Aarón Sequeira. 4 diciembre, 2018
04/12/2018, Asamblea Legislativa, Comparencencia Ministra de Hacienda Rocío Aguilar sobre los eurobonos, fotografía Rafael Murillo
04/12/2018, Asamblea Legislativa, Comparencencia Ministra de Hacienda Rocío Aguilar sobre los eurobonos, fotografía Rafael Murillo

La ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, aseguró este martes, en la Comisión de Económicos del Congreso, que la autorización para colocar hasta $6.000 millones en bonos de deuda externa permitirá estabilizar el nivel de la deuda pública del Gobierno al conseguir dinero prestado con tasas más bajas y mayor plazo para pagar.

Según la jerarca, el país podría colocar afuera títulos valores en mejores condiciones que las del mercado interno, con 500 inversionistas institucionales del mundo, con la ventaja de que ya no buscarían dólares dentro del país, sino fuera.

Aguilar insistió en que la medida no implicaría un aumento de la deuda, sino una mejor deuda, con menores tasas de interés y renegociando deudas que están por vencer en los próximos años.

Por ejemplo, en intereses se podrían obtener diferencias de hasta 7,25 puntos hacia abajo, así como buscar plazos mayores cinco años en vez de los cortos plazos obtenidos, en el mercado costarricense, para pagar el dinero prestado.

Solo con el voto de la Sala Constitucional sobre la reforma tributaria, ya las tasas de interés para las colocaciones del Gobierno han bajado en 1,4 puntos.

De hecho, un día después de aprobado el plan fiscal en segundo y definitivo debate y de que Carlos Alvarado lo firmara como ley, Aguilar dijo que al mercado interno le cuesta dimensionar los efectos del avance del plan fiscal.

En cambio, el mercado internacional sí reaccionó muy positivamente al fallo de los magistrados constitucionales.

Aguilar cree que, incluso, “es posible que los mercados sigan reconociéndole a Costa Rica el valor de esa reforma fiscal”.

“Nos falta que el mercado local también reconozca el valor de esa reforma y eso se pueda traducir en una mejor captación interna, a plazos más largos y tasas más bajas”, indicó la ministra de Hacienda.

De hecho, la jerarca espera que esa mejora en la captación les ayude a satisfacer antes de las fechas de diciembre las últimas obligaciones económicas del año, entre ellas el pago al Banco Central de las letras del tesoro, el pago de salarios y de aguinaldos.

“Lo que estamos haciendo es resolver cómo financiar esto de una manera óptima, balanceada, con menos riesgos y congojas para hacer frente al nivel de la deuda actual”, indicó.

La propuesta del Ministerio de Hacienda es una colocación total de $6.000 millones, la mitad colocable en dos años, a un máximo de $1.500 millones por año, y un tope de $1.000 millones para los tres años siguientes.

Consultada por los legisladores sobre la razón para aumentar la solicitud de autorización de $4.000 millones a $6.000 millones, Rocío Aguilar explicó que se hizo una revisión de las necesidades de financiamiento y de pago de vencimientos de deuda.

De hecho, explicó que, para el 2019, las necesidades de financiamiento rondan los $8.470 millones, mientras que para el año siguiente serán de $7.700 millones

“En política de endeudamiento, nos quedan unos tres o cuatro años para hablar de superávit en el endeudamiento”, dijo Aguilar.

La jerarca agregó que hay una muy limitada capacidad de que el Gobierno se siga financiando en el mercado local, por la “limitada capacidad de ahorro y las limitaciones propias del mercado”.

Adujo que Hacienda ha venido ejerciendo mucha presión en las tasas de interés, por lo que salir a buscar financiamiento fuera alivia el mercado interno y, además, permite tener presencia internacional, pero apuntó que esa debe ser constante.

Actualmente, el Gobierno compite por recursos con los bancos y otros inversionistas de alto nivel en el mercado interno y eso dificulta la captación.

Aguilar enlistó así los beneficios que derivarían de la posibilidad de colocar los conocidos eurobonos:

-Reducir la presión en el mercado local por las tasas de interés

-Efecto de hasta 400 puntos base (4%) en las tasas de interés

-Impacto importante en materia de reactivación económica, porque permite a Costa Rica, a bancos y empresas nacionales obtener mejores condiciones de financiamiento

-Se podrá enfrentar los vencimientos de deuda de los próximos años

-No se incrementa el riesgo cambiario

-Hay acceso a recursos frescos y a mejorar el perfil de la deuda

-Permite diversificar la cartera y tener acceso a más de 500 inversionistas institucionales del extranjero

Advirtió también la ministra que no es conveniente entrar, salir y volver a entrar al mercado externo, como lo ha hecho Costa Rica después de las últimas colocaciones hechas por el gobierno de Luis Guillermo Solís.

¿Texto sustitutivo o no?

Aunque Rocío Aguilar pide la autorización para colocar eurobonos con un texto sustitutivo, que le caería encima a un proyecto de ley dejado por la administración Solís Rivera, dos diputados manifestaron sus dudas.

Particularmente, Gustavo Viales, de Liberación Nacional, y el independiente Jonathan Prendas le pidieron a la ministra considerar la posibilidad de presentar su versión de los eurobonos como un nuevo proyecto y así evitar eventuales problemas de inconexidad.

El proyecto de la administración pasada, bajo expediente 20.535, Ley para el uso de mecanismos de financiamiento en el mercado internacional, no fijaba un monto específico para la colocación externa.

Prendas expresó que, particularmente, le da muy poca confianza que se trabaje sobre un proyecto que había planteado el exministro de Hacienda Helio Fallas Venegas, cuestionado por los diputados por el hueco en el pago de la deuda pública que dejó.

No obstante, no se tomó ningún acuerdo, por el momento, para seguir adelante con el texto sustitutivo o presentar la propuesta de Hacienda como un nuevo expediente.