Fabrice Le Lous. 18 noviembre
.
.

(Si aún no estás suscrito(a) al boletín, podés hacerlo desde aquí: quiero recibirlo en mi correo)

- - - - - - -

¿Qué pasó con el diálogo nacional?

El Gobierno propuso elevar el impuesto al valor agregado (IVA) a la canasta básica tributaria, haciéndolo pasar de 1% al 13% (tasa normal del IVA). Además, propuso gravar con la misma tasa del 13% a los servicios de educación y salud privados, así como los seguros.

Actualmente, la educación privada está exenta del pago del IVA, y los servicios de salud tienen un impuesto del 4%. En los seguros, por su parte, están exentas del IVA las primas de seguro de vida, riesgos del trabajo, agropecuarios y de viviendas de interés social.

Como parte de la propuesta, el Gobierno propuso compensar a los primeros cuatro deciles. Las familias que pertenecen a estos primeros deciles pagarían un 13% del impuesto sobre la canasta básica, pero se les daría de vuelta ese 13% que pagaron, más 1,5 puntos porcentuales adicionales (o sea: pagan 13% del IVA sobre productos de la canasta básica, y se les devuelve un 14,5% del precio que valían esos productos).

Ojo: los cuatro deciles o estratos sociales son quienes perciben menos recursos por mes: ingresos mensuales entre los ¢140.700 y ¢512.000.

“Tenemos la capacidad de devolverle a la gente más plata de la que consume. Ese es el espíritu, y lo podemos hacer”, afirmó el presidente Alvarado al hacer la propuesta.

Según los cálculos del Gobierno, el rendimiento neto a favor de las finanzas públicas con esta medida sería de un 1,14% del PIB. Casi ¢400.000 millones.

Por su parte, la devolución a los cuatro primeros deciles la devolución cubriría a unos 640.000 hogares con unos ¢25.000 mensuales. En total, se trataría de unos ¢195.000 millones anuales.

Los restantes seis estratos de la población son los que reciben entre ¢653.700 y ¢3,4 millones en promedio. Estos sí tendrían que pagar el 13% de impuesto al valor agregado (IVA) sobre los productos de la canasta básica sin recibir devolución.

¿Y a mí qué?

El Gobierno, liderado por Carlos Alvarado, dialoga con más de 60 sectores multiculturales para buscar soluciones al grave déficit fiscal y al endeudamiento estatal, que podrían desembocar en una crisis si no se atienden.

El presidente ha dicho que en el diálogo se deben consensuar medidas para reducir el déficit primario del Gobierno en un 2,5% del PIB. Es decir, bajar en ¢887.200 millones el desbalance entre los ingresos y los gastos. La medida presentada hoy como propuesta ya significa un 1,14% del PIB.

- - - - - - -

¿Qué más pasó hoy?

Aprendimos que cinco entidades estatales pagaron un total combinado de ¢139 millones a una firma de abogados para renegociar convenciones colectivas.

Recope, Japdeva, la Municipalidad de San José, el INA y Correos de Costa Rica contrataron a BDS Asesores y le pagaron esa suma entre 2019 y 2020.

Se buscó ayuda externa privada, según las entidades, porque los abogados de esas instituciones no podían participar de las renegociaciones porque son beneficiarios de las convenciones.

En cuatro de los cinco concursos para realizar la contratación, BDS Asesores fue la única empresa que presentó ofertas.

La firma aseguró que, en todos los casos, definió los precios de acuerdo con las tarifas fijadas por el Colegio de Abogados de Costa Rica. La hora para abogacía y notariado tiene un costo de ¢90.750.

“Es una firma especializada en Derecho de Trabajo y Seguridad Social. Brindamos asesoría a todo tipo de empleadores, sean del sector público o privado, conforme las necesidades de cada organización; lo cual comprende el servicio de negociación de una eventual convención colectiva”, comentó la compañía vía correo electrónico.

Marco Durante, uno de los representantes de los patronos en el Consejo Nacional de Salarios, es el director de BDS Asesores.

- - - - - - -

¿Algo menos grave?

Sip: un mensaje importante del director de la Filarmónica nacional, Marvin Araya:

“La obesidad me estaba matando, me sentía cansado de tomar tantos medicamentos, era un dolor de cabeza. Antes tenía mucha energía, ahora tengo la misma pero con un cuerpo más controlado”.

El director de la Orquesta Filarmónica de Costa Rica, de 58 años, contó a La Nación que adelgazó 40 kilogramos en el último año, luego de tomar la decisión de cuidar de sí mismo y de su salud, porque debido a su peso, que en agosto de 2019 era de 108 kilos, tenía diferentes padecimientos como diabetes, presión alta e hígado graso.

En la entrevista con la revista Viva, donde también habla de proyectos musicales próximos en 2020, Araya confesó que su edad metabólica era de 72 años en 2019, pero que en la última cita, le dijeron que ahora es de 41 años.

“Logré vencer algo que durante muchos años me tenía triste que era no poder adelgazar y sobre todo por salud”.

En este enlace podés aprender con detalles cómo logró perder peso el director: “La obesidad me estaba matando”

- - - - - - -

¿Quedaste con ganas de leer más? Este es el otro top 3: noticias o publicaciones de hoy que recomiendo porque están siendo muy leídas o porque son muy interesantes o sorprendentes.

Podés recibir el Explicador hoy de lunes a viernes directo en tu correo dando click aquí: quiero recibirlo en mi correo (¡Ya hay 33.000 suscriptores! - Gracias a todas y todos)