Salud

Hombres mueren más por nuevo coronavirus que mujeres... cromosomas, anticuerpos y hasta hábitos son posibles motivos

Los seis fallecidos por esta causa en Costa Rica son del sexo masculino y en todos los país superan el 60% de las víctimas mortales. Hábitos de vida poco saludables los lleva a desarrollar factores de riesgo y eso les pasa la factura ahora. Pero, también, hay otra teoría: genéticamente, las mujeres podrían ser más fuertes

Por ahora todo son hipótesis, pero las muertes en el mundo dan indicios de por qué el coronavirus causa más fallecimientos de hombres que de mujeres: la primera, es que los hombres, en general, tienen estilos de vida menos saludables que las mujeres, especialmente por la tendencia al fumado.

Otra hipótesis es que los hombres sufren más factores de riesgos que las mujeres, como son diabetes, presión alta o del corazón.

Hay dos más: el poder del cromosoma X en las mujeres y también los estrógenos (una de las hormonas sexuales femeninas). Ambos, podrían ser factores que las protegen más del virus. Este punto, lo desarrollamos un poco más adelante.

En Costa Rica, los seis fallecidos son hombres entre los 45 y los 87 años. Solo uno de ellos, el de 45 años, no tenía factores de riesgo, los cinco restantes, sí.

Las mujeres, también, tienden a contagiarse menos que los hombres: hasta este lunes se contabilizan, en mes y medio, 662 enfermos. 52% (345) hombres y 48% (317) mujeres.

La tendencia es la misma en el mundo.

En China, donde se detectó el virus por primera vez el 30 de diciembre, el 67% de las víctimas mortales son hombres.

Italia repite el mismo patrón. Hasta ahora, es el segundo país con más muertes: 24.000. De ellas, el 72% es de hombres (17.000 aproximadamente).

Incluso hay un dato que dice mucho: cuando un hombre entra a un hospital italiano, el riesgo de muerte es 75% mayor que el de una mujer.

España, el tercer país del mundo con más muertes, reportaba al 14 de abril un 52% de hombres enfermos, pero ellos representan el 63% de fallecidos.

Francia, el cuarto país, no comunica datos desagregados por sexo, a diferencia de naciones como Alemania, que informa de un 65% o Reino Unido, con un 61%.

Estados Unidos, la nación con más muertes en el mundo (35.000 hasta este lunes) tampoco informa de cuántos son hombres y mujeres. Los datos de Centros de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), esto no están desagregados por sexo.

“En Estados Unidos, donde la cantidad de pruebas podría disponer de datos cada minuto, hay algo que aún no monitoreamos: los datos por sexo. ¿Cuántas mujeres se infectan y cuántos hombres? ¿tienen las mismas posibilidades de infectarse? ¿son exactamente los mismos síntomas? ¿de cuánto es la fatalidad por cada sexo? No lo sabemos”, denuncia en una nota The New York Times.

Mortalidad por covid-19 según sexo

Aunque la enfermedad se da por igual entre hombres y mujeres, las muertes sí se ven más en ellos que en ellas.

FUENTE: UCR    || Willian Sanchez e Irene Rodríguez / LA NACIÓN.

Costa Rica: ‘Muy temprano para sacar cálculos’

“Es cierto que hay más hombres que mueren por este virus nuevo, sí, pero tampoco podemos decir que el sexo en sí mismo es un factor de riesgo como tal, aún no hay nada certero, son varias cosas las que suman”, explicó Álvaro Avilés, jefe de infectología del Hospital México.

Y añadió: “en Costa Rica, seis fallecimientos son muy pocos para sacar cálculos. Para que algo sea estadísticamente significativo deberíamos hablar de al menos 32 o 40 individuos, pero a nivel mundial sí se ven más hombres que mujeres que mueren, aunque el sexo es solo una variable”.

¿A qué se debe que ellos mueran más que ellas? Para poder explorar las posibles causas, debemos primero ver una cosa: esto no solo se ve en el covid-19, las mujeres tienen mayor posibilidad de resistir casi cualquier otra enfermedad.

“A nosotros cuando estudiábamos nos decían 'el hombre tiene mucha fuerza instantánea, como la utilizada para cazar, pero muy poca resistencia a largo plazo. La mujer es el contrario, tiene poca fuerza inmediata, pero su resistencia a largo plazo para luchar contra algo es mucho mayor”, destacó Avilés.

Y además de esto hay factores sociales y culturales que perjudican a los hombres.

Anticuerpos contra el virus

Ya hay estudios específicos que se están haciendo para determinar por qué las mujeres luchan mejor contra el virus.

Científicos y médicos de Wuhan, China (ciudad donde se originó la enfermedad) estudiaron a 331 personas con covid-19. Y vieron que las mujeres generan más anticuerpos contra el virus que los hombres.

Estos resultados aún son preliminares, pues no han sido publicados en una revista científica ni han sido revisados por pares, por lo que no deben ser tomados como algo definitivo.

La revisión por pares es una parte vital del método científico en la que profesionales en la misma área revisan el estudio para ver su consistencia, su validez y la rigurosidad de los datos y envían sus observaciones antes de una publicación final.

Para llegar a estas conclusiones iniciales, los investigadores rastrearon los niveles de anticuerpos en personas con infección leve, severa y en quienes se estaban recuperando. Se vio que siempre ellas generaron más anticuerpos, pero entre más severa era la enfermedad mayor era la diferencia entre los anticuerpos generados por ellas que por ellos.

Estos anticuerpos se vieron en los resultados de las infecciones: en los casos leves, las mujeres representaban un 63,6% y los hombres un 36,4%; en los pacientes severos el porcentaje entre hombres y mujeres era igual, pero, ya en el momento de recuperarse las mujeres eran un 65,4%.

“Comparadas con los pacientes masculinos, la mayoría de las pacientes femeninas generaban niveles altos de anticuerpos contra SARS-CoV-2 (así se llama el coronavirus causante del covid-19), especialmente en los estados más graves. Además, la generación de anticuerpos en las mujeres tendía a ser más fuerte desde las primeras fases de la enfermedad”, destacó el documento.

Los anticuerpos generados son clave en cualquier enfermedad. Los anticuerpos son proteínas producidas por el sistema inmunitario cuando detecta sustancias dañinas, entre más haya, mayor arsenal se tendrá para luchar contra el virus.

No obstante, los investigadores son cautos: “el mecanismo exacto que contribuye a esta diferencia de anticuerpos se mantiene ‘esquiva’ y necesita mayor investigación”.

Sin embargo, hay algo interesante también. Un estudio en la revista Annals of Internal Medicine detalló que, tanto en SARS como en MERS, los otros coronavirus que causaron enfermedades graves, las muertes en hombres eran un 50% más que en mujeres, independientemente de la edad.

Por otra parte, un estudio realizado en ratones (que no puede ser extrapolado a seres humanos) indicó que los machos son más susceptibles a la infección por SARS, enferman de mayor gravedad y tienen mayores posibilidades de muerte que las hembras.

El poder de un cromosoma

Hay una particularidad que diferencia al sexo biológico masculino del femenino: los cromosomas sexuales; mientras que las mujeres tienen dos copias del cromosoma X, los hombres tienen solo una copia, y además de eso, un cromosoma Y.

Pero es en el cromosoma X donde podrían encerrarse “secretos inmunitarios” y las mujeres, al tenerlo doble, también tienen ventajas.

Estudios anteriores ha mostrado que estructuras llamadas micro ARN están codificadas en el cromosoma X.

Estas moléculas tienen la capacidad para resistir enfermedades al “silenciar” a los genes del sistema inmune, pero debido a que las mujeres tienen dos cromosomas X, su organismo tiene más probabilidad que el del hombre de poder compensar esta “debilidad”.

Esto apenas va comenzando, esto puede ser algo que nos dé esperanza, pero debemos tomarla como eso, como gasolina para seguir trabajando, porque ahora es cuando más se necesita que todos hagamos nuestra parte.

“Esto es crucial, porque los cromosomas X son clave en funciones vitales como construir y mantener el cerebro humano y el sistema inmunitario. Los biólogos llevan mucho tiempo de saber que ese XX de la mujer les dan ventajas a solo tener un cromosoma X”, dijo en un artículo de opinión en The New York Times Sharon Moalem, quien lleva años de estudio de la influencia de los cromosomas sexuales en la salud.

“Hasta el momento solo estamos comenzando a aprender las ventajas de ese cromosoma X extra: no solo es que las mujeres tengan un cromosoma X de más. Más bien se trata de más de 2.000 genes que, en combinación, forman esos dos cromosomas y que son utilizados por las células para interactuar y cooperar con el cuerpo femenino. Cada célula usa un cromosoma X más que el otro, entonces puede ser que uno de los cromosomas para identificar al virus, entonces las células de las defensas podrían enfocarse en luchar contra el virus, lo que haría la lucha más eficiente. Los hombres deben hacer lo que puedan con solo una copia”, añade el texto.

No obstante, para la bióloga genetista Wendy Malespín, esto no quiere decir que las mujeres tengan el doble de ventaja por tener dos cromosomas X y los hombres solo uno.

“En los mamíferos existe un mecanismo que se llama compensación de dosis. Eso permite que en las mujeres uno de los cromosomas X se silencie, principalmente hace que algunos genes no se expresen. Y eso hace que tanto hombres como mujeres tengamos activo solo un cromosoma X. Eso sucede de forma azarosa, en algunas células se silencia el cromosoma X que viene de la mamá y en otras, el que viene del papá. Y este silenciamiento se da desde la gestación”, especificó.

Y agregó: “sí existen algunos genes que sí se expresan en doble dosis, que se escapan de esa inactivación, pero son solo unos cuantos”.

Según Moalem, las mujeres también producen respuestas inmunitarias más fuertes después de las vacunas. Además, tienen mejor memoria inmunitaria, es decir, “recuerdan” mejor cuando ya estuvieron expuestas a un patógeno, lo que les permite defenderse mejor.

Sin embargo, esto también tiene algo malo: las mujeres estamos más expuestas a una respuesta mayor del sistema inmune, y a que estas defensas ataquen más de la cuenta cuando resisten una enfermedad, al punto de volverse en contra del cuerpo mismo. Por eso es que enfermedades autoimnunes como el lupus, la artritis reumatoide juvenil o el Guilain-Barré son más comunes en mujeres.

“Como el sistema inmunitario está más estimulado en la mujer también esto hace que tenga una respuesta mayor ante el mismo virus o ante cualquier otra enfermedad”, destacó Avilés.

¿Y las hormonas?

Los estrógenos, una de las hormonas sexuales femeninas, también se han visto relacionadas con una protección hacia algunas enfermedades. Por ejemplo, los niveles hormonales antes de la menopausia protegen la salud cardiovascular de la mujer.

En el caso de infecciones virales, Sabra Klein, profesora en la Escuela de Salud Pública Hopkins, en Baltimore, EE. UU., destacó que el estrógeno aumenta la respuesta de las células del sistema de defensas.

En este caso, la protección sería mayor mientras la mujer se encuentra en edad reproductiva, que es cuando más estrógeno se produce de forma natural. No obstante, el estrógeno no trabaja por sí solo, este es parte de un engranaje de lucha contra cualquier patógeno.

“Son posibles explicaciones, no tenemos una respuesta certera. No podemos decir: son las hormonas, o son los genes, al final del día cada uno de nosotros pelea contra el virus con lo que tenemos en cada cuerpo, y estos componentes varían incluso entre las mismas mujeres”, indicó.

Temas sociales y culturales

No todas las razones de cómo se comporta una enfermedad tienen que ver con diferencias biológicas, el comportamiento está muy involucrado.

Un estudio realizado en China y publicado en la revista New England Journal of Medicine señaló que el tabaquismo, más prevalente en los hombres, es una de las razones por las cuales ellos se complican y mueren más que ellas.

El tabaquismo podría aumentar la proliferación de una proteína llamada ACE2 en las células de los pulmones, esta proteína es un receptor celular y es conocido como “la puerta de entrada” del virus al cuerpo.

“La mujer es más metódica para el cuidado de la salud que el hombre. Tiene menos enfermedades crónicas que podrían complicar la enfermedad, fuma menos, pero también la higiene y el cuidado de la salud tienden a ser más rigurosos en ellas”, apuntó Avilés.

El especialista indicó que esta situación también tiene que ver con las actividades que realizamos: “todo esto comenzó en mercados húmedos de China, lugares en donde los hombres participan más que las mujeres. En Europa también hubo focos de contagio en actividades como partidos de fútbol, donde asisten más hombres”.

No obstante, Avilés es enfático en que esto no quiere decir que las mujeres puedan tranquilizarse y pensar que ellas no se complicarán ni morirán en caso de enfermar.

“El sexo como tal no es un factor de riesgo”, concluyó el infectólogo.

Nota de la redactora: Esta información fue ampliada a las 10:00 a.m. para puntualizar sobre el cromosoma X

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.