Otros deportes

Atletas del futuro sufren por lluvia y calor en descuidado Colegio Deportivo de Limón

El centro tiene 20 años de rodar de un lugar a otro sin lograr que el MEP le brinde una solución. Los alumnos han pasado penurias porque en invierno las aulas se inundan con los aguaceros y en verano el calor es insoportable

Limón

En el invierno, las aulas se inundan; en el verano los jóvenes estudian en un horno de casi 35 grados de temperatura. Esta es la realidad del Colegio Deportivo de Limón, un centro construido debajo de una gradería dentro del Nuevo Estadio de Limón y que durante 20 años ha rodado de un lugar a otro sin una solución.

En este periodo los estudiantes se han visto obligados a llevar clases en el suelo de los corredores o sentados en la gradería del estadio a sol abierto. También se convirtieron en víctimas de las pandillas en una de las tantas sedes en que estuvieron hospedados temporalmente, a la espera de que el Ministerio de Educación Pública (MEP) les dé instalaciones apropiadas.

Pese a las limitaciones, el colegio es una meca de talento que abastece a las selecciones nacionales. Ahí se iniciaron los atletas olímpicos Nery Brenes y Sharolyn Scott, los futbolistas Waylon Francis y Kenny Cunningham, y decenas de deportistas de élite. (Vea nota aparte abajo).

"Nuestra expectativa es que sobre la base del éxito que se ha logrado pese a las carencias y dificultades, el MEP nos dé una mano para que se resuelvan los problemas", explicó Errol Alterno, director del Colegio Deportivo de Limón.

Tropezones. El camino de piedras de este centro educativo se inició en febrero de 1996, cuando se llegó a un acuerdo entre el Ministerio de Educación y la UCR para alojar el colegio en la sede caribeña de la universidad.

Desde un principio el convenio tuvo incongruencias que posteriormente se convirtieron en roces, causados en gran medida por la cantidad de aulas que podía utilizar el Deportivo. Esto provocó la primera mudanza, que los llevó a distribuir a los estudiantes entre las sedes del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), la Universidad Nacional Estatal a Distancia (UNED) y el Liceo Nuevo de Limón.

En el 2001, el ministro de educación de ese entonces, Guillermo Vargas, prometió la asignación de un presupuesto para la compra de un terreno para el colegio, pero al final no encontraron un lugar que cumpliera las condiciones.

El colegio se volvió a mudar de lugar en el 2004, 2009 y 2010, hasta que se llegó a un acuerdo para que los jóvenes recibieran clases en las graderías del Nuevo Estadio de Limón, donde al menos había una cancha de fútbol. (Vea más abajo la línea de tiempo con las razones de los traslados continuos en los últimos 20 años).

"Estoy vinculado al colegio desde sus inicios, sin embargo, hemos andado rodando en algunas instituciones que nos brindaron abrigo. Luego se hastiaron de nosotros, de los convenios y nos aplicaron el desahucio", contó Mario Fernández, profesor de voleibol de este centro educativo.

Un año más tarde se construyeron ocho aulas temporales debajo de las tribunas de sol y sombra. Como estaban a la espera de una solución, esta edificación no contaba con las condiciones mínimas y rápidamente empezó a deteriorarse, al punto de que si llueve se inundan y en verano el calor es insoportable.

En el 2012 daba la impresión de que al fin los estudiantes verían la luz, cuando el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder) llegó a un acuerdo con el MEP para trasladarle la propiedad donde se encontraba el Nuevo Estadio de Limón.

De inmediato, el Ministerio empezó a invertir en los planos y en el desarrollo de las instalaciones que albegarían el colegio, que al aparecer tendría un costo de alrededor de ¢1.300 millones.

Sin embargo, en enero de 2013 el Icoder echó para atrás y decidió derogar el acuerdo de traspaso. Esto dejó en el aire las gestiones que ya había empezado el MEP para el desarrollo de las nuevas instalaciones.

De paso, generó una indignación enorme entre el Consejo Estudiantil y los padres de familia del colegio, quienes volvieron a sufrir otro tropezón en sus ilusiones.

Esto causó que los diputados limonenses solicitaran una reunión conjunta con el MEP y el Icoder para buscar una salida que le permitiera a los jóvenes tener una casa propia.

En el 2015 el Consejo de Deportes volvió a cambiar de criterio y se terminaron de afinar los detalles del traspaso definitivo al MEP durante este año. Sin embargo, surgió otro imprevisto.

Según el diputado Danny Hayling, el MEP optó por buscar otro terreno para construir, pese a que ya tenía algunos planos adelantados para desarrollar el proyecto en el estadio. De paso, se encontró el mismo problema de 20 años atrás: no hay un terreno disponible que se ajuste a las condiciones que necesita un colegio deportivo.

Entonces, el Ministerio le propuso al liceo construir en una propiedad ubicada frente a la UCR. Sin embargo, al parecer esta no tiene las condiciones básicas para la infraestructura requerida. Es decir, sería un colegio deportivo sin las campos y pistas para desarrollar a los talentos de los distintos deportes.

"Lo único que podrían construir ahí son aulas, o sea, iban a tener un colegio sin canchas. Además, adujeron que le iban a pedir a la UCR utilizar sus instalaciones, lo que me parece descabellado porque los estudiantes tendrían que pasar a pie la ruta 32", aseguró Hayling.

Sin embargo, el viceministro administrativo del MEP, Marco Fallas, asegura que el objetivo era encontrar un espacio adecuado para instalar el colegio, debido a que el Nuevo Estadio solo tiene cancha de fútbol y pista de atletismo.

Fallas reconoce la urgencia de la situación y dice que es una prioridad darle un lugar óptimo a los jóvenes, por lo que espera que en dos años se pueda construir el colegio, al fin de cuentas en la propiedad del Nuevo Estadio de Limón, pues ya se descartó hacerlo en otro lugar.

Además, asegura que se buscó un lugar para alquilar en la zona durante este tiempo pues reconoce que las condiciones actuales son preocupantes, sin embargo, no se encontró ninguno (Vea entrevista completa sobre el tema con el viceministro del MEP, Marco Fallas, más abajo).

20 años rodando de un lado al otro

Febrero de 1996: El colegio empezó a operar en la sede de la UCR, tras un acuerdo verbal entre la Universidad y el MEP. Dicho convenio empieza a generar roces pues la institución universitaria solo ofrecía dos aulas. Como el espacio era reducido, se limitaba el crecimiento de la institución. Esto obligó a pedirle aulas prestadas al INA, UNED y al Liceo Nuevo de Limón. Por ello, los estudiantes se dividieron en tres lugares distintos.

2001: El ministro de Educación, Guillermo Vargas, anunció que destinaron un presupuesto para comprar un terreno y construir el liceo, sin embargo, no hallaron un terreno idóneo para desarrollar un colegio deportivo.

2004: La situación se volvió insostenible, lo que obligó a trasladar el centro educativo a la escuela de Pacuare. Aquí gestionan la adquisición de un terreno comunal para desarrollar el colegio. Se construyeron apenas 10 aulas con el inconveniente de que no había una sola instalación deportiva disponible. El peor problema es que el MEP no dio presupuesto para seguridad y entonces el colegio comenzó a ser objeto de las pandillas.

2009: Se ven obligados a meterse en los corredores de la Dirección Regional de Educación de Limón. No había condiciones básicas, ni lugares para entrenar.

Mediados del 2009: Se trasladan a las aulas de la universidad privada Castro Carazo, en donde satisfacen sus necesidades académicas, pero no encuentran ninguna instalación deportiva para desarrollarse.

Setiembre 2010: Por mediación del ministro Leonardo Garnier, se logra un acuerdo para que los estudiantes reciban clases en el Nuevo Estadio de Limón. Esas horas lectivas las reciben sentados en la gradería de sombra, pero al menos hay una cancha de fútbol para entrenar.

2011: Se construyen ocho aulas temporales debajo de las graderías de sombra y de sol del estadio, pero estas no reúnen las condiciones mínimas. Al estar debajo de las gradas, cuando hay lluvia se inundan y si hay sol es un horno. Otro inconveniente es que el presupuesto alcanzó solo para ocho aulas.

12 de julio del 2012: El Consejo de Deportes del Icoder tomó el acuerdo de traspasarle la propiedad en la que está ubicado el Nuevo Estadio de Limón al MEP para que este construya el colegio. El Ministerio empezó el proceso de contratación de la elaboración de los planos y hace una estimación de inversión de ¢1.300 millones, que significaría que los estudiantes tendrían un lugar apto y además se ampliarían las instalaciones deportivas.

Enero 2013: El Icoder toma la decisión de derogar el acuerdo de traspaso al MEP, con lo cual deja en el aire todas las gestiones millonarias iniciadas. Ante esto, los diputados limonenses se reunieron con las autoridades del colegio y se dan cuenta de que ellos se encuentran en el limbo. Posteriormente se reúnen con el Consejo de Deportes del Icoder y el MEP, en donde se ponen sobre la mesa todas las penurias que vive el estudiantado.

24 de mayo de 2015: Más de un año después de esta reunión, el Consejo de Deportes del Icoder decidió volver a traspasar las propiedades al MEP, por lo que se abre la posibilidad de reiniciar las obras en el Nuevo Estadio de Limón.

Semanas después: Pese a que toda la comunidad pensaba que se construiría el colegio dentro del estadio, al contar con una cancha y una pista de atletismo, el MEP decidió buscar otro terreno. El MEP le propone a la gente del colegio construir en un terreno ubicado frente a la UCR, pero este no guarda las condiciones idóneas para construir a nivel topográfico y no hay diseño de instalaciones deportivas.

Nery Brenes estudió en el Colegio Deportivo de Limón. [side_to_side]

Resultados deportivos están a la vista pese a las penurias

Aún con grandes deficiencias en infraestructura, el Colegio Deportivo de Limón se convirtió en una cuna de talentos para las representaciones nacionales de Costa Rica en distintas disciplinas.

En este centro iniciaron atletas olímpicos, mundialistas y seleccionados nacionales, que combinaron el entrenamiento diario con sus estudios. Precisamente, esta plataforma funciona de esa manera, los jóvenes practican un deporte específico en el que tienen aptitudes y llevan las materias exigidas.

Aún cuando no hay un plan específico para explotar el talento de las promesas ni existen las condiciones básicas, la calidad de la materia prima permite que los jóvenes crezcan en su deporte.

En el atletismo destacan Nery Brenes, campeón mundial bajo techo y corredor olímpico en Pekín 2008, Londres 2012 y clasificado para los Juegos de Río de Janeiro 2016; Sharolyn Scott, quien participó en Londres 2012 y estará en Brasil en agosto próximo.

También el mundialista de Brasil 2014, Waylon Francis, la mundialista en voleibol Onika Pinnock, el seleccionado en voleibol Richard Smith, los jugadores de baloncesto David Carnegie, Jeffny Anderson y Ernold Gardener y los seleccionados de béisbol Frank y Danilo Powell, Israel McKenzie y Winston Daley.

En el plano colectivo, este colegio fue campeón centroamericano en voleibol y atletismo, y ganó el torneo Coca-Cola de fútbol, lo que le permitió viajar a Chile a representar a Costa Rica.

"La lucha ha sido muy dura a lo largo de los últimos 20 años, pero la experiencia ha sido enriquecedora porque pese a las evidentes limitaciones y promesas incumplidas, hemos sabido dar la cara en la parte académica y deportiva", explicó el director del centro educativo, Errol Alterno.

En el área académica, el registro histórico dice que un 90% de los alumnos se graduaron de bachillerato.

Según Kareen Richards, exalumno de este colegio, el deseo de la comunidad es incrementar el número de deportistas para el país, sin embargo, las falencias son grandes y a duras penas han salido adelante.

"Queremos reclutar más talentos pero no tenemos algo bueno que ofrecerles en infraestructura académica y deportiva", recalcó Richards.

Versiones del Ministerio de Educación Pública y el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación

Marco Fallas, viceministro del MEP: 'Estamos a las puertas de una solución definitiva'

¿Por qué 20 años después de su fundación, el Colegio Deportivo de Limón aún no tiene sede fija?

Bueno, usted sabe que yo tengo de estar en este viceministerio poco, ingresé el año pasado y no tengo en este momento a mano la historia de por qué efectivamente ha pasado tanto tiempo sin que se les hubiese resuelto el problema de infraestructura. Lo que sí le puedo informar es que cuando vi las condiciones en que está, lo que hago de inmediato es programar una visita al colegio, constato la difícil situación en la que está y de inmediato se empiezan a buscar opciones para resolverlo. Entonces se empezaron a explorar varias, primero se localizaron terrenos y se hicieron avalúos para localizar unas instalaciones educativas dignas. Por distintas razones, y en cuenta con la comunidad de Limón, ese camino no llegó a buen término. Empezamos a valorar la posibilidad de establecer un convenio con el Icoder, para que en un espacio que está ubicado dentro del terreno total del Estadio Nuevo de Limón se pudiera construir el pabellón académico, unas instalaciones para las cuales ya tenemos el plano diseñado. Entonces, a partir de ese momento nos dimos a la tarea de ver las características que podría tener este convenio de uso y se logró un acuerdo de uso de estas instalaciones. Este convenio va a facilitar que el MEP construya el pabellón en un plazo de dos años, y mientras esto sucede, se hacen algunas mejoras, ya ahora sí con un horizonte mucho más claro.

Me decían en Limón que la última vez que se reunieron con los padres, estudiantes y administración del colegio fue en noviembre del año anterior y después de eso no han tenido una respuesta de ustedes, ¿ya hay algo concreto?

Precisamente el acuerdo del Icoder dice que, en coordinación con las autoridades del MEP, dispuso aprobar la propuesta de convenio de préstamo de terreno e instalaciones deportivas y educativas en beneficio del MEP. A este acuerdo se llegó hace apenas un mes. Es un elemento nuevo y que nos abre la puerta para encontrarle ya una solución definitiva a la situación del colegio. ¿Qué nos va a permitir esto? Primero, con esto podemos hacer gestiones para obtener los permisos de construcción de unas instalaciones dignas en un espacio determinado. Mientras esto se ve, el MEP asume el mantenimiento de las instalaciones. Una vez que están construidas las instalaciones entonces lo que se hace es sumar otro convenio para que el Icoder pueda asumir el uso de las instalaciones del estadio, que las pueda poner a disposición de la comunidad en Limón y lo que se establece es un convenio del Icoder con el MEP para que también los jóvenes del colegio puedan usar la pista. Nos falta ultimar algunos detalles menores y hacer algunos estudios para iniciar las trámites.

¿En este momento es consciente el MEP de que en invierno los muchachos están sufriendo porque las aulas se inundan por estar debajo de una gradería y que en verano tienen que recibir clases en las propias graderías porque el calor se hace insoportable? ¿Es consciente el MEP de que es una urgencia y en Limón están cansados de los problemas que han tenido en los últimos 20 años?

Totalmente, de hecho yo he narrado cómo nos movimos nosotros para que se resuelva esta situación que lleva tantos años. Yo me entero de esto el año pasado y comienzo a buscar soluciones. Me parece que estamos a las puertas de una solución definitiva. Lastimosamente tratamos de encontrar un espacio para alquilar mientras se construían las nuevas instalaciones y no ha sido posible. Exploramos varias posibilidades, hicimos esfuerzo, sondeamos en Limón y lamentablemente no encontramos los espacios. Lo tenemos presente, es una prioridad y vamos a apurar el paso para la construcción de las instalaciones.

Hubo una molestia generalizada en Limón ante el temor de que el MEP atrasara el proceso buscando un lote que no tenía las condiciones para construir instalaciones deportivas. ¿A qué se debió que buscaran esta posibilidad?

Bueno, lo contrario, esto se dio cuando vemos las condiciones en que está el colegio. En realidad este colegio lo que ofrece es una cancha y una pista, no hay más instalaciones deportivas, no hay canchas de baloncesto, no hay gimnasios. Entonces nos dimos a la tarea de buscar un terreno que permitiera un desarrollo, era más bien tratando de encontrar una solución más integral. Lastimosamente no fue posible encontrar una opción que nos permitiera resolver totalmente esto, y además la comunidad educativa siempre se inclinó a mantenerse en la propiedad del estadio. Tomando en cuenta que era una prioridad, apuramos el paso con el Icoder. Ahora sí estamos a las puertas de tener una ruta para una solución.

¿Esa ruta sería tener el colegio listo en dos años?

Exactamente. Obviamente haríamos lo posible para que pudiera acortarse ese tramo, pero lastimosamente hay un trámite que cumplir.

¿Cómo valora la situación del colegio en la actualidad?

Es grave. Lo ideal sería que mientras se construye el colegio, se pueda encontrar un espacio alterno. Por lo menos hasta hace poco meses no habíamos encontrado una opción razonable.

Lo que más resiente la comunidad estudiantil es que el gobierno ha dejado al colegio en un segundo plano, tanto así que ya son 20 años viviendo lipidias. ¿Se puede garantizar una solución?

Sin duda. Queremos cambiar esa historia de frustración para los muchachos y la comunidad. De hecho buscamos una solución mucho más integral.

Carolina Mauri, Ministra de Deportes: 'En todo momento se mantuvo el acuerdo de donarles el terreno para el colegio'

¿Cuáles fueron las condiciones aceptadas por el Icoder para que se construyera el colegio debajo de una de las graderías del Nuevo Estadio de Limón?

En el año 2012 el Ministerio de Educación Pública hace una solicitud al Consejo de Deportes del Icoder de prestar las instalaciones para ubicar el Colegio Deportivo de Limón en esa propiedad. Por acuerdo del Consejo del Icoder, que tiene siete miembros, de los cuales uno de sus representantes en la viceministra de educación, se acogió esa solicitud del Ministerio y por medio de un convenio se le cedió en administración el estadio de Limón al MEP para que ubicara el Colegio Deportivo.

¿Es cierto que se le había otorgado al MEP un permiso para construir el Colegio Deportivo de Limón y que después se cambió de opinión y ustedes les dijeron que no podían hacerlo ahí?

El acuerdo inicial es segregar y construir las nuevas instalaciones del colegio en un terreno que está afuera de lo que es el estadio. En el año 2014 uno de los miembros del Consejo de Deportes lo que propone es que no se proceda con la donación del inmueble, sino únicamente con la segregación y donación del terreno en donde se van a construir las instalaciones. Es decir, el acuerdo inicial es donar toda la instalación, el acuerdo del año 2014 es únicamente segregar y donar el espacio donde sí van a construir el colegio.

¿Por qué se da el cambio de opinión?

Con el fin de segregar el estadio como una instalación deportiva que permanezca dentro de la administración del Icoder y que se preste al servicio de los atletas y de toda la comunidad de Limón. Recordemos que las instalaciones educativas conllevan un horario de lecciones y también una limitación para el uso de otros beneficiaros de la población y de los atletas en tiempo lectivo.

El que se diera ese cambio de parte del Icoder provocó una molestia de la comunidad limonense, pues ellos dicen que ya estaba a punto de llegarse a un acuerdo para construir el colegio cuando se dio el cambio de criterio. El viceministro del MEP dice que ya hay un acuerdo entre el Icoder y el Ministerio para que al menos les den una parte de la propiedad del estadio para construir. ¿Es así?

En todo momento se ha mantenido el acuerdo de donarles el espacio del terreno para construir las instalaciones del Colegio Deportivo. Es dentro de la propiedad donde está ubicado el estadio, pero fuera propiamente del estadio.

¿Qué opina de que en 20 años no haya solución para este colegio?

Es una decisión del Ministerio de Educación Pública, le compete a ellos definir las condiciones y la ubicación.

¿Qué criterio tiene de las críticas de la comunidad de Limón hacia el MEP, pero también hacia el Icoder por ese cambio de opinión que al final provocó un atraso más en las obras?

Por parte de la comunidad de Limón no han tenido toda la información, ni la fundamentación de los acuerdos que se han tomado en el Consejo de Deportes. Nuestro interés fue brindarle al apoyo al MEP para dotar de un espacio al Colegio Deportivo de Limón, pero al mismo tiempo nuestro interés es tener en funcionamiento para los atletas y la comunidad lo que es la pista y la cancha de Limón.