Carlos Arguedas C., Hugo Solano. 7 agosto
El sospechoso de apellido Carpio de 24 años, fue detenido muy cerca del sitio donde apareció el cuerpo del colegial. Foto: MSP para LN
El sospechoso de apellido Carpio de 24 años, fue detenido muy cerca del sitio donde apareció el cuerpo del colegial. Foto: MSP para LN

El hombre de apellidos Carpio García, de 24 años, detenido este lunes como sospechoso de asesinar a un colegial de 15 años en la comunidad de la Herediana en Germania de Siquirres, Limón, acumula otra investigación por un doble homicidio.

El Ministerio Público lo mantiene como imputado en dos muertes ocurridas en la misma comunidad, durante el 2015.

El hecho lo confirmó la tarde de este martes la oficina de prensa de la Fiscalía General de la República, ante consultas de La Nación. Sin embargo, la “falta de pruebas para acreditar –en el grado de probabilidad necesaria– la participación del imputado en los ilícitos” es el impedimento para llevar a este individuo a juicio, respondió esta dependencia en un correo electrónico.

Carpio García fue detenido el 28 de julio del 2016 por agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), junto con un hermano que ahora tiene 20 años, y un primo apellidado Carpio Calderón de 23 años, por presuntamente participar en la muerte del taxista pirata Omar Antonio Hernández Picado, de 22 años, ocurrido el 29 de enero del 2015.

Asimismo, se les vinculó con el crimen y supuesta violación de una menor de 15 años que estaba embarazada. Este suceso fue el 31 de diciembre del 2015. El cuerpo apareció al día siguiente.

Por estos dos casos, el Ministerio Público pidió prisión preventiva en contra de los dos adultos, pero el Juzgado Penal de Siquirres, por falta de pruebas, los dejó en libertad, pero con medidas cautelares. Empero, posteriormente, a ambos les levantaron las medidas cautelares y quedaron en completa libertad.

El menor de edad sí fue juzgado por los homicidios de Hernández y de la menor embarazada, pero lo absolvieron, según consta en las sentencias 888-2016 del Juzgado Penal Juvenil del Segundo Circuito Judicial de Limón dictada el 15 de diciembre del 2016, que fue ratificada por el Tribunal de Apelación de Sentencia Penal Juvenil de Goicoechea, en la sentencia 0205-2015, emitida el 25 de mayo del 2017.

Amenazas precedieron asesinato

En cuanto al asesinato de este lunes de un colegial de 15 años, el OIJ informó de que el crimen estuvo precedido por amenazas, que fueron escuchadas por varios testigos.

La víctima, un estudiante de noveno año del Colegio Florida, ubicado en la comunidad del mismo nombre de Siquirres, fue atacado presuntamente por Carpio, poco después de las 4 p. m. cuando caminaba por la línea férrea hacia su casa.

Le faltaban 300 metros para llegar a su vivienda. Murió al recibir un fuerte golpe en la cabeza, que le fue propinado con un tubo metálico.

Inicialmente, la familia del colegial se preocupó porque el muchacho no aparecía. Llamaron al colegio y todas las personas sostuvieron que lo vieron caminando hacia la casa. El cuerpo lo localizaron a las 7:05 p. m. informó el Ministerio de Seguridad Pública.

Además, son los mismos oficiales de la Fuerza Pública los que detuvieron al sospechoso, sustentados en la versión de testigos que vieron al sospechoso cerca del sitio donde encontraron el cuerpo y porque horas antes hizo públicas las amenazas en contra del colegial.

El OIJ confirmó que este martes se decomisó el tubo metálico usado para golpear al menor y las ropas que vestía Carpio. Esos indicios fueron enviados al Laboratorio de Ciencias Forenses, en San Joquín de Flores, Heredia, para la búsqueda de rastros de sangre y elementos pilosos.

También la Policía Judicial confirmó que Carpio García fue detenido en siete ocasiones durante el pasado mes de julio por diversos delitos. En una ocasión le allanaron su casa por un caso de robo agravado.

Ivette Fuller, directora del Colegio Florida, lamentó lo acontecido y sostuvo que el joven siempre se caracterizó por ser un buen estudiante.

“Me enteré de lo ocurrido (la desaparición) alrededor de las 6 p. m. El llevaba con nosotros tres años. Usualmente nos cercioramos de que todos los estudiantes aborden el autobús. Siempre se desenvolvió como un buen estudiante y nunca presentó. La semana pasada hasta se había comprado una camiseta para lucirla en las fotos de la graduación. Estaba realmente emocionado por recibir su certificado de noveno año”, explicó Fuller.

Colaboró con esta información el corresponsal Reiner Montero.