Ángela Ávalos. 9 mayo
Las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), de la CCSS, registran una ocupación del 121%, informó la institución la noche de este 8 d emayo. Foto: CCSS
Las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), de la CCSS, registran una ocupación del 121%, informó la institución la noche de este 8 d emayo. Foto: CCSS

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) analiza elevar a condición de alerta roja la emergencia sanitaria provocada por la pandemia, ante la saturación de servicios hospitalarios debido al incremento exponencial de casos de covid-19.

Esta solicitud se la plantearon al CNE los jerarcas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Román Macaya Hayes y Roberto Cervantes Barrantes, presidente ejecutivo y gerente general, respectivamente, en una carta enviada este sábado, 8 de mayo.

En la misiva –que también enviaron al presidente Carlos Alvarado Quesada, y al ministro de Salud, Daniel Salas Peraza– las autoridades de la CCSS no solo hacen un recuento de la crisis, sino que plantean la necesidad de declarar alerta roja hospitalaria.

El análisis de esa petición, dijo la CNE, se hará según el ordenamiento jurídico y ante el impacto de la pandemia por covid-19 en las últimas dos semanas.

“La CNE ha solicitado a la CCSS la conformación del equipo técnico que, junto a esta institución, establezcan y prioricen las acciones para establecer las medidas de contingencia necesarias para mantener operativos los servicios de salud de todo el país, que garanticen la preservación de la salud y la vida de la población”, informó la CNE.

“La eventual declaratoria de alerta roja en un territorio específico requiere información sobre acciones de contención y mitigación en el primer nivel de intervención, la necesidad de habilitación de centros de cuidado básico y monitoreo del coronavirus, con el fin de activar los mecanismos de excepción establecidos en la Ley N 8488, bajo la ejecución operativa de la CCSS y la rectoría del Ministerio de Salud”, informó Alexánder Solís, presidente de la CNE, en un comunicado.

Para esto, se integró un equipo técnico junto a la CCSS y al Ministerio de Salud, que se reunirá este lunes, informó la CNE.

Por ahora, aclaró la Comisión, el país continúa con las alertas vigentes, en las que hay un 79% de los cantones en alerta naranja (65 territorios), siendo la cifra más alta en 14 meses de emergencia nacional por la pandemia.

En un comunicado de prensa, enviado a la 1:35 p. m. de este domingo, la oficina de prensa de la Caja confirma que las autoridades institucionales hicieron de conocimiento al Poder Ejecutivo “la condición crítica de saturación hospitalaria”, por el crecimiento exponencial de casos diarios.

Los voceros institucionales, además, reiteran que en los 80 años de historia de la CCSS “nunca se había tenido más de 1.000 pacientes hospitalizados por una misma patología”.

Este tema también fue planteado en un documento que firmaron los siete gerentes de la Caja y el director de atención de emergencias de esa institución, dirigido a Román Macaya el 7 de mayo con carácter de prioridad.

En ese oficio, los gerentes confirman la materialización del riesgo de saturación, y solicitan al jerarca interceder ante la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), para que “proceda en consecuencia con la declaratoria que corresponda en razón del nivel de emergencia en que nos encontramos frente a la saturación de los servicios de salud”.

(Video) Macaya confirma que más de 1.000 camas están con un enfermo de covid-19

La petición se justifica, de acuerdo con los gerentes, ante el “acelerado y desmedido aumento de casos detectados por covid-19, el tendiente aumento de personas fallecidas por esta enfermedad y la limitante que se está dando para la consecución del recurso humano, así como el desgaste de este tras 14 meses de enfrentar la pandemia”.

El documento, del cual tiene copia este diario, aparece firmado por los siete gerentes de la CCSS (gerente general, médico, financiero, administrativo, de Logística, Infraestructura y de Pensiones), además del director del Centro de Atención de Emergencias y Desastres (CAED), de la CCSS.

La nota, con todo el recuento de decisiones tomadas para el manejo de esta crisis y con la actualización de ocupación hospitalaria, tanto para pacientes covid-19 como para otras patologías, fue la que también enviaron el sábado al mandatario, al ministro de Salud y al presidente de la CNE, confirmó el gerente general de la CCSS.

Según ese texto, en la Sala de Análisis de Situación Nacional se discutió esta alerta, que está reservada “para momentos donde se determine la saturación en la capacidad de respuesta, por ejemplo, saturación de los servicios de salud”.

“Dentro de dicho contexto y en relación con la solicitud planteada en el Comité Estratégico Político (COE Político) el día 5 de mayo del 2021, sobre declarar alerta roja hospitalaria por parte de la CCSS, se hace ver que tal declaratoria no puede ser emitida por la Institución, dado que la normativa institucional no contempla la emisión de alertas como la pretendida, ni de ningún tipo relacionado, mismas que conforme el ordenamiento jurídico nacional competen a la Comisión Nacional de Emergencias”, advierten los gerentes.

“Conforme lo indicado en párrafos anteriores (...), la declaratoria de alerta roja se reserva para momentos en que se determine la saturación de la capacidad de respuesta, por ejemplo, como sucede en el caso de la Caja, la saturación de los servicios de salud, siendo esta situación la que sí corresponde a la Institución determinar y declarar, con fundamento en los criterios técnicos correspondientes que ya han sido expuestos, evidenciándose, como ya se ha manifestado de forma reiterada, que se ha materializado el riesgo y se ha producido la saturación de los servicios de salud.

“Por lo tanto, se tienen suficientes elementos objetivos, aportados por la Institución, para que la Comisión Nacional de Emergencias proceda en consecuencia con la declaratoria que corresponde en razón del nivel de emergencia en que nos encontramos frente la saturación de los servicios de salud, que ha ocasionado el aumento exponencial de casos covid-19; estando dicha Comisión facultada por Ley para declarar la alerta que se requiere de manera urgente”, finaliza el documento.

Riesgo materializado

Desde el jueves 5 de mayo, la Gerencia Médica de la Caja también envió un oficio (GM-5804-2021/GA-CAED-0279-2021) al presidente ejecutivo de la Caja y al gerente general, en donde solicitaba lo siguiente:

“Esta Gerencia en conjunto con el CAED (Centro de Atención de Emergencias y Desastres, de la CCSS) recomiendan, hacer de conocimiento de las autoridades competentes del Poder Ejecutivo, llámese Ministerio de Salud, Comisión Nacional de Emergencias, así como de la propia Presidencia de la República lo que aquí se está informando, debido al contexto tan complejo que amerita acciones inmediatas por parte de todo el Estado en procura de colaborar con las acciones que está realizando la Caja Costarricense de Seguro Social”.

En ese documento, que no especifica “las acciones inmediatas” visualizadas por la CCSS en ese momento, se detalla la precaria situación a la que estaba llegando la capacidad instalada de los hospitales públicos, en vista del incremento exponencial de casos.

Desde el jueves, La Nación ha intentado conversar sobre los alcances de ese oficio con Mario Ruiz Cubillo, gerente médico, pero no ha sido posible.

La CCSS tampoco ha informado, oficialmente, sobre los resultados de la negociación con centros privados, donde eventualmente enviaría enfermos no covid hospitalizados para desahogar hospitales públicos.

La oficina de prensa de la Caja informó la tarde de este domingo, ante consulta de La Nación, que la Gerencia General sigue con el proceso de negociación. “Cuando esté listo, se anunciará”, informaron.

En el boletín de prensa enviado por la CCSS, Román Macaya reconoció que esta situación “crea enormes retos de atención oportuna y de calidad de los pacientes covid y no covid, en algunos casos hasta demora el traslado de pacientes por falta de camas”.

“Todo esfuerzo está centrado en evitar que ningún paciente se quede sin una cama”, dijo Macaya sobre la saturación de las UCI, y reconoció que la atención óptima se está viendo comprometida.

El más reciente informe del Ministerio de Salud, del 7 de mayo, daba cuenta de 2.392 casos nuevos entre jueves y viernes, y 24 fallecidos: uno por hora entre ambos días.

En ese momento, había 1.175 personas hospitalizadas en todo el país, principalmente en hospitales públicos; 433 de ellas en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Los datos aportados por la Caja en un comunicado de prensa, la noche de este sábado, reportaban 1.153 camas ocupadas en sus hospitales, de las cuales 435 son de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

“La CCSS está sobrepasada en su capacidad institucional óptima de 359 camas UCI para adultos, este sábado 8 de mayo con 435 pacientes covid-19. Representa una ocupación del 121% con respecto a la capacidad recomendable”, informó en ese comunicado Mario Urcuyo, del equipo técnico de análisis de situación, de la Gerencia Médica.

Este sábado, varios hospitales informaron sobre el acondicionamiento de sitios, como bodegas, para trasladar ahí a enfermos no covid menos complicados, con el fin de abrir más espacio en los hospitales para atención de casos positivos de covid-19.

Esto sucedió en el hospital de Heredia, por ejemplo. También el San Juan de Dios coordinó con el CAIS de Desamparados para referir ahí a parturientas no complicadas y abrir espacio en el edificio patrimonial, en San José, para atención de casos de mayor urgencia.

Nota actualizada con información de CCSS, a las 2:17 p.m. del 9 de mayo