Salud

CCSS desconoce cuánto gasta y qué compra para atender covid-19, alerta Contraloría

Carece de informes sobre ejecución de fondo de contingencia; tampoco tiene claro proceso de rendición de cuentas. A diciembre, había destinado ¢76.000 millones en compras de excepción

A pesar de que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ha utilizado cerca de ¢76.000 millones de su fondo de contingencia para atender los efectos de la covid-19 en sus servicios, todavía desconoce el detalle de esos gastos y qué se compró para la atención de la pandemia.

Un informe de la Contraloría General de la República (CGR) sobre los procesos de compra con dineros del Fondo de Contingencias detecta fallos importantes en la gestión de esas adquisiciones.

Según datos de la Contraloría, ese fondo ascendía, en el 2020, a ¢125.000 millones. A diciembre de ese año, alrededor de ¢76.000 millones se habían ejecutado en las llamadas compras de excepción.

Para la CGR, “resulta relevante fiscalizar para asegurar la consecución de los objetivos en el marco del interés público así como la transparencia de los respectivos procedimientos”.

La CCSS ha utilizado ese fondo para comprar insumos para la atención de la pandemia, utilizando mecanismos de excepción que le permitan traer con más rapidez, por ejemplo, equipo de protección personal, medicamentos y aparatos que faciliten la atención de los enfermos de covid-19.

Sin embargo, esos mecanismos de excepción la obligan a cumplir con ciertos procedimientos que, según el informe de auditoría de la CGR, no han sido seguidos al pie de la letra, como manda la legislación.

“(...) se reconoce que las compras realizadas por la CCSS, mediante el Fondo de Contingencias, son determinantes en la respuesta dirigida a salvaguardar la salud de la población costarricense.

“Ahora bien, aunque se trate de una emergencia, estos procesos de compra deben enmarcarse dentro de los principios de transparencia, eficiencia y eficacia que atañen a la gestión pública y que se plantean con el objetivo de salvaguardar el interés público”, reitera la auditoría.

La Nación solicitó a las autoridades de la CCSS, por medio de su oficina de prensa, una reacción a este informe. Al concluir la tarde de este lunes no se había recibido respuesta.

Los principales fallos encontrados en el informe presentado por la División de Fiscalización para el Bienestar Social y publicado en la página de la CGR, el 31 de mayo, son los siguientes:

- Sobre la calidad de la información asociada al manejo del Fondo de Contingencias del Seguro de Salud:

El informe de la Contraloría señala ausencia de un proceso integrado para recopilar, procesar, y generar información y rendición de cuentas.

Tampoco se cuenta con informes periódicos sobre la ejecución de la reserva, y la información no es trazable sobre los recursos asignados y lo que finalmente se compró.

La Contraloría no encontró vínculo entre el expediente de compra y los registros asociados al Fondo. Para la atención de la pandemia en el 2020, afirma el informe, no hubo proyecciones de gasto que justificaran el monto asignado en el presupuesto.

- Sobre los procedimientos para realizar compras de excepción:

El informe detectó ausencia de requisitos en la documentación del inicio de las contrataciones. También en la definición de especificaciones técnicas y en los criterios para evaluar y seleccionar ofertas en las compras de excepción.

Un 20,7% de los casos incumplen con un 60% o más de los aspectos evaluados. Entre ellos, en un 36,11% de los casos no se identificó un documento con el aval para dar inicio a la contratación, y en un 47,22% tampoco se encontró evidencia de la asignación de roles y responsabilidades en la ejecución de las contrataciones.

- Sobre el análisis que sustenta la selección de las ofertas en las compras de excepción:

En un 44,64% de las contrataciones valoradas no se encontró evidencia de estimaciones actualizadas; entre ellas, documentos con consultas al mercado con varios oferentes o la verificación con facturas u órdenes de compra anteriores.

Esta situación, según la Contraloría, se presentó en un 58,33% de las compras por situaciones imprevisibles, y en un 25% de los procedimientos de urgencia.

“La Contraloría estima que la ausencia de dichos requisitos impactan negativamente sobre el proceso de control y documentación de las contrataciones realizadas bajo los procedimientos de compras excepcionales, así como en la transparencia en el manejo de los recursos públicos involucrados en este tipo de contrataciones”, reitera el documento.

- Sobre la información que la CCSS publica en su página web sobre estos procedimientos:

- En un 16,67% de los casos, el objeto de compra se incluyó incompleto, y en un 55,17% no había un documento descargable para verificar la información de la página web.

La CCSS ha sido señalada, en múltiples ocasiones, por fallos en compras relacionadas con la atención de la pandemia.

Está todo el proceso vinculado con la adquisición de mascarillas. Recientemente, también trascendieron inconsistencias con la compra de ventiladores mecánicos, entre muchas otras que han salido a la luz pública durante la emergencia nacional, declarada desde marzo del 2020.

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.