Salud

800 estudiantes de Medicina varados y sin graduación por suspensión de internados en hospitales de CCSS

Ministro Salas cree necesario retomar esa formación así como las residencias ‘lo más pronto posible’; UCR decide no impartir materias este año para alumnos de tercero, cuarto y quinto año de carrera

Alrededor de 800 estudiantes de último año de Medicina no se graduaron el año pasado de médicos generales debido a que la CCSS paralizó la formación en sus hospitales, a causa de la covid-19.

En consecuencia, estos 800 alumnos de ocho escuelas de Medicina tampoco pudieron incorporarse al Colegio de Médicos y Cirujanos para ejercer su profesión, como lo tenían planeado antes de la pandemia.

El Colegio exige que se cumplan varios requisitos para graduarse y ejercer. Uno muy importante es la práctica conocida como internado rotatorio, permitida únicamente en los hospitales de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Esa práctica se realiza en el último año de la carrera, en cinco bloques: Medicina Familiar y Comunitaria, Pediatría, Ginecología, Medicina Interna y Cirugía.

En octubre, la CCSS solo aprobó reiniciar el bloque de Medicina Familiar y hasta la fecha no ha tomado ninguna decisión sobre el resto.

La institución justifica la paralización de estas prácticas por la necesidad de proteger a estudiantes, personal hospitalario y pacientes de eventuales contagios de la covid-19. El internado se suspendió desde marzo del 2020.

“Lo que nos frustra a nosotros como estudiantes es que llevamos bastante años desarrollando experiencia clínica. No llegamos a un hospital por primera vez sin saber qué hacer. Los protocolos de la CCSS son fáciles de seguir y hemos sido sumamente responsables. Nuestros tutores, en los hospitales, también nos cuidan”, comentó a La Nación, Diana González, estudiante de la Universidad de Ciencias Médicas (Ucimed).

David Romero Orocú, estudiante de Medicina de la UCR, también solicitó “encarecidamente” que sé un plan de regreso de los estudiantes de Medicina a los centros hospitalarios.

“La CCSS debería ser consciente de la enorme calidad de recurso humano que podría estar formando en este momento, en beneficio de la institución y del bien público en general, y considerar el regreso de la formación médica cuanto antes, como una inversión de rédito altísimo y a un plazo cortísimo”, dijo en un artículo publicado en Opinión, de La Nación.

Ministro de Salud: ‘tiene que irse retomando’

Según han manifestado reiteradamente las autoridades de la CCSS, se considera un riesgo meter a más personas a los hospitales, que atienden a los enfermos más delicados.

No obstante, el ministro de Salud, Daniel Salas Peraza, considera que se debe ir retomando lo que se interrumpió en el 2020.

“Sabemos que no es un tema fácil. Desde la rectoría, consideramos que tiene que irse retomando y haciendo los ajustes necesarios tanto en las residencias como en los internados.

“Estaremos entrando en conversaciones con la Gerencia General de la CCSS, porque sí, a menos de manera extraoficial, hemos expresado que este es un año para ir retomando esos programas”, dijo Salas a La Nación en referencia a la situación que también enfrentan decenas de residentes en Medicina.

Los residentes ya son médicos generales que fueron aceptados en un programa de posgrado para cursar alguna de las 57 especialidades médicas aprobadas por la CCSS, como Ortopedia, Urología o Anestesia.

Este grupo también resultó afectado con la paralización del programa de formación; 449 de ellos han apoyado a los hospitales en la atención directa de enfermos de covid-19.

“No esperamos enfrascarnos en no retomar internados y residencias... Esa no es la posición. Entre más temprano se pueda hacer mejor. La visión país es que tenemos que ir retomando esas residencias y esos internados”, reiteró el ministro Salas, para quien el proceso debe ser paulatino, no masivo.

Cursos no se abrieron este año

La preocupación de estudiantes y universidades llegó hasta el despacho de la primera vicepresidenta de la República, Epsy Campbell, quien convocó, la semana pasada, a un encuentro para escuchar a las partes involucradas.

“En conjunto con Casa Presidencial queremos buscar una ruta para el retorno del internado. La propuesta es que se vaya haciendo de manera escalonada.

“Por ejemplo, se propone continuar con el bloque de Pediatría en el Hospital Nacional de Niños, que no es un centro covid”, comentó Lizbeth Salazar, directora de la Escuela de Medicina de la Universidad de Costa Rica (UCR).

El 2 de febrero se realizará otra reunión en el mismo lugar, agregó.

La Escuela de Medicina de la UCR, confirmó Salazar, decidió no abrir este año más cursos para estudiantes de tercero, cuarto y quinto año de la carrera mientras la CCSS no disponga de cupos para prácticas hospitalarias. En total, solo en esa universidad, hasta nuevo aviso se verán afectados otros 800 alumnos de esos niveles.

El decano de la Facultad de Medicina de la UCR, Fernando Morales Martínez, confirmó que esa universidad integró una comisión de estudio para analizar el impacto de la pandemia en el proceso de formación de todos los estudiantes del área de la Salud en esa institución.

Eso incluye, además de Medicina, carreras como Enfermería, Farmacia, Microbiología, Nutrición, Salud Pública y tecnologías.

“Estamos abocados a un análisis profundo de cómo sería la manera de abordar la situación. Hay carreras como Farmacia, en donde sí lograron cerrar los cursos con éxito, pero no es el caso de carreras como Medicina”, confirmó Morales, quien integra esa comisión.

“Todo se ha descolocado”, dice Morales en referencia a los trastornos provocados por la pandemia en todo el mundo.

“Hay una realidad: la de los muchachos haciendo internado y de quienes cursan especialidades. Los estudiantes mismos de Medicina que requieren hacer práctica. Medicina requiere obligatoriamente de prácticas. Esto no puede virtualizarse, como mucha gente piensa. La UCR no apuesta por ese lado. Sí, tiene que complementarse con todas esas prácticas que no se han podido dar.

“Otro escenario, es el de la CCSS. Entiendo que (la paralización de los programas de formación) es por el temor al contagio de los muchachos”, afirmó Morales.

‘Eso va a generar falta de médicos generales’

El rector de la Universidad de Ciencias Médicas (Ucimed), Pablo Guzmán Stein, respeta el criterio técnico externado hasta ahora por la CCSS y reconoce, dice, la crisis que ha generado la pandemia.

“Yo respeto ese criterio técnico. Los hospitales y el personal son de la CCSS, pero lo que me preocupa con el tema de internos es que están prácticamente parando la formación de médicos. Son más de 1.400 internos que no se van a graduar entre 2020 y 2021.

“Eso va a generar falta de médicos generales que son lo que concursan para especialidades, y una carencia de personal no solo para atender la pandemia sino otras patologías no covid. Esto de detener la formación académica es un riesgo para el país, va a ser un cuello de botella muy peligroso”, advirtió Guzmán.

Esa universidad privada no ha paralizado los cursos en otros niveles. Se apoya en un hospital simulado. “El problema en todas las universidades es con el internado, que sí se necesita que los estudiantes estén todo el día en los hospitales”.

Carlos Araya Fonseca, vocal de la Junta de Gobierno del Colegio de Médicos y Cirujanos, confirmó que las autoridades de ese cuerpo profesional lamentan la situación de los estudiantes de pregrado y posgrado, pero aclara, al mismo tiempo, que “tampoco el Colegio puede ir en contra de las decisiones del país”.

“No se puede cerrar los ojos a eso. No podemos ir contra el bien común. En este momento, en este Colegio estamos alineados al bien común. Instamos a la institución que tan pronto sea posible se reinicie la formación tanto del posgrado (residencias) como del pregrado (internado rotatorio), pero de acuerdo a lo que el país necesite. También seremos vigilantes de que el país reciba los profesionales con la calidad en la formación que nuestro sistema de salud merece”, dijo Araya.

El estudiante David Romero, de la UCR, llamó a las autoridades a considerar, también, las implicaciones que la medida tiene en cada alumno.

“Cada uno de nosotros significa un ser humano que, por ejemplo, no podrá justificar una solicitud de beca –de la cual depende para vivir mientras estudia– ni podrá justificar ante un juzgado la solicitud de una pensión alimentaria, porque no está estudiando, porque le es imposible matricular cursos; no podrá justificar el aseguramiento en la CCSS sin ser estudiante activo”, dijo.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.