Política

Izquierdista Gabriel Boric es declarado ganador de las elecciones presidenciales en Chile

Joven de 35 años consigue el 55,85% de los votos y se impone sobre el ultraconservador José Antonio Kast, para convertirse en el presidente más joven en la historia de Chile

Santiago. El izquierdista Gabriel Boric ganó el balotaje presidencial de este domingo en Chile con el 55,86% de los votos, contabilizado el 99,47% de las mesas, informó el Servicio Electoral (Servel). A sus 35 años, la edad mínima para postular a la Presidencia de Chile, Boric se convierte en el presidente más joven en la historia del país, al imponerse al candidato ultraderechista José Antonio Kast.

Boric tomará posesión del cargo el 11 de marzo de 2022. Su contrincante, el ultraderechista José Antonio Kast, felicitó a Boric y reconoció su victoria.

“Desde hoy es el Presidente electo de Chile y merece todo nuestro respeto”, afirmó Kast, según reseñó la prensa chilena. “Acabo de hablar con Gabriel Boric y lo he felicitado por su gran triunfo. Desde hoy es el Presidente electo de Chile y merece todo nuestro respeto y colaboración constructiva. Chile siempre está primero”, publicó posteriormente en Twitter.

Las calles de Santiago estallaron en fiesta la noche del domingo, al conocerse los resultados de la contienda. Los automovilistas hicieron sonar sus bocinas y miles de personas comenzaron a reunirse sobre la avenida Alameda, la principal arteria de la capital chilena, donde Boric daría su primer discurso como presidente electo.

“Estoy muy emocionada. Es una lucha que viene desde hace muchos años, de nuestros padres y de nuestros abuelos”, dijo a la AFP Daniela, una barista de 27 años que no dio su apellido.

“Me siento bien, porque van a haber muchos cambios que van a ayudar a la clase trabajadora”, afirmó por su parte Luis Astorga, quien trabaja en la construcción y celebraba en el centro de Santiago el triunfo del candidato izquierdista.

En una tradición republicana, Sebastián Piñera, actual mandatario de Chile, llamó a Boric una vez confirmado su triunfo, y éste le contestó.

“Quiero que sepa usted y la gente que voy a dar lo mejor de mí para estar a la altura de este tremendo desafío, y que nuestro país saca lo mejor de sí cuando nos unimos. Le agradezco su llamado, me parece que habla muy bien de Chile y nuestra democracia. Es algo que tenemos que mantener y reforzar y cuidar entre todos y todas”, dijo Boric en una primera reacción tras su triunfo.

La jornada electoral estuvo marcada por denuncias de falta de transporte público en Santiago y otras zonas urbanas, hasta el punto que ciudadanos particulares ofrecieron sus vehículos para trasladar a votantes.

Incluso, el presidente del Servicio Electoral de Chile (SERVEL), Andrés Tagle, le trasladó al Gobierno su “preocupación” por la falta de frecuencia de transporte público en la ciudad de Santiago.

Tagle “sostuvo una conversación con la ministra (de Transportes) Gloria Hutt, donde manifestó su preocupación por la frecuencia del transporte público, particularmente en la Región Metropolitana”, explicó el SERVEL en su cuenta en Twitter.

‘Con las manos limpias’

Nacido en la austral ciudad de Punta Arenas, a unos 3.000 km al sur de Santago, Boric y su propuesta de avanzar hacia un Estado de bienestar se impuso al proyecto de orden y continuidad neoliberal de Kast. Diputado y exlider estudiantil, tiene la edad mínima para postular a la presidencia en Chile.

Aspiró a la Presidencia por la coalición Apruebo Dignidad, que reúne al Frente Amplio —del cual forma parte— y el Partido Comunista. En esta segunda vuelta, concitó el apoyo de todos los partidos de la centro izquierda.

Sin intención de liderar una candidatura presidencial hasta el año pasado por considerarse “sin experiencia”, en mayo se impuso sorpresivamente en las primarias de la izquierda a Daniel Jadue, candidato del Partido Comunista y alcalde del barrio de Recoleta, en el norte de Santiago.

“Somos nuevas generaciones que entran a la política con las manos limpias, el corazón caliente pero con la cabeza fría”, afirmó Boric tras emitir su voto en Punta Arenas.

Su propuesta estaba en las antípodas de Kast, quien buscaba mantener los pilares del sistema neoliberal impuesto por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). Boric propone garantizar una serie de derechos sociales que financiará con una reforma fiscal que recaudaría un 5% adicional del PIB en su gobierno.

Chile atraviesa profundos cambios desde 2019, cuando surgieron multitudinarias protestas —algunas muy violentas— en reclamo de una mayor igualdad y derechos sociales. El denominado “estallido social” desencadenó un proceso para redactar una nueva Constitución en reemplazo de la promulgada durante la dictadura de Pinochet.

La Convención que redacta el nuevo texto, dominada por representantes de izquierda, debería concluir su trabajo a mediados del próximo año, bajo la mirada del nuevo mandatario. Nunca antes desde el retorno a la democracia, en 1990, se enfrentaron en un balotaje candidatos que no pertenecen ni a la antigua Concertación de partidos de centro izquierda ni a la Alianza derechista.