Salud

España eliminaría el uso obligatorio de mascarillas en sitios cerrados

Congreso aprobó la moción y pide al Ejecutivo pronunciarse, todavía no hay fecha definitiva, pero podría ser el 6 de abril

Las mascarillas dejarán de ser obligatorias en espacios cerrados e interiores en España, según una moción para levantar la medida aprobada por el Congreso de esa nación europea con 187 votos a favor, 91 en contra y 63 abstenciones. Con este aval, la propuesta fue trasladada al Poder Ejecutivo para su ratificación y para que se establezca una fecha de entrada en vigor.

“Eliminar la obligatoriedad del uso de mascarillas en interiores, en línea con la evidencia científica, con la situación epidemiológica y con la perspectiva”, cita el documento enviado al Gobierno.

Será ahora el Ejecutivo al que le corresponda dar la fecha en la que la decisión se concretará, de momento no se ha pronunciado, pero hay quienes hablan del 6 de abril como límite. Otros especialistas hablan de finales de abril.

El uso obligatorio de mascarilla en exteriores ya había sido eliminado en junio de 2021, pero dadas las características de transmisión del virus se había mantenido en interiores.

La decisión sobre los cubrebocas se suma a una serie de medidas de flexibilización tomadas en aquel país. A mediados de mes, se anunció una “gripalización de la covid-19″, por la cual se levantó el aislamiento para los casos positivos leves, se dejó de contar cada caso de la enfermedad y, en cambio, se optó por una vigilancia de tipo centinela en lugares clave.

Además, se dejó de dar información de casos diarios. En este momento el país está en una fase de transición que acabará en 2023.

Esas prácticas también se han dado en otras naciones, como el Reino Unido, donde a partir del 1.° de abril, ya no será necesario aislarse tras dar positivo.

Ambos países fundamentan sus decisiones en las altas tasas de vacunación y la baja en los casos, así como en la reducción de la gravedad de la enfermedad, con menos hospitalizaciones y decesos, además de un mejor conocimiento del virus SARS-CoV-2 y del mal que este causa.

En Costa Rica, el uso de mascarillas es obligatorio desde el 9 de setiembre de 2020 y no se han dado señales de levantamiento de la medida. En una entrevista con La Nación, Daniel Salas, ministro de Salud reconoció que en el futuro las mascarillas se usarán en lugares cerrados solo cuando se registre en Costa Rica algún repunte o pico epidémico de la covid-19 o de cualquier otra enfermedad contagiosa, como las provocadas por el virus de la influenza o el sincitial respiratorio.

“Creo que va a quedar una recomendación de parte de Salud para que, cuando tengamos esas epidemias por influenza o por sincitial respiratorio, la gente la use de forma preventiva en lugares cerrados. En eso, otros países han ido más adelante. Por ejemplo, Japón. Cuando alguien está con síntomas respiratorios, aunque sea una alergia, automáticamente se pone la mascarilla para proteger a los demás si va a ir a un lugar público”, manifestó en ese entonces.

El jerarca no se atrevió a dar fechas.

En nuestro país también toda persona con síntomas tiene derecho a una prueba diagnóstica en el sector público. En el sector privado, puede realizarse incluso ante sospechas de haber estado con alguien positivo. De momento, no hay directrices en este sentido, y el aislamiento de casos positivos que tienen síntomas es por siete días después a partir del día del primer síntoma.

A pesar de eso, especialistas en Epidemiología coinciden en que cada vez son más los costarricenses que si tienen síntomas leves dan por un hecho que tienen el virus y se aíslan por unos días, sin ni siquiera hacerse una prueba rápida.

Esta transición anunciada en Europa es vista con buenos ojos en muchos especialistas, pero otros tienen miedo de que, al “gripalizar la pandemia”, también se descuiden a los más vulnerables ante el virus, cuya salud sí podría complicarse en caso de infectarse.

Maria Van Kerkhove, jefa técnica de covid-19 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), recordó que no todos los países están en el mismo punto de la enfermedad y por ello debe tomarse cada decisión con cautela. La pandemia podría estar acercándose a su final, pero todavía seguimos en ella.

“No podemos dejar que este virus se esparza a niveles intensos. No significa confinar a la gente, significa usar herramientas simples para tener protección en varios frentes. Es crítico seguir haciendo pruebas y continuar secuenciando el genoma del virus”, señaló.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, fue más allá en la conferencia de prensa del pasado jueves: “A la OMS le preocupa que varios países estén reduciendo el testeo dramáticamente. Esto inhibe nuestra habilidad de ver dónde está el virus, cómo se esparce y cómo evoluciona. Es parte vital en la atención en la pandemia”.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.