Ángela Ávalos. 24 octubre
La nueva torre este, del Hospital Calderón Guardia, entró en funcionamiento con personal nuevo contratado exclusivamente para la atención de la pandemia. Construida con otros objetivos, tuvo que dedicar cinco de sus siete pisos a covid-19. Foto: CCSS
La nueva torre este, del Hospital Calderón Guardia, entró en funcionamiento con personal nuevo contratado exclusivamente para la atención de la pandemia. Construida con otros objetivos, tuvo que dedicar cinco de sus siete pisos a covid-19. Foto: CCSS

Más de 4.000 trabajadores temporales engrosan la planilla de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para enfrentar la atención de la pandemia de covid-19 en todos los hospitales públicos.

Los nuevos funcionarios llegaron a apoyar labores principalmente en el área de Medicina, donde el trabajo se ha multiplicado, a diferencia de otros servicios como Cirugía, Odontología o Radiología, a los cuales las medidas implementadas por la crisis sanitaria más bien les bajó el ritmo, por ahora.

Eso sucede en hospitales de Costa Rica y del resto del mundo; es una de las secuelas de la emergencia sanitaria.

Según la Dirección de Presupuesto de la Caja, la institución ha invertido ¢4.304 millones del fondo de contingencia en el pago del personal temporal.

Las principales contrataciones realizadas desde marzo corresponden a personal de Enfermería, con 845 profesionales en diferentes categorías de puesto.

Le siguen 667 asistentes de pacientes, y 411 trabajadores de servicios generales, principalmente misceláneos y operarios de mantenimiento.

En los últimos meses, también se han contratado 408 médicos generales, 406 auxiliares de Enfermería, y 135 guardas, entre un conjunto de casi 140 perfiles profesionales que han sido requeridos para el manejo de esta pandemia.

Hasta el 23 de setiembre, se contrataron temporalmente 4.023 personas, sobre todo para poner a operar servicios que eran prácticamente inexistentes antes de que se desencadenara la pandemia.

Entre ellos, los cinco pisos dedicados a la atención de la covid-19 en el Hospital Calderón Guardia, que originalmente no estaban previstos para estos fines.

Solo para el Calderón han incorporado 1.298 empleados más para la nueva torre y para atender a los pacientes ubicados en las alas sur y norte del complejo hospitalario.

Un total de 894 personas fueron contratadas para la operación del Centro Especializado de Atención de Pacientes con Covid-19 (Ceaco), y 1.069 más para hospitales regionales en todas las direcciones de Servicios de Salud que tiene la CCSS en el país.

Entre ellas, el Enrique Baltodano, de Liberia (Guanacaste); el Monseñor Sanabria (Puntarenas); y el Tony Facio (Limón).

ATENCIÓN DE COVID-19

Contratación de personal

FUENTE: CCSS    || INFOGRAFÍA/ LA NACIÓN.

En los hospitales fuera del área metropolitana ha aumentado la demanda de mano de obra para reforzar algunos servicios, sobre todo el área de valoración de emergencias, adonde llegan casos sospechosos de la covid-19.

Más desahogados

Entretanto, las intervenciones en quirófanos de todos los centros médicos están limitadas a emergencias, trauma y enfermos oncológicos, por considerar necesario quitar presión por otras causas al sistema de salud.

Desde hace siete meses, la Caja suspendió por tiempo indefinido las operaciones programadas, o electivas.

Solo se intervienen los pacientes en lista que tengan un criterio técnico médico de prioridad muy justificado.

Se han dejado de hacer más de 36.000 cirugías desde entonces, informó la Caja.

¿Qué hacen los cirujanos?

Se mantienen dando consulta, presencial en casos justificados, telefónica o virtual; pasan visita a pacientes hospitalizados y colaboran con las interconsultas que también salen de las llamadas áreas covid, adonde cada vez con más frecuencia llegan casos quirúrgicos de infectados con el coronavirus.

Eduardo Cambronero Hernández, director de la Red de Servicios de Salud de la Caja explicó la situación.

"Los servicios de salud en todo el mundo lo que han hecho es estratificar los riesgos de los pacientes en el campo quirúrgico, que es el más golpeado. Probablemente, aquí haya un grupo de gente que no es que esté haciendo nada, pero no está haciendo lo que hacía antes, efectivamente.

“Lo último que se activa (en el periodo pandémico en el que estamos) es el área quirúrgica, por el riesgo que tiene por la invasión de la vía respiratoria (cualquier cirugía, por sencilla que sea, requiere invasión de vías respiratorias para sedar al paciente).

"Esto implica que hay que aumentar los protocolos de bioprotección (equipos de protección para el personal y medidas de limpieza y desinfección de las salas tras cualquier procedimiento), y clasificar por riesgo de prioridad: los primeros en entrar en la fila (lista de espera) serán los primeros en ir evacuando”, dijo.

Un contraste de la situación se ha dado en el San Juan de Dios, donde la pandemia ha permitido acabar con la lista de espera de casi 1.000 pacientes de Hematooncología, una de las especialidades quirúrgicas sin restricciones para operar.

El impacto en las cirugías también se explica por la necesidad de reubicar anestesiólogos en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de los hospitales. Estos médicos están especializados en intubar pacientes, y esta es una de las principales tareas en UCI con enfermos complicados de covid-19.

Entretanto, en áreas como Odontología, que también solo atiende emergencias calificadas, han tenido que enviar a su personal técnico a apoyar, por ejemplo, en las estaciones de toma de temperatura a la entrada de los hospitales.

Los radiólogos son parte del personal médico que realiza una porción de su trabajo desde la casa, con teletrabajo, con lecturas de exámenes y emisión de informes diagnósticos.

Estos ejemplos, describen solo parte de las readecuaciones en los servicios de la Caja, clasificados como “no covid”, que también se han visto impactados de alguna forma con la pandemia.

Los adaptaciones se han hecho en los 29 hospitales, más de 1.000 Ebáis y 105 áreas de salud en todo el país.

Así, funcionarios que usualmente brindaban atención de Medicina General en algún Ebáis, han sido reubicados para dar seguimientos telefónicos o realizar visitas domiciliares a casos positivos de covid-19.

También, hay trabajadores que pasaron a formar parte de los equipos de respuesta rápida cuando aparecen brotes en hogares de ancianos, plantaciones o call centers.

Cerca de 3.000 trabajadores de los 59.000 que forman parte de la planilla de la CCSS, están en teletrabajo.

Se trata, principalmente, de funcionarios administrativos, pero también médicos especialistas, como radiólogos o patólogos, que pueden realizar desde sus casas las lecturas y emisión de informes con diagnósticos.

Todos los servicios de salud se han readecuado hasta físicamente para tener control sobre los flujos de pacientes, en áreas covid y en áreas no covid, de tal manera que se pueda reducir el riesgo de contagio en los centros de atención.

Gran bolsa de empleo

La CCSS mantiene una planilla total de 59.252 empleados, de acuerdo con el corte más reciente.

De ellos, 9.660 trabajan en sustituciones de trabajadores que se incapacitan o toman vacaciones. El presupuesto de remuneraciones del Seguro de Salud para el 2020 es de ¢1.526.273,4 millones.

Los 4.023 contratados durante lo que va de la pandemia pertenecen a ese grupo responsable de hacer los reemplazos.

Sus nombramientos son temporales pues permanecerán en sus puestos solo hasta que sean necesarios.

Después, quedan en un registro de elegibles para ser considerados en un futuro, explicó Wálter Campos Paniagua, director de la Dirección de Administración y Gestión de Personal, de la CCSS.

El Hospital San Juan de Dios es uno de los que ha abierto más espacios para pacientes con covid-19. En el incremento de las tareas resulta fundamental el trabajo de cada funcionario, como los de aseo por la trascendental labor de las tareas de limpieza y desinfección de los espacios hospitalarios. Foto: Carlos González/San Juan de Dios
El Hospital San Juan de Dios es uno de los que ha abierto más espacios para pacientes con covid-19. En el incremento de las tareas resulta fundamental el trabajo de cada funcionario, como los de aseo por la trascendental labor de las tareas de limpieza y desinfección de los espacios hospitalarios. Foto: Carlos González/San Juan de Dios

Campos reconoció que el incremento en el desempleo ha ayudado a alimentar las ofertas de la bolsa de trabajo institucional, que en marzo rondaba las 360.000. Actualmente, hay 413.831 hojas de vida de oferentes de servicios.

Este incremento, sin embargo, no ha impedido que se presenten dificultades para contratar personal en varios perfiles, aclaró.

“Hemos empezado a tener alguna dificultad de encontrar personal con experiencia, principalmente enfermeras profesionales especialistas en cuidado intensivo, y terapeutas respiratorios.

"La institución está montando un proceso de pasantía en ambos perfiles para capacitarlos con apoyo del Cendeisss (Centro de Desarrollo Estratégico e Información en Salud y Seguridad Social), y coordinado con Ceaco (Centro Especializado de Atención de Pacientes con Covid-19), los hospitales nacionales y la Gerencia Médica”, explicó el funcionario.

Hasta este 23 de octubre, permanecían hospitalizadas 521 personas; 201 de ellas en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Todos los hospitales han tenido dificultades para encontrar enfermeras con experiencia en cuidados críticos. En uno como el México, la jefatura de Enfermería creó su propia bolsa de enfermeras expertas en UCI, que le permitió tener algún personal formado disponible, informó la administración del centro. Foto: Cortesía
Todos los hospitales han tenido dificultades para encontrar enfermeras con experiencia en cuidados críticos. En uno como el México, la jefatura de Enfermería creó su propia bolsa de enfermeras expertas en UCI, que le permitió tener algún personal formado disponible, informó la administración del centro. Foto: Cortesía

De acuerdo con información de las gerencias Médica y de Infraestructura y Tecnología, de la CCSS, actualmente todas las unidades de la institución están dedicadas a la atención de la pandemia.

"En el caso de personal es igual porque en todo el país se trabaja según se requiera en atención covid. Las plazas se han contratado mediante la modalidad de sustitución por excepción para reforzar la atención en los diferentes servicios.

“En los centros, mucho del personal dedica ya sea la totalidad o alguna fracción de su jornada a atender directa o indirectamente usuarios o asuntos relacionados a la pandemia, mismo que puede variar según diversos factores, por ejemplo el estado epidemiológico de cada región o área”, informó la CCSS mediante su oficina de prensa.