Salud

‘Nos tomaron el pelo’: Vecinos de Cartago molestos por otro freno de CCSS a nuevo hospital

Institución explora financiamento con el BCIE para lanzar licitación de obra de $280 millones, aunque asegura que tiene $240 en reserva para construcción

“Yo siento una tomadura de pelo”. La frase del alcalde de Cartago, Mario Redondo, resume lo que los vecinos de esta provincia sienten al enterarse de que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) dejó para el 2026 la entrada en operación del nuevo hospital Max Peralta, obra con la que la provincia sueña desde hace, al menos, 15 años, y que ha sido prometida en las últimas administraciones.

Una nota periodística del 2012 es uno de tantos registros documentales con la promesa de que el nuevo edificio sería estrenado en junio del 2020. Por insistencia de la Junta de Salud y de la Municipalidad, los actuales diputados de Cartago convocaron al presidente ejecutivo de la Caja, Román Macaya Hayes, hace una semana, y en la audiencia se enteraron de que la institución explora cambiar la fuente de financiamiento para un proyecto que, según creían los cartagineses, tenía los fondos asegurados.

La licitación de la obra debía salir a más tardar en junio de este año, pero ahora difícilmente verá la luz al finalizar el 2021. “Dicen que conseguirán (un financiamiento) nuevo, pero esto tiene que pasar por Asamblea Legislativa, y no es de dos meses. Eso va para largo. A Cartago nos han venido tratando como de segunda categoría. El actual hospital está colapsado. Ya no tiene para dónde crecer”, reclamó el presidente de la Junta de Salud del Max Peralta, Carlos Halabi, quien también es regidor municipal.

El gerente de infraestructura y tecnología de la CCSS, Jorge Granados Soto, aseguró a La Nación que los recursos para la obra existen. El desarrollo del proyecto, de 90.000 metros cuadrados de construcción, representa una inversión de al menos $280 millones y se convertiría, según Granados, en la obra más grande de la institución hasta la fecha.

“La CCSS tiene $240 millones para desarrollar el proyecto del hospital. Los otros $40 millones se pueden aprovisionar de aquí a que se inicie. El año pasado se firmó con el Poder Ejecutivo una carta de intenciones en la cual el Ejecutivo se compromete a pagar un préstamo por $500 millones con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), para cancelar parte de la deuda que tiene con la CCSS.

“Esto cambiaría el mecanismo de financiamiento (del proyecto del nuevo hospital). No hemos salido con la licitación, aunque la tenemos lista. En el contrato de préstamo con el BCIE hay una cláusula que establece que las licitaciones tienen que desarrollarse según el modelo de adquisiciones del BCIE. Si queremos que Cartago se financie con ese préstamo, tendríamos que hacer la licitación bajo el mecanismo de adquisición del Banco.

La licitación está frenada hasta que no se aclare ese punto con el banco y eventualmente se apruebe el crédito en la Asamblea. Toda esta tramitología está en manos del Ministerio de Hacienda, el Banco Central, de la convocatoria del proyecto y la discusión de la Asamblea.

“Solicitamos al BCIE que nos permita utilizar el modelo de contratación de Costa Rica y que esto no impida que, eventualmente, el proyecto pueda ser financiado dentro de su crédito”, explicó Granados. La respuesta del Banco la esperan para finales de este mes.

Tanto Macaya, en su audiencia frente a los diputados de Cartago, como Granados, aseguran que el panorama de financiamiento estará claro, a más tardar, en enero del 2022. Para entonces, se sabrá si se financia con el BCIE, o se lanza la licitación con los fondos reservados por la CCSS.

Indignación en la Vieja Metrópoli

Cuando el actual alcalde Mario Redondo fue diputado, en la anterior legislatura, realizó gestiones para dispensar de trámites y aprobar el préstamo con el Banco Mundial con el que no solo se financiaría el nuevo hospital de Cartago, sino también los de Turrialba y Golfito.

“Eso quedó claro con las autoridades de la Caja y el Gobierno. Las actas de la Asamblea Legislativa de aprobación y discusión de ese convenio lo expresan. Entonces, no comprendo por qué seguir pateando la bola para adelante y seguir dándole largas.Lo que les estamos pidiendo es que honren la palabra, porque la palabra cuenta, y este pueblo se merece que se haga respetar la palabra de quienes la comprometieron hace varios años”, dijo Redondo.

El alcalde promete recurrir nuevamente a los diputados de Cartago, a la Presidencia de la República y a las instancias necesarias para lograr, según dijo, una respuesta como la merece el pueblo de Cartago y como se comprometieron las autoridades de la Caja”.

Sandra Quesada, de 57 años, vive en Dulce Nombre de Cartago. Como muchos vecinos, está segura de la urgencia de contar con un nuevo hospital, pero no le da muchas esperanzas a lo que la CCSS dijo de tenerlo en funcionamiento en el 2026.

“No creo que esté para el 2026. Podemos esperarlo para el 2050 y que sean las futuras generaciones las que lo disfruten. Una persona de mi edad, no creo que vea el hospital nuevo”, lamentó Quesada.

Un poco más optimista, Silvia Montoya Vargas, de El Tejar del Guarco, exhorta a no perder la esperanza porque la necesidad es más que evidente: “Cartago necesita un hospital amplio, la población ha crecido mucho, tenemos muchos especialistas que no pueden dar los servicios adecuados por no tener espacio. Las emergencias van en aumento”.

El gerente de infraestructura le asegura a los vecinos que nunca, como ahora, la CCSS había invertido más recursos en Cartago. Entre los ejemplos mencionó la construcción del nuevo hospital William Allen, de Turrialba, y de varias áreas de Salud.

“Nunca el nuevo hospital de Cartago había estado en un proceso tan avanzado como ahora. Hemos trabajado arduamente en tener el proyecto listo para continuar con la licitación. La Dirección de Arquitectura e Ingeniería (DAI) tiene el proyecto listo para subir a la plataforma del Sicop para iniciar el proceso licitatorio. Esto nunca se había tenido con ese nivel de madurez”, reiteró Granados.

Pero los cartagineses no creerán hasta no ver, y por ahora lo prometido solo ha quedado en papel. “Esto no son temas nuevos. Son los mismos de los que nos vienen hablando hace años de años. Cartago viene luchando por un nuevo hospital hace décadas. (...)

“Hay una gran falta de memoria institucional y de un verdadero compromiso de las autoridades de la Caja. No nos están tomando en serio. Esto ya está alcanzando niveles de irrespeto absoluto. ¡No nos tomen el pelo!”, exhortó el alcalde.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.