacacionar.

Más de 10.000 noches de hospedaje han sido canceladas desde entonces.