Óscar Rodríguez. 8 febrero
La apreciación de los eurobonos costarricenses se inició a finales de noviembre pasado, cuando la Sala IV despejó el camino para la aprobación de la reforma fiscal. Foto: Jorge Arce/Archivo
La apreciación de los eurobonos costarricenses se inició a finales de noviembre pasado, cuando la Sala IV despejó el camino para la aprobación de la reforma fiscal. Foto: Jorge Arce/Archivo

Los bonos de deuda costarricenses colocados en el mercado internacional (eurobonos) comenzaron a mostrar, desde finales de noviembre del año pasado, un incremento en el precio.

Entre las razones de la mejora en la cotización de los eurobonos ticos (por ende, un menor rendimiento), existen factores internos y externos, coincidieron economistas consultados por La Nación.

La principal razón de índole local fue aprobación de la reforma fiscal, mientras que en el exterior, se relaciona con la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos (la FED), de tener “paciencia” en la subida de sus tasas de interés durante el 2019, tal y como lo anunció la entidad, el pasado 30 de enero.

Aldesa, empresa especializada en mercado bursátil, estimó que el incremento promedio del precio de los títulos de deuda externa ha sido del 10%, de noviembre 2018 a la fecha.

Por ejemplo, el bono con vencimiento al 2044 reportó un precio de 80,37%, el pasado 23 de noviembre, y se ubicó en 91,01% este 7 de febrero, es decir, un incremento del 13,2%, muestran los datos aportados por Aldesa.

En el mismo periodo, el bono que vence en el 2025 pasó de un precio de 81,70%, a 89,72%.

La relación entre el precio y el rendimiento de un bono es inversa, esto implica que cuando el costo del instrumento sube, la tasa de interés baja.

Si los inversionistas están anuentes a recibir un rendimiento más bajo por un determinado bono, esto hace que su cotización tienda a subir.

El Gobierno costarricense tiene colocados en el extranjeros eurobonos por un saldo de $4.250 millones, según datos del Ministerio de Hacienda.

Razones del ajuste

Para Aldesa la tendencia del precio de los eurobonos cambió cuando la Sala IV no encontró vicios de procedimiento ni de forma en el plan fiscal, situación que ocurrió a finales de noviembre.

“La aprobación de la reforma fiscal generó un flujo neto de compra de bonos de Costa Rica, principalmente el título con vencimiento al 2045”, argumentó la firma bursátil.

Un déficit fiscal menor al esperado también favoreció a la apreciación de los bonos costarricenses, destaca Aldesa.

El déficit financiero del Gobierno Central de Costa Rica cerró, en el 2018, en un monto equivalente al 6% de la producción interna bruta (PIB). La previsión del Banco Central era del 7,2% de la producción.

En el caso de la influencia internacional, se ha observado una mejora en el precio de los bonos soberanos de países emergentes, como resultado de la decisión de la FED sobre dar estabilidad a sus tasas, destacó Johnny Mora, director de Fondos de Inversión de Grupo Financiero Acobo.

“El movimiento de precio (...) es reflejo de la combinación entre una mejor percepción del riesgo, una mejor captación interna y un poco del contagio de las condiciones favorables externas hacia mercados emergentes por la posibilidad de mayor estabilidad en tasas en Estados Unidos”, recalcó Mora.

El aumento en el precio de los títulos soberanos de Costa Rica y la consecuente baja en los rendimientos ocurre en un momento en que el Ministerio de Hacienda impulsa la aprobación, en el Congreso, de un nuevo endeudamiento externo por $6.500 millones por un plazo de seis años.

Para Freddy Quesada, gerente general de INS Valores, si la tendencia de los eurobonos sigue, sería positivo para las intenciones del Gobierno de volver a los mercados internacionales.

“De mantenerse una tendencia de incremento en el precio de los bonos, que a su vez permita a la curva soberana de Costa Rica ajustarse hacia rendimientos menores en los diferentes bonos , favorece al país colocar los nuevos bonos de deuda externa a un menor costo”, resaltó este analista.

Para el economista Vidal Villalobos, la tendencia actual permitiría a Hacienda alargar el vencimiento de la deuda externa.

"Actualmente el eurobono de mayor plazo es con vencimiento a 2045, no sería raro que se logre colocar al 2050", destacó el especialista.

Villalobos recalcó que emisiones a mayor plazo permitirían al país llegar a inversionistas grandes en el extranjeros, como fondos de pensiones, aseguradoras y fondos de inversión.