Juan Diego Córdoba. 1 octubre
Aguas residuales serán tratadas para evitar que lleguen contaminadas a las quebradas y los ríos de tres cantones. ARCHIVO
Aguas residuales serán tratadas para evitar que lleguen contaminadas a las quebradas y los ríos de tres cantones. ARCHIVO

Una nueva red de alcantarillado sanitario comenzará a construirse el año entrante en beneficio de tres cantones heredianos, según informó la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH).

Se trata de un programa de saneamiento de aguas residuales, mediante el cual se tratarán las aguas antes de que lleguen a ríos o quebradas.

Las obras incluyen la sustitución del sistema de alcantarillado de Heredia centro y la construcción del mismo en San Rafael y San Isidro. También se contempla beneficiar a los vecinos del distrito de Santa Lucía de Barva.

Además contempla la colocación de una serie de estaciones de bombeo que llevarán las aguas residuales hasta una planta de tratamiento que se construirá en La Aurora de Heredia.

Las obras constructivas tendrán un costo de $134 millones. La Empresa ya invirtió más de $3 millones en los estudios de factibilidad del proyecto, además en la compra de los terrenos para las plantas.

Una vez concluido el protocolo de saneamiento, las aguas serán vertidas en ríos sin que esto ponga en peligro la salud pública o el ambiente.

Según lo estipula la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), los vecinos están obligados a garantizar la interconexión de las aguas negras de sus hogares con la red de saneamiento de la ESPH.

De tener que incurrir en gastos para hacer la conexión, correrán por cuenta del vecino.

El Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) premió este plan con ¢289 millones, que ayudarán a financiarlo.

"Esos fondos se van a utilizar en algunas de las obras más importantes del proyecto que son el emisario final y un tramo de la línea de impulsión de Heredia.

"Estas obras son importantes porque transportan todas las aguas residuales del subsistema principal hasta la planta de tratamiento", afirmó Daniel Quesada, encargado del proyecto.

Según la ESPH, actualmente apenas un 8% de las aguas de la provincia reciben tratamiento, el resto va a los tanques sépticos o terminan directamente en ríos o quebradas de Heredia.

Desde 2016 se construye en San José el gran proyecto de alcantarillado sanitario para once cantones, cuyas aguas residuales son llevadas a la planta Los Tajos, en La Uruca, para ser tratados. El proyecto, sin embargo, ha topado con muchos imprevistos y recientemente, con problemas de financimiento.