Salud

Nuevo coronavirus trastorna vida y economía de Costa Rica

Suspensión de conciertos, restricciones para ir al cine y partidos a puerta cerrada son parte de las directrices emitidas por el Gobierno para evitar contagio masivo

Ir al cine, al estadio, a una cita médica y hasta el trabajo será diferente a partir de este martes y por al menos dos o tres semanas, luego de que Gobierno ordenara medidas para reducir la transmisión del nuevo coronavirus covid-19 en Costa Rica.

Las decisiones incluyen, por ejemplo, la suspensión de actos masivos, lo que afecta al menos 15 conciertos programados para este mes, el aplazamiento de la Expomóvil (inauguración prevista para este jueves 12 de marzo) o los populares Xknights de este fin de semana en Tibás.

Tanto escolares como colegiales sí se mantendrán en clases. La decisión se basa en que, según las estadísticas de contagios en China, la “niñez no está en grupos de riesgo”, alegó el presidente Carlos Alvarado.

Solo en una escuela de San José (El Porvenir, en Desamparados) se suspendieron lecciones porque una educadora es parte de los nueve infectados que se registran en el país.

En la directriz emitida este lunes por la Casa Presidencial, se obliga a todos los ministerios a aplicar el teletrabajo donde las labores lo permitan con el fin de reducir el contagio de persona a persona. De la misma forma se insta a los entes descentralizados y a las empresas privadas a optar por esa medida.

Si está resfriado o con cualquier síntoma de afección respiratoria es mejor que ni se acerque al cine, porque la orden del ministro de Salud, Daniel Salas Peraza, es que no se permita el ingreso de personas con estos síntomas.

También se pedirá a las empresas de cine distanciar los horarios entre cada tanda de películas, para poder realizar desinfecciones más profundas y tomar medidas especiales para el mantenimiento de aires acondicionados en centros comerciales.

Tampoco es prudente que acuda a trabajar si presenta algún síntoma de gripe, al menos en el sector público, porque la orden es devolverlo para la casa.

“Necesitamos de verdad que la población que está con síntomas respiratorios no vaya a trabajar. Es una orden incluso del señor presidente: Ni siquiera es opcional que alguien vaya a trabajar en el sector público con síntomas de resfriado y a nivel privado es una exhortación muy fuerte a cumplir”, insistió el ministro.

La ministra de Economía, Victoria Hernández, aclaró que en el caso de las actividades deportivas, como partidos de fútbol, serán a puerta cerrada.

Sin embargo, esa medida será valorada por la Unión de Clubes de Fútbol de la Primera División (Unafut) que este miércoles anunciará si prefieren posponer las fechas o realizarlos sin aficionados.

Las ferias del agricultor también sufrirán algún tipo de alteración: “Se van a definir algunos lineamientos específicos que tienen que ver con el área que utilizan las personas y el hacinamiento en que podrían estar”, dijo Hernández.

Ella fue quien indicó que las medidas de emergencia se mantendrán “por dos o tres semanas” y durante ese período se harán valoraciones epidemiológicas y se definirá si es necesario extender el tiempo y la agresividad de las medidas.

Tampoco se realizarán ferias culturales, topes o turnos de pueblo previstos para estos días.

Hernández dijo que también verificarían precios y accesos que tenga la población a productos de higiene como alcohol en gel, cloro, toallitas húmedas y jabón para evitar abusos o desabastecimientos.

“Estas medidas –agregó el ministro Salas– no van a impedir del todo la transmisión, lo que vamos a hacer es impedir una transmisión masiva fuerte que haga que la cantidad de casos inicial no sea justamente de una forma abrupta, porque eso no solo recarga los servicios de salud sino que generaría incapacidades y eso afecta a todo el país”.

Fue claro al recalcar que una persona con síntomas debe evitar asistir a centros educativos, espacios de entretenimiento o cualquier otro donde haya concentración de personas.

“Hasta que haya disminuido la cantidad de tos y estornudos puede retomar su vida”, sentenció.

Por ahora, los únicos actos que no sufren afectaciones son los cultos y concentraciones religiosas.

Según Salas, a estos únicamente se les giraron las directrices de prevención y vigilancia para evitar la propagación del virus.

Por ejemplo, en el caso de la Iglesia católica, desde la semana pasada se solicitó no ofrecer la comunión en la mano y evitar los contactos físicos en el saludo.

Las exportaciones e importaciones del país ya comienzan a sufrir por el “enfriamiento” que causa el virus en el mundo. Por un lado, los exportadores temen que la demanda de sus productos se reduzca mientras las importaciones de materia prima se ven también afectadas. Esto, porque el transporte, sobre todo de barcos, se ralentiza por el covid-19.

Aunque a nivel de educación primaria y secundaria la ministra de Educación Guiselle Cruz fue enfática en que no se suspenderán lecciones, universidades públicas y privadas sí emitieron algunas directrices a fin de evitar contagios.

Por ejemplo, la Universidad de Costa Rica informó que el personal docente y administrativo, así como los estudiantes que presenten síntomas podrán ausentarse y trabajar desde su casa durante los cinco días posteriores a la aparición de los síntomas.

Además, se suspenden todos los eventos como graduaciones y conferencias hasta nuevo aviso.

Asimismo, recomendaron evitar viajes fuera del país y suspender los viajes a los países que se encuentran en la lista de países con transmisión local activa. A quienes han regresado de estos países se les pidió permanecer en sus casas al menos una semana.

En el caso de las universidades privadas, solicitaron al Consejo Nacional de Enseñanza Superior Privada (Conesup) permiso para dar clases virtuales.

El presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social, Román Macaya también anunció una serie de cambios que aplicarían en distintos centros de salud.

El punto hasta ahora más afectado es el Hospital de Alajuela, donde se confirmó afectación de pacientes y personal con el virus covid-19.

Ahí fue necesario reorganizar los servicios de ginecología, obstetricia, medicina interna y emergencia.

Macaya también adelantó que en los servicios de emergencias se implementarán dos filas de pacientes, una para quienes acudan con problemas respiratorios y otra para el resto de enfermos.

En el caso de enfermos crónicos se les dará recetas para tres meses y así evitar que asistan frecuentemente a los centros de salud.

También se suspenderían reuniones y se aprovecharían recursos como las videoconferencias para evitar actos presenciales.

El presidente de la Caja adelantó que en caso de una necesidad mayor de atención podría ser necesario suspender cirugías electivas a fin de contar con más camas disponibles para atender a pacientes críticos por el nuevo coronavirus en los hospitales.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.