Sofía Chinchilla C.. 13 abril
Según Bomberos, la estructura que se incendió este sábado en La Carpio contaba únicamente con una salida frontal, y los fallecidos no lograron escapar por la parte posterior. Foto: Alejandro Gamboa
Según Bomberos, la estructura que se incendió este sábado en La Carpio contaba únicamente con una salida frontal, y los fallecidos no lograron escapar por la parte posterior. Foto: Alejandro Gamboa

El riesgo de que un incendio en una vivienda cobre vidas humanas se incrementa si el diseño del inmueble dificulta que sus ocupantes evacuen o si carece de espacios abiertos.

Tal es el caso de las casas muy cerradas, así como aquellas que tienen más de una planta o solo disponen de una salida.

Según la investigación preliminar de Bomberos, una situación como estas influyó en la muerte de siete personas en el siniestro de este sábado en La Carpio: la estructura, al parecer, contaba únicamente con una salida frontal y los fallecidos no lograron escapar por la parte posterior.

Es por este motivo que Bomberos recomienda que las viviendas cuenten con al menos dos vías de salida en puntos extremos del edificio, así como que dichos accesos cuenten con una iluminación adecuada y con luces de emergencia que permitan una salida segura.

De acuerdo con la entidad, disponer de dos opciones de salida aumenta las posibilidades de que quienes se encuentran en la vivienda en llamas logren salir rápidamente, sin tantos obstáculos como los que tiene que sortear una persona que se encuentra en el fondo del edificio y necesita llegar hasta el frente de la casa.

En múltiples ocasiones, es esa dificultad para huir la que ocasiona la muerte de las víctimas de incendio.

Un hecho así se atendió en febrero de este año, cuando un trabajador de la Municipalidad de Abangares falleció en un siniestro que ocurrió en su vivienda durante la madrugada.

El cuerpo de la víctima fue hallado en la sala y debajo de un colchón. Las autoridades presumen que el hombre intentó protegerse de las llamas con el colchón para poder llegar a la puerta de entrada y ponerse a salvo. Sin embargo, probablemente el humo lo asfixió.

Bomberos previene a la población de las modificaciones estructurales que impliquen la eliminación de accesos a las viviendas, para evitar dichos riesgos.

La institución también señala que un patio ventilado, aunque sea pequeño, brinda a los moradores mayores posibilidades de sobrevivir mientras llega la ayuda.

Detalles que refuerzan la seguridad

Este sábado, tras la emergencia en La Carpio, los bomberos reiteraron su llamado para que todas las viviendas cuenten con un Plan Familiar de Emergencia.

Dicho documento debe contar con un croquis de la estructura que permita identificar las rutas de evacuación.

Otros aspectos que Bomberos pide tomar en cuenta es que el inmueble cuente con un extintor, lámparas de emergencia y detectores de humo, así como que los cilindros de gas se encuentren fuera de la casa y que las llaves se encuentren en un lugar visible.

Se recomienda que los detectores de humo se coloquen, al menos, en los pasillos de acceso a los dormitorios.

Los apagafuegos, además, piden que los fósforos, candelas y encendedores se guarden fuera del alcance de los niños; así como que se haga un almacenaje adecuado de líquidos inflamables de uso común, como los quitaesmaltes y alcohol.