Salud

CCSS asegura tener control sobre uso del fondo de contingencia para atención de pandemia

Responde a críticas de Contraloría y afirma que ha fortalecido la asignación, seguimiento y manejo de información sobre dineros invertidos para atención de la covid-19

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) afirma tener controles para garantizar el buen uso del fondo de contingencia, de donde se toman los dineros para comprar equipos y adaptar infraestructura en la atención de la pandemia.

De esta forma, las autoridades de la entidad se defienden de los resultados de un informe de la Contraloría General de la República (CGR), según el cual, la Caja desconoce el detalle de sus compras de emergencia para enfrentar la covid-19.

Esa auditoría, publicada el lunes 7 de junio, destaca la ausencia de un proceso integrado para recopilar, procesar, y generar información y rendición de cuentas sobre esos dineros; y la falta de informes periódicos sobre la ejecución de la reserva, así como la dificultad para vincular los recursos asignados con lo que finalmente se compró.

Gustavo Picado Chacón, gerente financiero de la Caja, dijo, por el contrario, que la institución ha fortalecido el proceso de asignación, control, seguimiento y uso de la información relacionada con esos dineros. Así lo hizo en un comunicado de prensa, enviado la noche del martes.

El fondo de contingencia de la CCSS asciende a ¢125.000 millones, de los que a diciembre del 2020, se habían destinado ¢76.000 millones a adquisiciones de excepción para atender los efectos de la pandemia en los servicios de salud públicos.

La CCSS alega que el informe de la CGR analiza solo una muestra de 58 expedientes de contrataciones excepcionales tramitados al 31 de mayo de 2020.

Asimismo, insistió en que en 15 meses de pandemia, los fondos se han utilizado en habilitar y ampliar servicios, contratar personal, adquirir pruebas diagnósticas, equipos de protección e insumos médicos, y en la compra de equipos.

A lo largo de ese período, sin embargo, han trascendido presuntas irregularidades en algunas de esas compras, como en el caso de las mascarillas para el personal de salud y, más recientemente, trascendieron inconsistencias con la compra de ventiladores mecánicos.

La Auditoría Interna y la Fiscalía tienen abiertas investigaciones.

Según la CCSS, cada solicitud para tener acceso a estos recursos requiere el análisis y aval del Centro de Atención de Emergencias y Desastres (CAED).

“La CCSS ha venido realizando acciones de mejora continua al proceso de asignación, control y seguimiento de la información relacionada con el fondo de contingencia, con los cuales se dispone de datos relevantes y oportunos para la toma de decisiones y se atienden las observaciones planteadas por la Contraloría General”, afirmó Picado.

Por su parte, el gerente interino de Logística, Esteban Vega de la O, destacó el papel que ha tenido en todo este proceso la implementación del Sistema de Compras Públicas (SICOP) en las 160 unidades de compra.

En su defensa, la CCSS destaca las siguientes acciones:

- Desarrollo de un nuevo procedimiento de compras excepcionales, urgentes o imprevisibles con herramientas para administrar los riesgos asociados, asegurar el cumplimiento de la normativa y la definición de roles y responsabilidades de los funcionarios.

- Uso de tecnologías de la información para las compras. Desde el inicio de la emergencia nacional por la covid-19, se creó un repositorio de datos en la página web de la CCSS como un mecanismo virtual para brindar información al público.

- Capacitación sobre el uso del Sicop a 4.000 funcionarios. Además, las 160 unidades de compra están acreditadas para el uso de ese sistema para dar trazabilidad, transparencia y homologar cerca de 32.000 códigos de compra.

- Aplicación Dashboard para recopilar la asignación de recursos del fondo y permitir un monitoreo de las inversiones de cada unidad ejecutora, clasificada por subpartidas presupuestarias y montos que se han asignado para la atención de la pandemia. Funciona, dice la CCSS, como un instrumento de control que permite determinar si los recursos que mantiene el fondo son suficientes o se requiere de un refuerzo económico adicional.

- Desarrollo de un Dashboard financiero para el registro de los movimientos asociados al fondo de contingencia, que permitirá contar con datos más oportunos sobre la ejecución de recursos.

- Creación de un equipo de trabajo intergerencial para la actualización del Manual de Procedimiento para la Gestión de la Reserva de Contingencia.

- Actualización de la metodología de cálculo y determinación del monto de fondo de contingencias, que permita a la CCSS disponer de recursos necesarios para atender emergencias como la actual.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.