Cristian Brenes. 21 marzo

Rónald González, técnico de la Selección de Costa Rica, estuvo de gira por Europa del 2 al 12 de marzo, pero tuvo que cortar todo abruptamente por la pandemia que genera el nuevo coronavirus. A su regreso al país decidió realizar una cuarentena por decisión propia y sin que nadie se la ordenara.

El lunes terminará con este periodo y afirma que la ha respetado por completo; solo salió dos veces a caminar por un periodo corto con su perro y el resto del tiempo lo aprovechó para analizar lo que se puede hacer con la Nacional.

Rónald está atado de manos con la Tricolor, no hay fútbol a nivel mundial, sus fogueos de marzo se cancelaron y la incertidumbre sobre lo que pasará es total. El timonel conversó de estos temas con La Nación y reveló cuáles eran sus sorpresas en la lista que daría para los amistosos ante Grecia y Panamá, ambos cancelados.

Palpó directamente lo que se vive en Europa, ¿cómo puede describir lo que observó durante el tiempo de su viaje (2 de marzo al 11 de marzo)?

Cuando me fui, el 2 de marzo, no había tanta incidencia (en Europa). Existían algunos casos, pero no habían tantos reportados. Tuvimos la visita a Óscar Duarte en España, fuimos a Turquía y ahí no se hablaba tanto del nuevo coronavirus, así que fuimos a un partido, a una práctica y se habló con el cuerpo técnico. Luego de esto, llegamos a Polonia y ahí empezamos a recibir correos de cancelaciones, porque íbamos para Francia y cerrábamos en Alemania.

"Ante la situación, cambiamos la ruta, nos fuimos a Noruega y el ambiente de los aeropuertos y en esos lugares lo vimos normal. Sin embargo, el 11 que nos vinimos ya habían salido más casos en España, Italia y Francia, pero eso, esos países no los tocamos”.

Ronaldo González, entrenador de la Selección, compartió con el cuerpo técnico del Levante, en su viaje por Europa entre el 2 y el 12 de marzo del 2020. Fotografía: Federación Costarricense de Fútbol.
Ronaldo González, entrenador de la Selección, compartió con el cuerpo técnico del Levante, en su viaje por Europa entre el 2 y el 12 de marzo del 2020. Fotografía: Federación Costarricense de Fútbol.

¿Cuándo se empezaron a sentir inseguros y decidieron cortar el viaje?

Decidimos devolvernos cuando recibimos la cancelación de Alemania, porque ya nos habían cancelado lo de Francia. De Oslo íbamos para Alemania, pero el 10 de marzo nos mandaron un correo diciendo que el partido se suspendió y que nadie nos podía recibir. En ese momento decidimos volver.

¿Cómo fue el regreso a Costa Rica?

De Oslo viajamos a Londres y lo vimos completamente normal. Después el traslado fue de Londres a San José y fue como siempre, incluso, en el avión veníamos 300 o 400 personas y todos salimos por la aduana sin inconveniente y no hubo restricción de nada.

¿Como han sido estos días de aislamiento que usted mismo adoptó sin que se lo exigiera el Ministerio de Salud?

Desde que regresé (12 marzo), lo único que he hecho fue salir a pasear a mi perro por la acera un par de veces, pero en el residencial en el que vivo. Es lo único, una vuelta de 20 o 25 minutos para respirar un poco y luego volver a la casa, pero no me he expuesto en ningún público, ni he salido. Esto no lo hago porque tenga alguna prohibición, sino por una responsabilidad social, pero no ha pasado nada.

”Me he tratado de entretener repitiendo y viendo algunas cosas que ya teníamos listas y ahora estamos trabajando desde la casa en la supervisión de los planes de entrenamiento que los equipos le dieron a los jugadores. Tenemos una comunicación directa con todos ellos, les damos unas sugerencias desde el punto de vista físico, para que se logren mantener y si hay un cambio, que no nos agarre desprevenidos.

¿Cómo vivió su familia su estancia en Europa y cómo lo manejan ahora que ya regresó?

Estaban preocupados, pero estaba en comunicación con mi esposa, con la gente de la Federación y todo lo hicimos de una forma muy responsable. Cuando llegué a Costa Rica no es que me metí en un cuarto, he compartido con mi familia, ellos han convivido conmigo, pero siempre respetando todas las recomendaciones. Yo salí el 2 de marzo del país, regresé el 12 y en todo este tiempo no he tenido ningún síntoma ni nada, así que estamos muy tranquilos.

”El lunes se termina este periodo (aislamiento voluntario), pero seguiremos quedándonos en el hogar, aunque ya con menos restricción. No he ido ni al super, ni nada, he respetado”.

¿Cómo es ser entrenador de una Selección cuando no hay fútbol en el mundo?

A esto se le suma que hay que estar encerrado, aún peor. Tengo una coordinación directa con todo el cuerpo técnico, las personas de la Fedefútbol y mis superiores, así que lo que queda es esperar acontecimientos y las decisiones que tomen las autoridades del fútbol en el orbe. No solo yo estoy pasando esto, sino que es a nivel mundial. Toca tener paciencia, nada más.

Es una emergencia mundial y no hay nada que hacer en lo deportivo, pero apenas tiene un fogueo su gestión y enfrentaría eliminatorias en septiembre, ¿qué pasa por su mente ante esto?

No puedo hacer nada, esto no depende de mí. Estaría más angustiado si fuera algo que dejé de hacer, pero todo lo teníamos listo y programado para marzo, ahora es poco lo que puedo hacer. Cuando se tomen las decisiones y tengamos la luz verde para planificar de nuevo, lo haremos y nos acomodaremos. Como lo menciona, la desventaja es que nosotros como país hemos tenido menos tiempo que otras selecciones que nos llevan hasta 18 partidos de ventaja y han logrado probar.

”Desde que me nombraron, en septiembre del 2019, he tenido cuatro partidos oficiales y un fogueo que no era fecha FIFA, así que hemos contado con poco tiempo de maniobra. Todos los microciclos que estaban programados se deshicieron. En el mejor de los casos el torneo se reanudaría en abril o en mayo y luego de esto viene Liga de Naciones en junio, que la veo más lejana que cualquier cosa. Posterior vienen las pretemporadas de julio y en septiembre eliminatorias, pero creo que FIFA tendrá que hacer algo con esto y deberá empujar todo, porque el fútbol mundial está paralizado”.

¿Cuáles eran sus sorpresas en la lista de convocados de marzo?

Teníamos en los planes a Cristian Gamboa de nuevo, a Juan Pablo Vargas, Arturo Campos de Guadalupe, que es un muchacho que viene haciendo muy buen torneo y queríamos premiarlo con una convocatoria para que estuviera con el grupo fuerte. También estaba Francisco Rodríguez, queríamos ver de nuevo a Allan Cruz después de su lesión, ratificar el buen momento de Jonathan Moya y a Felicio Brown, a quien queríamos valorarlo con un segundo punta.

Por lo que ha hablado con los seleccionados, ¿cómo los palpa desde el plano personal?

Hicimos tres grupos de Whatsapp, uno con los europeos, otro con los de la MLS y el tercero con los nacionales y los de Colombia. Con estas tres poblaciones nos nutrimos, nos hemos comunicado y estamos velando por su salud, para que se cuiden y que sigan las medidas. Así mismo, estamos supervisando los planes que les mandaron y complementando con alguna idea.

”Ellos están metidos en una situación en algunos casos hasta más difícil que nosotros, por ejemplo: Óscar Duarte en España y propiamente en Valencia, en ese club hay varios jugadores infectados. Queremos que ellos sientan que estamos preocupados y pensando en ellos”.

¿Qué recomendaciones le daría a los dirigentes del fútbol nacional sobre el campeonato?

Me quedaría cortísimo yo. Soy una persona de fe y lo que siempre digo cuando pasan estas cosas es que hay que pedirle a Dios sabiduría para las personas que deciden. Según las decisiones que tomen, nos toca seguirlas, así que nada más que tengan sabiduría, que piensen, mediten y estudien mucho. Así mismo, que copiemos lo bueno que están haciendo otras ligas, para opacar un poco el daño tan grande que ya está viviendo.