Por: Esteban Valverde.   Hace 6 días
Danny Carvajal junto a su esposa Marcela y su hija Sofía en una cena en Japón. Fotografía: Cortesía
Danny Carvajal junto a su esposa Marcela y su hija Sofía en una cena en Japón. Fotografía: Cortesía

Danny Carvajal interrumpe la entrevista y comienza a charlar en japonés. De su boca salen palabras como: ‘arigato’, ‘hai, hai’ y ‘hidari’... La primera palabra es gracias, la siguiente es sí y la última izquierda. El arquero tico ya se defiende con el idioma del país que lo cautivó y en el que asegura quiere continuar su carrera deportiva por años.

Carvajal habla por primera vez de su desvinculación del Tokushima Vortis y su llegada al Mito HollyHock de la segunda división nipona. Primero hay que recalcar que el costarricense está feliz, realizado y conforme en Asia, luego hay que señalar que su paso tiene la clara intención que retomar la regularidad que perdió en el primer semestre del 2018.

Danny jugó en Tokushima siete duelos, pero luego lo atacaron las lesiones y su escuadra decidió inscribir otro extranjero debido a que necesitaba delanteros; desde ese momento la idea de cambiar de plantel era clara, no obstante el costarricense no quería salir de Japón.

En la tierra del Sol Naciente, el cuidapalos encontró comodidad, condiciones de primer mundo en su escuadra pese a estar en la división de ascenso, también vio cómo su adaptación cada vez era más sencilla y empezó a disfrutar de una nueva cultura.

La comida fue una grata sorpresa para el ahora amante del sushi, pero el de verdad como él dice (es decir, el que preparan allá), y la sopa miso (una sustancia a base de condimento), entre otros platillos tradicionales.

“Estoy encantado con esa parte, me encanta”, destacó sin pensar.

Así, su paladar comenzó a disfrutar, también le agarró gusto a las costumbres niponas como la puntualidad y el respeto. Además, encontró motivación al ver cómo su nivel en el idioma del país en el que reside iba en aumento.

La seguridad fue un elemento primordial que acaparó la atención de Danny. Su familia la componen su esposa Marcela y su pequeña Sofía, por lo que el hecho de que ellas puedan caminar con tranquilidad por las calles y sin la preocupación de sufrir una mala experiencia era vital.

Para el futbolista, allá se crece en todo el sentido de la palabra y no solo en lo deportivo.

“Ellos son personas que tienen sus horarios y no los incumplen, el masaje es a cierta hora y si no se va definitivamente se pierde. Tampoco les gusta la música alta en el camerino, a ellos no les gusta la bulla. La puntualidad es vital, sino se llega a la hora en punto o 10 minutos antes es tarde, uno está acostumbrado a la flexibilidad y ellos no son así”, destacó.

También llegó la explicación sobre el nivel de la liga de Japón, las condiciones que brinda la misma y el mensaje de que si no se conoce la realidad es mejor no juzgar.

Lo cierto es que la J2, como se le conoce al torneo de ascenso nipón, tiene todas las características que la Primera División de Costa Rica se desearía: buenos salarios, estadios de primer mundo y el jugador es el principal beneficiado; se le entrega casa y también carro.

“Venir a Japón y ganar $800.000 (¢453 millones) o $1 millón (¢567 millones), como sucede con los delanteros, parece increíble, pero se logra y eso pasa acá... Entonces el aspecto económico es una gran motivación. Estoy en un campeonato muy bueno, por ejemplo aquí hay pruebas antidopaje cada ocho días. Es un torneo 100 % profesional, por ejemplo el año pasado el campeón de tercera no pudo venir a segunda porque no tenía licencia... Eso sería bueno que se copie en Costa Rica”, describió.

Danny también contó que otra situación que demuestra el profesionalismo es que siempre usan traje entero previo a un cotejo, pero más allá de eso, para evitar el cansancio los equipos o se mueven en el tren bala o lo hacen en avión. Los viajes largos en autobús están descartados.

Sobre su nuevo plantel, el Mito, el portero agregó que consiguió el interés de ellos por los duelos que pudo disputar con Tokushima.

“Los ocho partidos de Tokushima me ayudaron mucho para que el entrenador de Mito se fijara en mí. Ahora quiero mostrarme para quedarme en Japón y que ellos vean que yo quiero jugar acá. Quiero tener minutos, vamos a ver si tengo la posibilidad de jugar unos 10 partidos para tener más chances en enero, siendo un jugador libre”, dijo.

El primer gran reto del exsaprissista es aprenderse los nombres de sus compañeros, debido a que para poder jugar eso es vital. “Es la tarea más difícil, pero si no lo hago difícilmente juegue”, confesó entre risas.

Danny Carvajal disfruta en Japón, él se siente realizado en este país y no esconde su deseo de continuar su carrera allá por largo periodo.

Danny Carvajal: ‘Hay que ser realistas, la Selección Nacional es complicada para mí’
Danny Carvajal en su primer entrenamiento con el Mito, esta semana. Fotografía: Cortesía.
Danny Carvajal en su primer entrenamiento con el Mito, esta semana. Fotografía: Cortesía.

Danny Carvajal no esconde que quedar fuera de Rusia 2018 fue un trago complicado de digerir. Pese a que él no mantuvo la esperanza hasta el día de la lista final, sí en los primeras semanas en Japón consideró que estaba haciendo méritos para ser tomado en cuenta, pero luego con las lesiones y la falta de minutos llegó la desazón.

Ahora con la llegada de un nuevo proceso Danny es sincero y ve complicado llegar a la Sele, no por las condiciones, sino porque considera que en Costa Rica se ve con menosprecio el fútbol japonés.

“Había que ser realistas, yo estaba jugando y haciéndolo bien, luego me faltó la regularidad y, bueno, perdí la motivación de ir al Mundial. Para el nuevo proceso veo porteros que lo están haciendo bien y hay jóvenes que lo hacen bien como Kevin Briceño, Leo Moreira y por supuesto Keylor Navas, que es nuestro estandarte”, profundizó.

“Será complicado el tema de Selección por como miran la liga japonesa desde allá, ya que no la ven como buena. Hay que ser realistas, la Selección es complicada para mí”, añadió.

Pero, ¿por qué es que se da ese efecto? ¿Dónde encuentra la explicación Danny?

“Tal vez no se investiga, siempre tratamos de bajarle el piso a las personas y se dice que se va a Japón porque no lo quieren, o porque no encontró otro lado para jugar... Pero el que está aquí sabe la calidad que hay, la liga tiene brasileños muy buenos y mejorará de nivel porque van a venir más extranjeros”, concluyó.

De momento y aunque Carvajal es claro en que jamás le dirá que no a la Sele, él ve un llamado lejano, aunque el sueño lo mantiene intacto.