Salud

Marco Albertazzi estará tres meses en arresto domiciliario como sospechoso por ‘motín’ en hospital

Juzgado ordena ponerle una tobillera para controlar sus movimientos pues ve riesgo de fuga y le prohíbe usar redes sociales para comunicarse o amenazar a testigos

Marco Albertazzi, quien dirige un movimiento antivacunas, quedará bajo arresto en su casa, durante tres meses, como sospechoso de haber liderado el “motín” en el Hospital de Heredia para “liberar” a un paciente de seis años cuyos padres se oponen a la vacuna contra la covid-19.

La orden preventiva la dio el Juzgado Penal de Heredia, el cual instruyó que le pongan una tobillera de monitoreo electrónico para vigilar los movimientos de este hombre, de 40 años, quien se dio a conocer en redes sociales con el mensaje: “¿Cuál pandemia?”. El arresto domiciliario vence el 28 de abril.

Pero, además, el juzgado “le prohíbe comunicarse, amenazar, perturbar o agredir de cualquier manera o mediante terceros a los ofendidos o testigos en esta causa, así como funcionarios públicos en general, sea en forma personal, telefónica, electrónica, redes sociales u otros medios de comunicación”, informó el Poder Judicial.

También, tiene “prohibición de promover, participar o generar disturbios en hospitales o instituciones públicas del país”.

La orden de arresto domiciliario se da porque el juzgado estima que hay riesgo de que Albertazzi obstaculice la investigación o que se fugue. El sujeto se presenta en redes como Marco Albertazzi, aunque su nombre real es Marco Antonio Morales Albertazzi. Precisamente, cumplió los 40 años el 26 de enero, día en que un grupo antivacunas entró por la fuerza al hospital.

Albertazzi ha figurado como uno de los cabecillas del movimiento antivacunas que el miércoles se manifestaba a las afueras del hospital herediano, según ellos para exigir que se diera de alta a un menor que se encontraba internado en el centro médico, pues alegaban que las autoridades médicas lo querían vacunar contra la covid-19, pese a la negativa de sus padres. Sin embargo, la protesta se salió de control y terminó con el ingreso violento al centro médico.

El sujeto fue arrestado en las afueras de los Tribunales de Justicia de Heredia, la madrugada de este jueves, luego de que se girara una orden de captura en su contra. Incluso, la Fuerza Pública detalló que previo a su captura el sujeto corrió a atrincherarse en su vehículo, por lo que fue necesaria la intervención del OIJ.

Además de participar en la incursión violenta en el centro médico, Albertazzi habría escupido en la cara a la directora regional de la Fuerza Pública de esa provincia, Katia Chavarría, confirmó el ministro de Seguridad, Michael Soto.

En declaraciones a La Teja, Lorena Albertazzi, afirmó que eso es falso. “Andan diciendo que mi hijo escupió a una policía, ¡jamás, eso no es cierto! yo a ese lo parí y lo conozco, si él ve una injusticia levanta la voz y lucha, pero hacer una cosa así, jamás”.

También, en un video, el activista afirmó que están dispuestos a ir “casa por casa” de los magistrados. Al respecto, Lorena Albertazzi dijo a La Teja que su hijo está enojado porque los magistrados no les han dado atención a los antivacunas con los recursos que han presentado contra la vacunación obligatoria y por eso es que dijo que si era necesario buscarían a los altos jueces en sus viviendas.

Tras lo acontecido también fueron detenidas otras seis personas de apellidos Reyes Reyes, Corella Soto, Ramírez Varela, Brenes Chavarría, Villalobos Leitón y Ramírez Alfaro, que quedaron en libertad este viernes, con medidas cautelares como abstenerse de manifestarse en lugares públicos o acercarse al Hospital de Heredia.

Todas estas personas, encaran ahora una causa judicial por los delitos de motín, resistencia agravada y amenaza a funcionario público, por los cuales se exponen a castigos de hasta cuatro años de prisión.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.