Ángela Ávalos. 6 mayo
Roberto Cervantes Barrantes fue nombrado gerente general de la CCSS el 3 de diciembre de 2018. Asumió el cargo el 1.° de enero del 2019. Foto: José Cordero
Roberto Cervantes Barrantes fue nombrado gerente general de la CCSS el 3 de diciembre de 2018. Asumió el cargo el 1.° de enero del 2019. Foto: José Cordero

Si las mismas autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) afirman que los hospitales están saturados y que a los enfermos con covid-19 se les reducen las posibilidades de tener los servicios que necesitan, ¿por qué no se ha recurrido a los hospitales privados?

El Ministerio de Salud emitió un decreto desde setiembre del 2020 para regular este tipo de servicios en situaciones de emergencia nacional, como la que se vive en este momento por la pandemia.

Aun así, ni la Caja ni los hospitales privados –representados por la Cámara Costarricense de la Salud– han logrado llegar a un acuerdo.

El espíritu de colaboración se mantiene, afirma el gerente general de la Caja, Roberto Cervantes Barrantes. Pero, según él, el asunto no es tan simple.

Asegura que hay detalles que todavía se deben precisar para consolidar una estrategia que podría desahogar a los hospitales públicos, al derivar hacia servicios privados los casos no covid.

El siguiente, es un resumen de la entrevista con Cervantes, la noche del miércoles 5 de mayo.

– ¿En qué estado se encuentran las negociaciones con centros médicos privados?

– Ya tuvimos un primer acercamiento la semana pasada. Hoy (miércoles 5 de mayo), tuvimos una nueva reunión con Massimo Manzi (director ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Salud). Siento que hay un espíritu de colaboración de la Cámara.

– ¿Cuáles son los requerimientos de la CCSS?

– Necesitamos saber qué es lo que nos ofrecen. Los requerimientos son cama para paciente no covid, que tenga enfermera o acompañamiento de Enfermería las 24 horas, y que tenga médico general las 24 horas. Eso es lo primero que les hemos solicitado. Y lo segundo, en cuáles especialidades (médicas) podrían acompañarnos.

– ¿Qué pretenden?

– Que algunos pacientes que están ingresados en hospitales y que, por A o B no se les puede dar salida, trasladarlos al cuidado de hospitales privados. Eso dentro de un espíritu de colaboración, dentro de algo que se la ha mencionado a ellos: la Caja está gastando mucho más y está recibiendo menos. Esto lo debemos entender todos, por la situación propia del país.

“Hoy, en lo que quedamos es en que iban a ver cuál es la oferta real, especialmente en el área metropolitana. Porque cuántas camas hay de privados en el país, uno más o menos lo sabe, pero cuántas nos pueden ofrecer ellos con estas características”.

– ¿Por qué con esas características?

– Porque a nuestro personal no lo podemos trasladar a hospitales privados. Este recurso lo estamos ocupando en estos momentos para manejar covid-19 y los pacientes no covid que tenemos ingresados.

“Ellos tendrían que disponer del personal, y hacerlo, como hemos hablado, con algo muy especial, ni siquiera se pueden llamar tarifas. Hemos hablado de la posibilidad de hacer un convenio de ayuda de parte de ellos hacia la institución. En esos términos es que lo hemos manejado”.

– ¿Por qué se ha tardado tanto, si la misma Caja dice que está en una situación crítica?

– Llevamos cuatro o cinco días, pero hay detalles que son complicados. Nuestros equipos están revisando aplicación de medicamentos, qué pasa si un paciente se pone delicado, cómo se va a manejar, dónde se van a hacer las placas de rayos X, dónde los tac.

“Esto llevaría toda una logística porque aquellos servicios que tiene la Caja y que la Caja puede dar, los tendríamos que continuar nosotros. Un paciente nuestro en un hospital privado que haya que hacerle un examen adicional, tendríamos que devolverlo a la Caja a que se le haga.”

– ¿Todo lo tendrían que poner ellos: personal, cama y servicios?

– Eso es en lo que estamos. A veces las distancias son muy cortas y todos estos servicios son muy caros. Precisamente, esas son las cosas que estamos analizando. También hay que tener mucha voluntad. No es fácil, ellos son varios hospitales.

“Aquí el acuerdo es ver cómo, entre todos, ayudamos al país. Obviamente, si esto lo logramos consolidar se ha pensado en extenderlo a las provincias. Pero en eso estamos: cuántas camas podrían darnos en este hospital, cuántas en este otro. Porque debemos entender que ellos también tienen su demanda”.

“Este es un trabajo que, como yo digo, la Caja es una pero ahora el país es uno. No debemos dividirnos para luchar contra esto”.

– A más tardar, ¿cuándo deberían ustedes tener definida la herramienta jurídica que usarán y el paquete de servicios?

– El para cuándo, yo todavía no le puedo decir. ¿Cómo lo vamos a hacer? Hay varias maneras. Podría ser por alguna de las vías que nos permite la Ley de Contratación Administrativa.

“Ayer (martes 4 de mayo para los lectores), don Román (Macaya Hayes, presidente ejecutivo de la CCSS), le hizo una excitativa al ministro de Salud y al presidente de la Comisión Nacional de Emergencias en el mismo sentido: que analizáramos ya la posibilidad.

“Pero, mientras tanto, hay un pronunciamiento. Estamos trabajando y preparando todas las condiciones. Igual, se lo dije a don Massimo, que podría ser que una noche de estas lo tenga que llamar y decirle: lo ocupamos ya. Pero no puedo precisarle, porque todavía hay requerimientos.

“Aquí quien demanda el servicio es la Gerencia Médica. Y en eso es en lo que estamos. Yo le digo a usted las pautas generales de lo que se requiere, pero probablemente tenemos más requerimientos que deben ser más específicos”.

– ¿Pero eso no lo debería tener ya listo la Gerencia Médica? ¿No es a la propia CCSS a la que le está urgiendo?

– Bueno, todas estas cosas, recuerde que la Gerencia Médica está atendiendo la emergencia. Y esos requerimientos prácticamente estaban hoy (miércoles 5 de mayo) o si no mañana (jueves 6 de mayo).

– Entonces, ¿mañana (jueves 6 de mayo) estarán esos requerimientos? Porque esto también forma parte del manejo de la emergencia.

– Sí, claro que sí.

– ¿Se ha puesto sobre la mesa de discusión alguna tarifa? ¿De dónde va a salir esta plata y con cuántos fondos cuentan para esta otra fase del abordaje de la emergencia?

– Estamos en coordinaciones con el viceministro de Salud (Pedro González) pero, dependiendo de la emergencia, si la Caja tiene que comenzar, empieza. Siempre y cuando la Junta Directiva me avale. Todo esto tenemos que analizarlo. En estos casos, la Junta Directiva me ha indicado que en cualquier momento, en una urgencia, los llame.

“Una tarifa no le puedo decir porque sería adelantar. Esperaría a que ellos me digan. Si ellos me ofrecen 50 camas, servirían montones, pero probablemente si me ofrecen 100 me servirían más. Esto es lo que vamos a determinar.

“Estaríamos informando a la prensa en el momento en que tengamos algunas decisiones más claras. Todavía hay posibilidades de ocupar algunos espacios, según lo ha notificado el doctor Ruiz (Mario Ruiz Cubillo, gerente médico).

“En eso es en lo que estamos. Luchando cada día para ver si podemos, mediante los mecanismos institucionales, brindar el servicio. Y si no, vamos a recurrir adonde sea.

“Cuando la Caja ha necesitado dar el servicio a los usuarios siempre lo ha dado. Esto es como cuando escasean los guantes, hacemos la manera de conseguir guantes donde sea. Así vamos a hacer: si necesitamos camas, conseguiremos camas.

“Que si las paga el Ministerio de Salud, la Comisión Nacional de Emergencias o la Caja, yo diría que aquí lo que prima es el servicio y la vida humana. En eso, yo estoy muy claro. Los costarricenses pueden tener seguridad en que estoy muy claro en que esto lo tenemos que apurar”.

– ¿Está claro cuál es el mecanismo jurídico que utilizarán, si será un convenio, y con quién lo firmarán?

– Me está preguntando cosas de abogados, y no soy abogado. Yo lo conversé con don Massimo, y le dije que, idealmente, debería ser con la Cámara. Eso sería lo ideal. Pero vamos a ver qué deciden ellos.

– ¿Cómo quedarían cubiertos los pacientes si algo pasa mientras están en un hospital privado, siendo pacientes de la Caja?

– Cuando nosotros contratamos cualquier servicio, todo eso se establece. Esos son los detalles. Ya nosotros tenemos experiencia en esto. Hace poco, ante la situación del (Hospital) México, tuvimos contrato con un hospital privado para operar pacientes, y se hizo con éxito.

“Todas esas cosas quedarán estipuladas en el convenio o contrato. Pero el paciente es de la CCSS. Eso sí quiero que quede claro: el paciente es de la CCSS”.

– En vista de que la ventana de tiempo se agota, ¿se atrevería a decir que esto debería estar esta misma semana?

– Trataríamos, pero es que aquí hay otras estrategias que se están implementando. Esta no es la única estrategia, hay otras. Esta es la que me tocó a mí. El doctor Ruiz tiene otras, el doctor Macaya, otras puertas que se están tocando aparte de los hospitales privados. Hay otras alternativas”.

–¿Cuáles son?

– Hace un año o año y medio, se trajo un barco con camas hospitalarias. Se está explorando esa posibilidad con distintos países, pero eso lo está haciendo don Román a través de Relaciones Exteriores. Como esa, hay otras que estamos buscando de expansión extrahospitalaria.

– En esto interviene la CNE y el Ministerio de Salud, pero el que más se ve en esto es usted, desde la Gerencia General. ¿Qué se hicieron los otros?

– La comunicación con el Ministerio de Salud y con el señor viceministro es directa. También con la Comisión de Emergencias. Hoy (miércoles) hubo una reunión sobre el tema. Todo esto está bien socializado. Este es un trabajo que, como yo digo: la Caja es una, pero ahora el país es uno.