José Pablo Alfaro Rojas. 1 mayo, 2018


De verbo cuidadoso y aspecto sencillo, Hernán Solano se prepara para dirigir el único ministerio sin cartera. El tema no le preocupa en exceso, por el contrario, la convicción del expresidente de la Federación de Ciclismo es recuperar la armonía en el deporte, después de cuatro años de conflictos entre el Icoder y el Comité Olímpico.

A días de asumir este desafío, Solano confiesa sus prioridades, claras y concisas: poner a todos los actores de acuerdo para desarrollar una política nacional del deporte. Crear una gran obra en Limón que permita desarrollar a los talentos. Ejecutar un proyecto de colegios deportivos en todo el país.

Hernán Solano atendió a La Nación recién nombrado ministro de deportes. Fotografía: Albert Marín.
Hernán Solano atendió a La Nación recién nombrado ministro de deportes. Fotografía: Albert Marín.

De cuarto punto, se propone impulsar una ley que castigue a las personas que le venden productos dopantes a los deportistas y, por último, generar centros multifuncionales en zonas rurales para que el ciudadano común y corriente tenga espacios para hacer deporte.

En una amplia entrevista con La Nación, Solano explicó cada punto, a la vez que dudó de los dos megaproyectos impulsados por este gobierno, el Pabellón Deportivo y el Centro Acuático, al considerar que le preocupa quién les dará mantenimiento.

—Se topa un escenario con tres realidades: es un ministerio sin cartera, hay un conflicto muy marcado entre Icoder y el CON, el entorno recreativo no tiene una política de Estado que permita ver qué se está haciendo y hacia dónde se va. ¿Qué tan difícil se volverá la ejecución de los proyectos?

—Se vuelve difícil cuando se llega a un Ministerio y uno no tiene la confianza del presidente, por ejemplo, o no tiene tanta experiencia política. Pero en el caso mío no voy a tener ese problema. El tema del deporte está en agenda del presidente. Yo tengo claro que no soy Ministro de Deportes del Icoder, soy ministro del Estado costarricense. En esto estamos varios actores involucrados. Hasta el Ministerio de Salud, con todo el tema de educación física en escuelas y colegios y los juegos estudiantiles. Tiene que darse una estrategia que se implemente dentro del MEP. Entonces yo no me veo como un ministro que esté metido en el Estadio Nacional, sino que saldrá a escuchar.

—Por lo que dice, da la impresión de que aspira a ser un ministro de obras, pero también es evidente que el Ministerio del deporte no ha sido una prioridad para el gobierno. ¿Qué obras concretas le gustaría ejecutar?

—Yo quisiera que cuando termine este gobierno, tengamos colegios deportivos para los muchachos talentosos.

"Quisiera que cuando termine este gobierno, tengamos colegios deportivos para los muchachos talentosos".

—Pero ahorita da la impresión de que los colegios deportivos no generan un impacto real.

—No, eso es cierto. Ahorita es solo un nombre. El colegio deportivo debe ser para los muchachos que son talentos. Entonces hay que salir a buscar a los talentos. Hay que poner en los colegios deportivos a los muchachos con características especiales y yo creo que eso tenemos que hacerlo de manera urgente.

—Por ejemplo, el Colegio Deportivo de Limón está construido debajo de una gradería, sin un plan claro para proyectar a los deportistas. ¿Pero usted habla de colocar colegios deportivos en todo el país?

—Sí, el primer mandato del presidente es elaborar una política nacional del deporte y la recreación. Eso tiene que estar ahí, las metas que debemos tener todos: Comité Olímpico Nacional, Comités Cantonales, federaciones e instituciones del estado, de tal forma que todos sepamos la ruta de lo que debemos hacer y con base en esa ruta podamos evaluar. Ver quién está cumpliendo y quién no. ¿Qué es lo que está pasando en este momento? Que los comités tratan de hacer su mejor esfuerzo, igual que las federaciones y el CON, pero todo tiene que estar bajo una lógica de articulación.

A los colegios deportivos los veo dentro de una política nacional y no de manera aislada. Están los Juegos Nacionales, el ciclo olímpico y todo debe estar articulado. Yo no puedo tener en el ciclo olímpico grandes atletas, si no les doy chance de tener un colegio deportivo para que ellos cursen la secundaria. Que ellos puedan pensar en su alimentación y en la manera en que deben cuidarse. No lo veo difícil, simplemente no ha existido voluntad.

(Colegios deportivos: La idea de Solano es que, en conjunto con el MEP, se construyan distintos colegios deportivos en todo el país, de manera en que se pueda proyectar a los mejores atletas, brindarles la alimentación y la preparación adecuada. Según el nuevo ministro, es necesario salir a buscar a los talentos a las zonas rurales).

—¿Qué se hace ahorita en el deporte y qué se haría si todo estuviera bien como usted lo plantea?

—Ahorita no se hace mucho más que el esfuerzo entusiasta de todos los que hemos estado en deporte. Por ejemplo, el CON da becas, el Icoder da becas, incluso a veces a las mismas personas. Hasta en eso debe haber una articulación. En realidad no existe una política nacional. El CON anda por su lado, los comités y las federaciones también. Lo que tenemos que hacer es establecer el plan de acción, las responsabilidades de cada quién y echar pa’ lante.

(Política nacional del deporte: Es un plan que pretende que todos los actores involucrados en el deporte trabajen de manera coordinada, sin sobrepasar sus funciones: Icoder, CON, comités cantonales, federaciones y ministerios).

—El alto rendimiento, específicamente el Comité Olímpico Nacional, ha tenido serios roces con la ministra del deporte, Carolina Mauri, a causa de los fondos que se le otorgan al alto rendimiento. Se encuentra un panorama tenso. ¿Su premisa es dar más dinero al alto rendimiento?

—Yo no diría incrementar presupuesto, porque tengo que ver primero qué es lo que me voy a encontrar, pero lo que sí puedo garantizar es que el tema del alto rendimiento será un tema abordado en conjunto con el CON; no separadamente. No veo yo al Icoder sustituyendo las funciones del Comité Olímpico.

—¿Lo ve muy separado en la actualidad?

—Absolutamente. Hacen esfuerzos y demás, pero es evidente que hay un encontronazo entre el Comité Olímpico Nacional y las autoridades de Gobierno.

—¿Cree que estos roces han perjudicado los resultados de los deportistas de alto rendimiento?

—Cuando uno es dirigente, debería saber cuáles son las reglas de juego para así tomar decisiones. Si no se sabe, entonces hay que pensar en los próximos cuatro meses y así no se puede planificar. Creo que el CON debe saber las reglas de juego. Por ejemplo, que Henry Núñez se pueda sentar junto a su equipo a crear un plan de trabajo. Y no solo en el ciclo olímpico, hay que premiar a las federaciones que hacen su trabajo con eficiencia. Y yo no le puedo pedir al CON que me traiga resultados cuando hace solo seis meses le di dinero. Usted tiene que invertir en un muchacho dentro de 15 años para tener un alto deportista.

Hernán Solano, nuevo Ministro de Deportes, analiza la creación de infraestructura en Limón.

—¿Qué opina de los resultados deportivos del alto rendimiento?

—Yo creo que los muchachos han venido haciendo esfuerzos producto de su talento. No necesariamente porque el Estado haya hecho una inversión a largo plazo con ellos. Por ejemplo, cuando a un muchacho se le da una beca y después no sabe si la va a tener, no puede estar concentrado. Eso hay que solucionarlo. Es decir, el Comité Olímpico debe trabajar con tranquilidad, sabiendo cuánto tiene para establecer sus programas.

—Carolina Mauri decía que el CON pedía mucho dinero y daba pocos resultados. ¿Habrá más exigencia sobre a quién se le da una beca y a quién no?

—Yo creo que es un tema de diálogo, de sentarse y definir los objetivos e indicadores. Hacerlo en conjunto y confiar también. Yo no me veo compitiendo con el Comité Olímpico, me veo como un aliado.

—Hay muchas personas corriendo o haciendo competencias recreativas de ciclismo de montaña. Parte de sus funciones es el impulsar el deporte recreativo. ¿Qué plan tiene para incrementar los espacios para estos deportistas?

—Ahí es donde entra entonces el Ministerio de Vivienda y el MOPT. Hay que pensar en ciclovías cuando se construyan carreteras. Hay que pensar en corredores biológicos, que la gente pueda pasar en bicicleta o caminando.

—¿Su aspiración es tener una relación directa con el MOPT para que se valore la posibilidad de construir obras, en este caso carreteras, que incluyan al deporte?

—Exactamente. No estamos hablando de deporte competitivo sino de todo aquel que practica deporte. En la Municipalidad de San José y en la Municipalidad de Curridabat están haciendo un gran esfuerzo y hay que apoyarlo. Tenemos que involucrarnos con las zonas rurales, hay que rescatar la infraestructura deportiva, ligarla con las asociaciones de desarrollo. Estoy hablando de infraestructura multifuncional, que si hay una cancha de futsal también se puedan practicar otros deportes. Es decir, que sirva para varias cosas, que la gente tenga dónde hacer deporte.

Hernán Solano reconoce que el deporte de alto rendimiento recaerá sobre los hombros del Comité Olímpico Nacional. Fotografía: Albert Marín.
Hernán Solano reconoce que el deporte de alto rendimiento recaerá sobre los hombros del Comité Olímpico Nacional. Fotografía: Albert Marín.

—¿Y es fácil meter mano en la infraestructura actual para que se ejecuten obras en las que se tome en cuenta el deporte?

—Yo le llamo infraestructura deportiva multifuncional, que además está en el plan de gobierno de don Carlos (Alvarado). Cada quien en su campo hace las cosas por lo que piensa. Si yo soy el Ministerio de Obras Públicas y voy a crear infraestructura deportiva, lo primero que debo hacer es consultar al organismo especializado, en este caso el Icoder, pero muchas veces se hacen porque la comunidad lo pide. Ahorita hay que hacer infraestructura en donde se puedan practicar varios tipos de deportes y que no se subutilice. Lo otro que habría que valorar es cómo hacer para que la comunidad pueda utilizar la infraestructura, cuando los muchachos no están ahí.

(Proyectos multifuncionales: Solano dice que impulsará la creación de proyectos deportivos en los que se pueda aprovechar el espacio para practicar varios deportes al mismo tiempo. Por ejemplo, si en un colegio se construye un gimnasio, la idea es que este gimnasio no sirva únicamente para fomentar la práctica del baloncesto, sino que se construya con las medidas adecuadas para que se puedan desarrollar otras disciplinas. Otro caso es el de las carreteras que promueven espacios para que las personas puedan caminar o andar en bicicleta, sin riesgo de sufrir un accidente, al compartir vía con un auto).

—Hay dos megaproyectos en proceso, el Pabellón Deportivo y el Centro Acuático. ¿Piensa apoyar y sacar adelante estos proyectos?

—Yo lo que quiero es que me expliquen cuál es el plan que se tiene para garantizar el mantenimiento de estas mega obras. Cuando se hace un plan de estos, hay que tener claro el costo-beneficio. Para qué sirve y cómo se va a mantener. Yo entiendo que el Comité Olímpico cree que es un exceso, al igual que la Federación de Natación. Yo en esto no he tomado partido, estoy comprometido a escuchar a los que están favor y en contra y al final ver cuáles son los recursos que tiene el Estado. No podemos apoyar algo simplemente porque es muy bonito, porque al final se puede convertir en un elefante blanco, que sería un gran fracaso. Aquí el tema es que si estas obras se pueden crear por la mitad del dinero, la otra mitad del dinero iría para las zonas alejadas. Yo quiero un centro deportivo de primer nivel en Limón, no aquí en San José. Ahí están los talentos y este gobierno está comprometido con eso.

La creación de infraestructura deportiva en Limón es promesa de todos los gobiernos y al final se hace muy poco o nada. ¿Por qué esta vez cree que sí se puede hacer algo?

—Porque yo estoy comprometido. Usted tiene razón, pero todos sabemos que en Limón están los talentos. En el fútbol, en el atletismo, en el baloncesto. También sabemos que en Limón hay un problema grande de drogadicción y desempleo, entonces el deporte puede ayudar. Aquí no se trata de hablar, sino que hay que hacer. Yo espero convocar a las universidades y a la gente del Icoder para hacer un estudio sobre Limón.

—¿Habla de construir un pabellón deportivo en Limón?

—Es que eso hay que valorarlo. Uno no puede pensar en algo porque le gusta, sino que debe ser funcional. El colegio deportivo de Limón tiene que ser de verdad, que los muchachos no tengan que venir a San José para que los tomen en cuenta. Es una deuda del país. No puede ser un esfuerzo aislado, sino de los diputados y de los ministros. Hay una deuda histórica con Limón.

(Infraestructura en Limón: Aunque insiste en que evaluará el presupuesto que tiene a disposición, Solano se propuso crear un centro deportivo en Limón que permita proyectar a los mejores talentos de la provincia).

—Usted pone en duda el costo de las obras, del Pabellón Deportivo y el Centro Acuático, y ambos proyectos ya están muy cerca de empezar con la construcción. ¿De traerse abajo estas obras tendría que ser apenas inicie su gestión?

—Vamos a ver. Yo esperaría que las preguntas que yo tengo me sean respondidas correctamente, que las dudas dejen de ser dudas. Es un tema de responsabilidad, tenemos un problema fiscal y escasos recursos y no podemos aventurarnos en proyectos que a futuro pueden generar mayores problemas. Yo en este momento no puedo decir si estoy en contra o a favor de estos megaproyectos. Lo que sí es claro es que hay dudas alrededor de los proyectos y es importante aclararlas.

—Dice que no tiene un criterio definido, pero al escucharlo da la impresión de que usted tiene varias dudas marcadas.

—Yo lo que creo es que si yo hubiera sido el ministro del deporte, yo no hubiera hecho una obra de ese tipo. Hubiera impulsado una obra más pequeña y el resto del recurso lo dedico a alguna obra en zonas rurales.

"Si yo hubiera sido el ministro del deporte en este periodo, yo no hubiera hecho una obra de ese tipo (Centro Acuático). Habría impulsado una obra más pequeña", afirma Hernán Solano.

—Por lo que ha dicho en la entrevista tiene desafíos puntuales. ¿Cree que pueda ejecutar todos los proyectos en cuatro años?

Sí, es que al fin de cuentas yo no soy el que ejecuto. Si fuera yo, le podría decir que es demasiado. Pero si usted ve están las federaciones que son un montón, el Comité Olímpico, los comités cantonales, las municipalidades y el Mopt. Creo que es posible si todos articulamos. En el tema de ciclovías es una política de estado, pero a mí me tocaría vigilar que se haga. Hablar con las municipalidades para que tomen la misma ruta.

Yo le sumaría a eso, que voy a trabajar en una ley para penalizar el trasiego de sustancias dopantes. Hay que atacar la causa y en este momento yo pienso reunirme con la fiscala general y el OIJ y preparar un proyecto de ley para apoyar esta causa.

¿Tiene alguna gran obra en mente para el Valle Central?

No, nuestro compromiso será con las regiones, las zonas rurales.

--¿Qué ventajas y qué desventajas tiene no haber sido deportista y asumir el Ministerio del Deporte?

Yo lo veo como una ventaja. A mi lo que me corresponde como ministro del deporte no es otra cosa que tener sensibilidad y escuchar a la gente. Si uno no escucha a los deportistas y a los dirigentes no sabe que están pasando. Hay que dedicar tiempo a escuchar, y eso no es tiempo desperdiciado. Al contrario te guían para saber cuáles son los dolores de muela de la gente. Entrenadores hay muchísimos, deportistas también. La función mía no es sustituirlos a ellos, simplemente es ser ministro de estado. Poner en la mesa a todos los actores, tanto a los personajes involucrados en el deporte como a los ministerios.

¿No lo ve como una desventaja?

En absoluto. Fui dirigente deportivo y al fin de cuentas la gente espera que uno canalice todas las posibilidades para que ese deporte crezca. Al final todos hemos sido deportistas, aunque sea de mentirillas. Yo jugué fútbol, sé lo que es andar de barrio en barrio jugando y uno masomenos conoce. Más allá de eso lo más importante es escuchar y ver cómo se puede solucionar. Yo pude ser medallista olímpico pero si no logro articular todos los esfuerzos para traer soluciones de nada sirve. Pienso que el Ministerio debe tener mucha capacidad gerencial y mucho manejo político.

Hoja de vida de Hernán Solano

Hernán Solano, oriundo de Pérez Zeledón y administrador de empresas, es Director Ejecutivo del Consejo de Salud Ocupacional del Ministerio de Trabajo. Fue presidente de la Federación de Ciclismo en dos periodos y presidente de la Juventud Nacional del Partido Unidad Social Cristiano. También presidió el Consejo Nacional de la Persona Joven y el Consejo Nacional del Deporte y la Recreación. Solano fue viceministro de Juventud en la administración de Abel Pacheco (2002-2006).