Marvin Barquero. 9 diciembre, 2018
El Valle Central conserva una importante actividad cafetalera, pese a la presión del sector inmobiliario y de otras actividades para reducir su área. Aquí, en Sabanilla de Alajuela, en el beneficio Santa Eduviges, la temporada de cosecha del año pasado. Octavio Centeno Calero y su hija Abigail Centeno recolectaron el grano. Foto: John Durán
El Valle Central conserva una importante actividad cafetalera, pese a la presión del sector inmobiliario y de otras actividades para reducir su área. Aquí, en Sabanilla de Alajuela, en el beneficio Santa Eduviges, la temporada de cosecha del año pasado. Octavio Centeno Calero y su hija Abigail Centeno recolectaron el grano. Foto: John Durán

La cosecha de café de Costa Rica bajará un 11% en el actual periodo en recolección (2018-2019) frente al resultado del año cafetalero 2017-2018, de acuerdo con las cifras solicitadas al sector.

El informe aportado por el Instituto del Café de Costa Rica (Icafé) estableció que para el periodo 2018-2019, cuya recolección está actualmente en marcha y se terminará alrededor de abril del próximo año, se prevé una producción total de 1.802.304 fanegas de grano en fruta (corresponden a igual cantidad de sacos de 46 kilos o quintales de grano beneficiado). Esta cifra es la segunda estimación de la cosecha de este periodo, realizada por el Instituto en setiembre pasado.

En tanto, la cosecha nacional del periodo 2017-2018 cerró, según el Icafé, en 2.017.935 fanegas en fruta. Esto significa que para el actual periodo habrá una merma prácticamente del 11% o una producción inferior en 215.631 fanegas.

La directora ejecutiva del Icafé, Xinia Chaves, explicó que tradicionalmente los altibajos de la cosecha cafetalera costarricense se explican por el comportamiento cíclico de las plantaciones, es decir, que un año tienen una producción fuerte y el año siguiente bajan en vista de la recarga sufrida. Efectivamente, agregó, eso tuvo un efecto en la disminución del actual periodo, pero lamentó a esto se sume el impacto de la vejez de las plantaciones.

La funcionaria recordó que la muy alta edad de los cafetales viene atentando contra la productividad en Costa Rica. Datos también aportados por el Instituto indican que en la cosecha 2000-2001, el país obtuvo un promedio de 30 fanegas de fruta por hectárea (corresponde a igual cantidad de sacos de 46 kilos o quintales de grano beneficiado). Actualmente, el promedio nacional está por debajo de las 23 fanegas por hectárea.

La causa es la falta de renovación de las plantaciones. Se calcula que alrededor de 30.000 hectáreas tienen plantas de café con edades por encima de los 30 años, es decir, ya superaron la vida útil estimada en tres décadas si se le dieron las atenciones necesarias.

Por esa razón, el sector cafetalero gestionó la creación del Fondo Nacional de Sostenibilidad Cafetalera (Fonascafé), el cual se aprobó mediante ley en la Asamblea Legislativa el 29 de octubre. Unas de las funciones de este fondo es otorgar créditos con tasas blandas para la renovación de las plantas. El sistema heredó recursos de otros fondos por un monto estimado en ¢3.591 millones.

La producción costarricense de café bajará un 11% en el periodo 2018-2019, frente al periodo precedente.
La producción costarricense de café bajará un 11% en el periodo 2018-2019, frente al periodo precedente.
Impacto regional

La importancia regional de esta actividad en Costa Rica se mantiene pese a los problemas. Las cifras indican que en 65 de los 82 cantones de Costa Rica se reportaron entregas de café, de acuerdo con los informes que recibe el Instituto, lógicamente con diferentes niveles de volumen.

En algunas regiones, como Los Santos (Dota, Tarrazú y León Cortés), San Isidro del General, Coto Brus, Turrialba o el oeste del Valle Central (Grecia, Naranjo, Valverde Vega, Palmares, Atenas y San Ramón) se mantiene como una de las principales actividades económicas.

En total, el país tiene 84.133 hectáreas sembradas con este producto, que están en manos de 41.339 familias productoras, según una infografía el sector emitida por el Icafé.

Los principales cantones productores del grano son Tarrazú (Los Santos) que cosecha el 13% del total del grano producido en Costa Rica (262.197 fanegas en el periodo 2017-2018); León Cortés (Los Santos) con un total de 214.897 fanegas; Pérez Zeledón (zona sur) con 212.759 fanegas; Naranjo (Valle Central Occidental) con 142.297 fanegas; Alajuela (Valle Central Oriental) con 135.861 fanegas y Coto Brus (zona sur) con 135.818 fanegas.

La información del Instituto indica que en el 2017 las exportaciones de este grano generaron para Costa Rica un total de $305 millones, con ventas dirigidas especialmente a Estados Unidos, que compra el el 48,2% del total; Bélgica (15,4%); Alemania (6,5); Corea del Sur (4%); Holanda (3,4%) y Australia (3%).

La estimación es que para la época de recolección del café, que se extiende desde agosta en las zonas de maduración temprana hasta abril en las de maduración tardía laboran en esa tarea unas 70.000 personas, de las cuales entre 17.000 y 20.000 son extranjeros. Anteriormente se estimaba que eran más los recolectores de otros países, pero las investigaciones indican que los costarricenses siguen como la gran mayoría.