Salud

Hospital Psiquiátrico pone trabas a pacientes para denunciar supuestos maltratos

Cuando afectados llegan a formalizar quejas les indican que ya venció plazo; enfermos se sienten burlados, mientras Dirección Médica asegura que investigación sigue en pie

Solo cinco días. Ese es el plazo que según el Hospital Nacional Psiquiátrico tienen para denunciar los afectados por eventuales maltratos en el centro médico.

Así se lo advirtió la institución a pacientes que se atrevieron a formalizar su queja.

“Cuando leí lo de los cinco días, me tuve que levantar de donde estaba, salir y respirar para no ahogarme. Fue una mezcla de tristeza, decepción y enojo.

“En cinco días cuesta demasiado que uno tenga las agallas para decidir hablar de cualquier tipo de situación, llámese violencia en un hospital o una violación, ¡lo que sea! Esto limita demasiado”.

Esas fueron las manifestaciones de Angie Barboza Méndez, estudiante de Medicina, quien afirma haber sufrido maltrato mientras estuvo internada en el Psiquiátrico, entre el 11 y el 24 de setiembre del 2019.

La joven es una de los personas que se atrevieron a hacer pública su historia, primero en redes sociales y posteriormente en La Nación.

Sin embargo, ante revelaciones de burlas, sujeciones forzosas y fuera de protocolos por parte de funcionarios a pacientes internados, la respuesta de las autoridades hospitalarias es que debían formalizar la queja por escrito para investigar las supuestas anomalías.

Así lo indicaron a pesar de que una normativa de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) los obliga a investigarlas de oficio, como se supo después.

Barboza puso su queja el martes 13 de julio. Fue la primera del grupo en formalizar la queja.

Veinticuatro horas después, recibió una respuesta de la Contraloría de Servicios del Psiquiátrico, indicándole que, según el artículo 14 de la Ley 8239 (Derechos y deberes de las personas usuarias de los servicios de salud públicos y privados), tenía un máximo de cinco días hábiles para presentar la queja.

Ese plazo, amplió la Contraloría, corre a partir de que sucedieron los maltratos, o del día del egreso hospitalario. Como los maltratos de los que fue objeto Barboza ocurrieron en el 2019, ese plazo estaba más que vencido.

”Sentí que me dijeron que no tenía derecho a denunciar y que no iba a ser escuchada. Esto me molestó y me decepcionó muchísimo. Sin embargo, fue confirmar, una vez más, qué difícil es la justicia de este país. (...)

“Me molesta el hecho de que no les importe. Siento que ni siquiera leyeron (mi denuncia). Cuando vieron la fecha, me enviaron el machote (de la carta)”, manifestó a La Nación.

Lo mismo, dijo, le sucedió a otros pacientes que siguieron la recomendación del director médico del Psiquiátrico, Cristian Elizondo, de formarlizar la denuncia.

“Hago un llamado a que la queja sea formal. Porque nosotros no nos podemos deber a las quejas que se publican en redes sociales. Debe existir una formalidad desde el inicio del procedimiento”, manifestó Elizondo el 1.° de julio.

El martes pasado, este diario habló con el director médico nuevamente. Elizondo explicó que la carta de la Contraloría de Servicios forma parte del proceso de información y notificación para que los pacientes sepan cómo proceder si tienen alguna queja sobre la atención recibida.

Se comprometió a conversar con la contralora de servicios hospitalarios para que esta se comunique con los denunciantes y les aclare, “en un tono más amigable”, que la investigación continúa.

Procesos avanzan

Tanto la Gerencia Médica de la CCSS, como la Auditoría de Servicios de Salud del Ministerio de Salud, tienen abiertas investigaciones tras las denuncias de pacientes.

Ninguna de las dos instituciones ha finalizado estos procesos.

Daniela Leitón Villavicencio fue la primera en denunciar los maltratos que recibió. Lo hizo en un mensaje que publicó en su cuenta personal en Twitter.

Posteriormente, en entrevista con La Nación, detalló los abusos que sufrió y también de los que fue testigo durante su internamiento, entre el entre el 12 y el 22 de junio pasados.

Por su parte, Angie Barboza contó cómo la sujetaron hasta dejar sus manos moradas, sin circulación, y lo que una psiquiatra de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) le sugirió hacer como estudiante de Medicina, que sabía qué tomar, conocía la anatomía y sabía “dónde cortarse”.

“Espero que hagan un alto en el camino en ese trato. Muchos hemos sido víctimas de maltrato. Sentí mis derechos y mi dignidad pisoteados. Sentí que no valía como persona”, dijo Barboza el día que contó su “pesadilla” en el Psiquiátrico.

Una comisión

El director hospitalario aseguró además que se creó una comisión interdisciplinaria para revisar cada una de las siete quejas que, según dijo, han recibido formalmente.

El funcionario aseguró que la comisión será permanente para seguir revisando cualquier otro reclamo sobre la calidad de la atención brindada.

La situación que se ha presentado, afirmó, permitirá reforzar el respeto a los derechos humanos de los enfermos mentales atendidos ahí.

“Esta situación nos ha permitido entender que sobre el escritorio está un tema: cómo se está atendiendo en el marco de los derechos humanos en el Hospital Nacional Psiquiátrico.

“Creo que es importante que esa comisión revise esos aspectos que son muy importantes. No es solo tramitar cada denuncia individual, como corresponde, sino ver en el fondo la situación que se está poniendo sobre la mesa”, dijo Elizondo.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.