Ángela Ávalos. Hace 1 día
Trabajo Social del Hospital San Juan de Dios detecta aumento de casos con estancias de hasta 123 días. Varios pacientes fueron trasladados a unidad móvil mientras se consigue un sitio para su ubicación. Foto: HSJD para LN
Trabajo Social del Hospital San Juan de Dios detecta aumento de casos con estancias de hasta 123 días. Varios pacientes fueron trasladados a unidad móvil mientras se consigue un sitio para su ubicación. Foto: HSJD para LN

La pandemia de covid-19 es la nueva causa de abandono de pacientes en los hospitales de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

El Hospital San Juan de Dios, uno de los centros públicos que registran más casos, detectó un aumento en el número de personas hospitalizadas en esa situación, con respecto a años anteriores.

Ahí permanecen 15 enfermos en esa circunstancia, con periodos que alcanzan hasta 123 días.

Diez de ellos son adultos mayores. Las otras cinco personas tienen algún tipo de discapacidad física o mental.

La jefa de Trabajo Social del San Juan, Gina Coto Villegas, dijo que en todo el 2020 atendieron 53 casos de abandono, pero solo en el primer trimestre de este año han atendido a 20.

De los 15 pacientes en esas circunstancias que tienen actualmente, informó Coto, la familia de una ya presentó opciones de reubicación con parientes.

(Audio) Abandono de pacientes en hospitales no da tregua, incluso en media pandemia

Otro paciente más fue reubicado por intervención del Consejo Nacional de la Persona con Discapacidad (Conapdis), y seis más esperan ser trasladados a albergues por intermediación del Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (Conapam).

Un grupo de siete todavía no tienen opción de reubicación y permanece en el centro médico.

Según el San Juan, la respuesta de ambos consejos cuando aparecen casos así, es que tienen una larga lista de espera de personas por reubicar.

En muchas ocasiones, informó el hospital, deben acudir a la vía judicial, porque tanto el Conapam como el Conapdis se acogen a los tres meses que da la ley para resolver.

“Se trata de pacientes que han completado su atención médica pero no pueden egresar porque no disponen de redes de apoyo a nivel familiar. En muchos de los casos, porque sus familias carecen de las condiciones materiales, económicas, afectivas y físicas para asumirlos.

“En otros, porque las familias expresan su renuencia para hacerlo y las instancias estatales responsables de esta población no brindan una respuesta efectiva en materia de reubicación institucional, sobre todo en este momento de pandemia, en el que el hospital necesita contar con todas las camas disponibles”, dijo Coto Villegas.

Estela de violencia

La discapacidad física o mental que padecen aumenta la vulnerabilidad de estas personas de sufrir maltrato o algún tipo de violencia, explicó Paola Granados Mora, subjefe del servicio de Trabajo Social.

Esas condiciones, dijo Granados, incrementan su dependencia y necesidad de apoyo y supervisión en las actividades de la vida diaria, por lo que no se les puede dar la salida sin asegurar antes un apoyo familiar o institucional.

El abandono al que se ven sometidos impacta los servicios de hospitalización, que en la actualidad se encuentran en situación crítica debido al incremento exponencial en el número de enfermos de covid-19.

El San Juan, como otros hospitales de la Caja necesita el mayor número posible de camas disponibles para la atención de la pandemia.

Según informó la oficina de prensa del San Juan de Dios, el pasado fin de semana tuvieron que reubicar a 15 enfermos a los módulos del hospital móvil.

De ese grupo, siete son personas en condición de abandono. En esa unidad móvil, también conocida como hospital de campaña, contarán con los servicios médicos básicos, atención en Enfermería, laboratorio, Farmacia, Nutrición y Trabajo Social.

Esta unidad médica móvil se instaló gracias al apoyo del Hospital Nacional de Niños (HNN) que facilitó tres módulos: dos para internamiento y uno para el servicio de Enfermería e insumos necesarios para la atención de los pacientes.

“Desde el lunes 26 de abril, muchos colaboradores del Hospital Nacional de Niños trabajaron fuera de horario para poder tener todo listo para el traslado e instalación de los módulos el martes y que el hospital San Juan de Dios pudiera tener la unidad médica móvil funcionando este jueves (29 de abril),” informó Olga Arguedas Arguedas, directora del hospital pediátrico.