Patricia Leitón. 27 agosto
Las exportaciones de Costa Rica desde el Régimen de Zonas Francas sumaron US$5.124,4 millones en 2017, lo que representó el 48,2% del valor total de exportaciones de bienes del país, recordó Azofras. En la foto planta de dispostivos médicos de Bayer. Foto: Albert Marín.
Las exportaciones de Costa Rica desde el Régimen de Zonas Francas sumaron US$5.124,4 millones en 2017, lo que representó el 48,2% del valor total de exportaciones de bienes del país, recordó Azofras. En la foto planta de dispostivos médicos de Bayer. Foto: Albert Marín.

Las empresas ubicadas en el Régimen de Zona Franca tendrían que pagar el impuesto al valor agregado (IVA) sobre las compras de bienes y servicios que realicen para producir otros bienes que vendan en el mercado local.

No obstante, las firmas continuarían exentas del tributo por aquellas compras utilizadas en fabricar mercancías que vendan al mercado exterior.

Así quedó establecido en el último texto sustitutivo que presentó el Gobierno a la Asamblea Legislativa (21 de agosto) y sobre lo cual llamaron la atención, este lunes 27 de agosto, la Cámara Costarricense Norteamericana de Comercio (AmCham) y la Asociación de Empresas de Zonas Francas de Costa Rica.

El artículo 22 de la Ley de Zonas Francas permite a estas empresas colocar hasta 25% de sus ventas totales en el mercado local.

El viceministro de Hacienda, Nogui Acosta, explicó que el objetivo de la medida es evitar un tratamiento diferenciado entre las empresas que venden en el mercado local, pues si está en Zona Franca queda exenta, pero si no está, lo debe pagar.

“Lo que estamos tratando de hacer es permitiendo que haya un equilibrio entre las empresas en el mercado local y las empresas en Zona Franca, esto no elimina ninguno de los beneficios, ni tampoco cambia las condiciones, en las cuales las empresas ubicadas en Zona Franca que exportan", manifestó Acosta.

Argumentó que la Ley de Zonas Francas nunca fue pensada para zonas rrancas que vendiesen en el mercado local.

Elías Soley, presidente de AmCham, consideró muy desafortunada esta modificación que se incorporó en el nuevo texto, ya que genera inseguridad jurídica afectando los encadenamientos productivos; es decir, la compra que hacen las firmas en Zona Franca de insumos a empresas locales.

“En AmCham hacemos esta alerta ya que consideramos que, de aprobarse esa medida, se estarían cambiando las reglas del juego y atentando contra la seguridad jurídica que requieren las empresas que operan en Zonas Francas, resultando en un menoscabo a la competitividad del país.”, comentó Soley.

Según Soley, la iniciativa del Ministerio de Hacienda no es congruente con el deseo del presidente Carlos Alvarado, quien reiteradamente ha manifestado que esta reforma no afectará las Zonas Francas.

Por su parte, Jorge Brenes, presidente de Azofras, consideró que vulnerar los beneficios e incentivos que gozan actualmente las empresas amparadas a zonas francas tendría repercusiones altamente perniciosas para el país y para el sector.

“Las empresas vienen a Costa Rica no precisamente porque sea el país más barato para instalarse, sino porque encuentran un lugar que respeta la seguridad jurídica, donde su capital humano es altamente capacitado, y donde tenemos una robusta plataforma comercial”, comentó Brenes.

Brenes recordó que cada $1 de incentivo que reciben estas empresas es devuelto al país con un retorno de hasta $6,2, según informes de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), el Ministerio de Comercio Exterior (Comex) y la Coalición de Iniciativas de Desarrollo (Cinde).