Política

‘No quieren que nosotros hagamos el tren’, dice Carlos Alvarado

Luego de reprochar a la oposición, el mandatario dijo que el proyecto quedará ‘llave en mano’ para el próximo gobierno

El presidente de la República, Carlos Alvarado, manifestó este jueves que los diputados se oponen al proyecto del tren eléctrico porque no quieren que la obra empiece durante su administración.

De acuerdo con el mandatario, esa es la única explicación por la cual no se ha logrado avanzar con el plan para construir el sistema de transporte público sostenible, que conectaría San José, Alajuela, Heredia y Cartago, a través de 84 kilómetros de vías.

Por ese motivo, aseguró Alvarado, su administración dejará listo el plan, para que el siguiente gobierno empiece a construir la obra pública bajo la figura de concesión.

“Yo creo que aquí no se ha querido hacer por una razón: no quieren que nosotros lo hagamos. Y está bien. A mí no me importa que sea algo hecho por Carlos Alvarado, por Claudia Dobles o por nuestra administración. A mí lo que me interesa es que esté para Costa Rica.

“Ahí estará, llave en mano, listo para que Costa Rica goce de eso. Eso es lo único importante”, manifestó.

Alvarado dio las declaraciones este jueves a la prensa, durante su visita al centro de vacunación en Plaza Lincoln, Moravia. El presidente fue consultado sobre la opinión de algunos candidatos presidenciales sobre el proyecto.

Diputados del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) y del bloque fabricista de Nueva República han criticado los estudios de factibilidad realizados con respecto al tren eléctrico.

Entretanto, los congresistas del Partido Liberación Nacional (PLN) se debaten entre el apoyo al proyecto con una fuerte revisión del mismo, o el freno total a la propuesta debido a la situación fiscal del país.

No obstante, el mandatario alegó que los análisis fueron revisados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA), el Incae Business School y el Fondo Verde del Clima de Naciones Unidas.

Este último organismo aprobó, en julio pasado, un financiamiento por $250 millones con una tasa de interés del 0% a 40 años plazo. Además, Costa Rica comenzaría a pagarlo 10 años después de que el empréstito quede en firme.

Con la aprobación del préstamo, gestionado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), el país también recibiría una donación de $21,3 millones para construir obras complementarias al medio de transporte, como ciclovías y espacios públicos.

“Hay cuatro estudios, además del BID, que señalan su conveniencia. Tenemos la línea de crédito del Fondo Verde, que básicamente es dinero a tasa cero a 40 años.

“Uno no lo dice así, pero en lenguaje popular sería ‘dinero regalado’ para hacerlo porque no tiene tasa de interés y, además, tiene un plazo larguísimo. El proyecto también tiene un cartel licitatorio.

“Procederá seguir ese proceso. Y la próxima administración, probablemente lo que podrá hacer, todo llave en mano, es decir ‘ejecútese’, y eso será en beneficio de Costa Rica”, dijo Alvarado.

La construcción del tren eléctrico depende de la aprobación del contrato de préstamo por $550 millones con el BCIE. Ese crédito ya tiene las condiciones especiales aprobadas por el Fondo Verde.

El proyecto de contrato de préstamo se encuentra atascado en la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Legislativa. El Poder Ejecutivo no convocó la iniciativa durante los ocho meses de sesiones extraordinarias debido al escaso apoyo que tiene el plan.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.