Selección Nacional

Luis Fernando Suárez: ‘El repechaje con Costa Rica es el partido más importante de mi vida’

El técnico de la Selección Nacional fue campeón y disputó dos Copas del Mundo, pero aún así, el choque ante Nueva Zelanda del próximo 14 de junio tiene un lugar más especial en su carrera

El técnico de la Selección Nacional, Luis Fernando Suárez, ya participó en dos mundiales, pero esto no sació su deseo por estar en un evento de la magnitud de la Copa del Mundo. En su interior aún existe un fuego implacable por ir a otra justa mundialista, al punto que considera el partido del repechaje entre Costa Rica y Nueva Zelanda como el más importante de toda su carrera. Suárez está deseando que ya sea 14 de junio para dirigir el juego de su vida en Catar.

Estoy muy contento por todo lo que he visto en el grupo. Hay muy buen ambiente y mucha alegría, pero también mucha responsabilidad. Los jugadores son conscientes de lo que nos estamos jugando y saben que de ninguna manera es fácil, como todo lo que se hizo en este año en la octagonal. Ellos siempre estuvieron convencidos de que lo podían lograr y todos los mensajes que me dan los jugadores es que esto no ha terminado, que aún debemos darle el punto final para luego ir al Mundial.

”Lo que más tranquilo me deja es esa sensación de responsabilidad y esas ganas de estar, pero sabiendo que esto se da jugando en la cancha, que no se gana antes, sino después, y se hace siendo muy serio”.

Hay partidos que valoro mucho en mi carrera, pero estamos ante la posibilidad de ir a un tercer Mundial. Este es el partido más importante de mi vida y quiero llegar a un nuevo Mundial. Lo mejor es que cuento con un grupo de muchachos muy alegres, responsables y con una gran sinergia, lo que me deja muy satisfecho.

Creo que no es la primera vez. Es un ejercicio que se da continuamente cuando se está en una Selección, pero ahora tenemos una ventaja y es que a tres semanas del partido ante Nueva Zelanda tenemos grupo completo. Muy pocas selecciones pueden hacer esto y de nuevo le agradezco a la Unafut, los clubes y los entrenadores de los equipos porque se están sacrificando mucho y están perdiendo ritmo, así que valoro mucho esto.

”Son tres equipos que juegan distinto, hay que pararse diferente y debemos darle mucha importancia a cada partido, no podemos jugar diferente. Vamos a salir a ganar, los muchachos han respondido muy bien y sabe lo que se juega, así que podemos responder a buen nivel a esta exigencia”.

Necesito viajar con los 27 jugadores a Panamá. Ya me dijeron que sí y luego mi compromiso es elegir el mejor equipo y buscaremos el triunfo ante Panamá y Martinica. Tenemos que despedirnos bien, hacer una fiesta afuera y dentro. Hay que dar todo para llegar al Mundial.

Ninguno de los tres partidos son amistosos, todos son oficiales. Además, es muy grande representar a un país y en cada encuentro hay que darlo todo. Luego, ya será decisión mía de quiénes estarán y quiénes no, pero de seguro hay algo que quiero ver en determinado momento y estos partidos ante Panamá y Martinica me ayudarán para luego tomar la mejor decisión. De seguro veré a muchos jugadores en estos dos encuentros y así tomar el mejor 11 para el partido ante Nueva Zelanda.

Siempre digo que no es un tema de experiencia o edades, sino de capacidad y de tener el carácter necesario. Miro todo y espero tomar la mejor decisión para poner a los que creo que estratégicamente pueden funcionar bien, pero a mí no me da temor poner a ninguno de los que convoqué, todos pueden jugar el 14 sin ningún problema.

”Sé esto que digo porque me lo han demostrado a muy alta exigencia y por eso sé que pueden responder”.

Nunca he cerrado ningún camerino para nadie; ni para salir y tampoco para entrar. El tema es que hay que tomar decisiones, porque ojalá uno pudiera llamar 80 jugadores, pero no es posible. Mi cargo da para que uno se vea como el malo de la película y sé que hay más que estos 28 jugadores que llamé que pueden competir y ser titulares, esta es la buena noticia para Costa Rica, porque hay material humano.

”Me encanta que la decisión sea difícil hoy en día, porque hay con qué. Lo peor sería que a hoy yo no tuviera opciones y no supiera ni a quién usar por esto, pero no es así; material humano sobra”.

Estamos en constante comunicación con mucha gente que nos ha ayudado a mirar a Nueva Zelanda, pero queremos que alguien del cuerpo técnico esté ahí y por lo mismo Rónald va a ir a España a ver el fogueo del rival ante Perú. Entre más datos, mejor y todo se apreciará mucho para aplicarlo en Doha.

Cuando se evalúa un equipo se hace de manera integral, tanto en lo individual, como en lo colectivo. Hemos tenido el suficiente material para saber cómo atacan, cómo defiende, cuáles son los jugadores más importantes, el balón parado y lo que tratar de repetir o sus tendencias. Lo bueno es que los jugadores también lo saben y se lo mostramos. En esto trabajamos todos los días, para que los jugadores mecanicen todo lo que hace el adversario.

Cada tres días hacemos las pruebas covid y él salió positivo. Lo mejor, dentro de lo malo, es que tenemos el tiempo necesario para que se recupere, porque deberá estar en descanso por una semana. Aún no lo descartamos, porque lo podríamos tener luego del juego contra Panamá.

Milton Montenegro

Milton Montenegro

Empezó su carrera periodística cuando los hoy técnicos Mauricio Wright y Hernán Medford eran jugadores de la Selección Nacional de Costa Rica y el Paté Centeno apenas un jovencito tratando de hacerse notar en el fútbol nacional. Creció en el periódico Al Día y hoy mezcla en La Nación su espíritu de reportero y la experiencia de casi 30 años.

Cristian Brenes

Cristian Brenes

Periodista en la sección de Deportes de La Nación. Bachiller en Periodismo en la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre el Cartaginés.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.