Juan Diego Córdoba González. 20 septiembre
El sector de hoteles y restaurantes perdió un 46% de los puestos que tenía hace un año. Imagen ilustrativa de local que estuvo cerrado al público por restricciones ante pandemia. Foto: Mayela López
El sector de hoteles y restaurantes perdió un 46% de los puestos que tenía hace un año. Imagen ilustrativa de local que estuvo cerrado al público por restricciones ante pandemia. Foto: Mayela López

El comercio encabeza la lista de cinco actividades que han perdido más puestos de trabajo durante la pandemia por la covid-19.

Según la Encuesta Continua de Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en el segundo trimestre del año se perdieron 438.000 empleos respecto al mismo periodo del 2019.

Los sectores más afectados fueron comercio y reparación (16,3%), hogares como empleadores (15,9%), hoteles y restaurantes (15,3%), construcción (14,1%), y comunicación (13,6%).

Estas cinco actividades concentran el 75,2% de los trabajos perdidos durante ese lapso. Otras ocho categorías económicas agrupan el restante 24,8%.

Ese primer grupo de sectores es el que genera más puestos en el mercado de trabajo costarricense, pero también fue el más golpeado por las restricciones sanitarias y la contracción de la economía,

Por ejemplo, la prohibición para la entrada a turistas extranjeros durante casi cuatro meses, así como los cierres y restricciones de aforo en establecimientos, incidieron en que el sector de hoteles y restaurantes perdiera el 46% de empleo que disponía hace un año.

Mientras, la afectación en cuanto al empleo generado por los hogares, que incluye a servidoras domésticas, cocineras, jardineros, cuidadores, entre otros, fue de un 44%.

Ese sector reportó suspensiones de servicios por el confinamiento y distanciamiento social, en momentos en que muchas personas están en sus casas haciendo teletrabajo.

Mientras, en el área de comunicación la crisis redujo el 32% de los empleos. Esta categoría contempla negocios de información, comunicaciones, arte, entretenimiento y actividades recreativas.

Los eventos relacionados con algunas de esas actividades se mantienen suspendidos hasta enero del 2021, como conciertos y festivales, entre otros.

Para Natalia Morales, investigadora del Programa Estado de la Nación, la pandemia llegó en momentos en que el país daba indicios de alguna mejora en la actividad económica.

"Veníamos de dos o tres años de tener bajo crecimiento, pocas oportunidades de empleo, el problema fiscal que nos estaba asfixiando.

“Entonces, uno veía que tal vez en el 2020 se podía empezar a mejorar, pero nos cae esto y lo que hizo fue profundizar aún más los problemas”, manifestó.

En busca de trabajo

FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA CON DATOS DE LA ENCUESTA CONTINUA DE EMPLEO    || INFOGRAFíA / LA NACIÓN.

Golpe a construcción

Aunque la construcción ha tenido menos restricciones para operar, la contracción económica sí generó una importante baja en las obras de vivienda, lo cual golpeó al empleo.

Esta actividad experimentó un descenso de un 37 % de puestos de trabajo en comparación con el año anterior, según reporta la Encuesta Continua de Empleo.

No obstante, este fenómeno se veía desde años atrás. Así lo reconoce el presidente de la Cámara Costarricense de la Construcción, Esteban Acón.

"Desde diciembre de 2018, el Indice Mensual de Actividad Económica (IMAE) muestra tasas de crecimiento negativas.

"Adicionalmente en el 2019, el sector construcción mostró el peor comportamiento de todas las actividades económicas del país, decreciendo 10,7%.

“También se han reducido de manera muy importante los metros cuadrados tramitados ante el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos y, consecuentemente, el empleo se ha visto muy afectado”, señaló.

Los empresarios de la construcción piden al Gobierno medidas urgentes para corregir esta problemática.

Entre los pedidos sobresalen: facilitar el acceso al crédito para la vivienda, con énfasis en la clase media; acelerar la mejora regulatoria; y atender la problemática de acceso al agua para incentivar la obra.

También proponen incrementar la inversión en obra pública y devolver la confianza a consumidores e inversionistas mediante una agenda de reactivación económica.

Una realidad similar enfrenta el sector de comercio y reparaciones. Dos de cada 10 empleos en este sector desaparecieron tras los primeros meses de la pandemia.

Además del bajo consumo de los hogares costarricenses en años anteriores, el comercio se vio ahora muy golpeado por los cierres de negocios ordenados por las autoridades sanitarias.

Características de los puestos extintos

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), a cargo de la medición de empleo, apunta estos datos sobre el perfil de los trabajos perdidos en el tercer trimestre del 2020:

  • Eran ocupados, principalmente, por personas con nivel educativo de secundaria o menos (68,5%).
  • Eran autoempleos (67%), es decir, creados por trabajadores independientes o por personas que tenían sus propios negocios.
  • Eran puestos de tipo informal (72,5%).
Si desaparecieron 438.000 puestos de trabajo, ¿por qué solo hay 256.000 desempleados nuevos?

La encuesta del INEC contempla como desempleados solo a aquellas personas que buscaron empleo de forma activa durante el último mes.

Todos aquellos que no lo hicieron quedan inactivos de la fuerza laboral y, por ende, no son contemplados como desempleados.

"Mucha de esa gente perdió el trabajo, pero no hicieron una gestión para conseguir trabajo. Si usted no hace una gestión en el último mes no sale como desempleado en la estadística.

“Entonces, esa tasa de desempleo que es bastante alta podría estar todavía subestimada, con toda esa gente que desearía trabajar, pero simplemente no hay forma entonces se cataloga como fuera de la fuerza laboral”, afirmó la investigadora Natalia Morales.

También pueden haber otras variables, como que la persona esté esperando un mejor momento para reactivar su búsqueda de empleo, o que por algún otro impedimento no pueda reincorporarse ahora.